martes, septiembre 06, 2011




Dora la Exploradora:
Viaje submarino y ¡Sigue la pista!,
Beascoa, 2011


 Los personajes mediáticos, aquellos que aparecen en los dibujos animados, suelen gustar mucho a los niños porque se acostumbran su presencia y los sienten como algo personal. Es el caso de Dora, la exploradora. Dora es una niña singular que investiga pequeños casos y lo hace acompañada de su amigo Botas, aunque ésa no es su principal característica, sino el atuendo que lleva: una mochila a su espalda. En la mochila, que e un personaje más, hay siempre de todo. Gracias a lo que Dora, previsora, lleva en su mochilla, acaba resolviendo el caso. No obstante, aún hay otro elemento singular en estos dibujos y es la aparición del mapa. El mapa cobra vida y es quien señala el camino que hay que seguir o las pistas que no hay que perderse.
Dora, además, es muy didáctica y suele repetir mucho las cosas. Eso facilita que los niños lo recuerden, aunque ponga nerviosos a los más mayores. También maneja el inglés con destreza e incluye términos en este idioma en sus canciones o en sus frases. Como casi siempre, tiene obstáculos que superar y hay un zorro que trata de ponerle la zancadilla, pero llega victoriosa al final y logra ayudar a sus amigos.
Pues bien, los libritos “¡Sigue la pista!” y “Viaje submarino”, que llevan la indicación “para leer y jugar” contienen dos aventuras de Dora. En la primera se trata de descubrir a quién pertenecen unas misteriosas huellas y, en la segunda, se trasladan al fondo del mar. Lo destacable de los libros es el uso de pictogramas que hacen más divertida la lectura. Además, en los libros, al final, se incluye un apartado titulado “¡Ahora te toca a ti!” que trata de hacer protagonista al lector mediante una serie de pasatiempos que consisten en buscar diferencias, en encontrar el camino, en completar palabras… todo con el fin de hacer más didáctica la lectura.
“¡Sigue la pista!” y “Viaje submarino” están profusamente ilustrados y son muy fáciles de leer, puesto que persiguen entretener al niño aunque también estimular su capacidad reobservación.
Seguro que ambos textos, presentados en tapa dura, harán las delicias de los seguidores de Dora la Exploradora. Son libros apropiados para los momentos de ocio y un buen regalo para los más pequeños.
 No hay que huir por sistema de los personajes mediáticos siempre que nos aporten algo interesante y Dora, pensamos, no es una mala influencia.

2 comentarios:

  1. A Héctor le encanta "Viaje submarino"...como todo lo que le gusta, se le tenemos que repetir una y otra vez...
    de hecho, le gustan mucho los libros...y conoce todas las letras del abecedario desde antes de cumplir los dos años....!así que pinta bien como futuro lector.

    ResponderEliminar
  2. ay...perdón...quise decir "se lo tenemos que repetir..."

    ResponderEliminar