jueves, septiembre 08, 2011



Gemma Lienas,
Destino, 2004.



El Diario rojo de Carlota, de Gemma Lienas, es un libro indicadísimo para los jóvenes adolescentes que quieren conocer cuestiones relacionadas con el sexo y saber qué hay de verdad y de mentira en los tópicos que han oído. Carlota, a quien ya conocemos por otros títulos emblemáticos, como el primero que protagonizó, Así es la vida, Carlota, decide anotar en un “cuaderno rojo” todo lo que va aprendiendo, con sus propias investigaciones y la ayuda de los demás, acerca del sexo. Son sus aliados, una tía, alguna profesora del instituto, sus amigas y, sobre todo, Flanagan, el super-famoso detective creado por Andreu Martín y Jaume Ribera.
Un buen día, dos personajes de ficción se encuentran, lo cual es una genialidad literaria, no lo podemos negar. Flanagan y Carlota se siente atraídos y mantienen una primera relación sexual, aunque no se repetirá porque entre ellos no hay, tal vez, la química que Carlota encuentra en su amigo holandés. No obstante, la amistad prevalecerá y el sentido del humor que, sobre todo, aporta Flanagan quien, por su parte, se compromete a escribir El Diario rojo de Flanagan, el cual complementa al que estamos comentando.
El texto en cuestión recoge elementos de distintos géneros. No es una novela, pero sí enlaza con momentos de la vida de Carlota. No es un diario propiamente dicho, pero sí está escrito con ese propósito. No es un ensayo, pero también tiene elementos del mismo.
De una manera directa, sin tabúes, se van recogiendo, en 22 capítulos, todos aquellos elementos que, de una manera u otra, tienen que ver con la sexualidad. Así, se habla de la regla, de las falsedades en torno a los métodos de control del embarazo, de las tendencias sexuales, de los tabúes acerca de las enfermedades de transmisión sexual, de los roles y estereotipos y, en suma, se da una información valiosísima, con estadísticas, datos reales, que hacen del libro una verdadera obra de iniciación que, sin duda, ayudará a los jóvenes. En este caso, son las chicas quienes más se pueden identificar con lo que escribe y recoge Carlota.
Hay muchos prejuicios en torno a la sexualidad y Gemma Lienas, de esta manera tan directa, fresca e inteligente, quiere romper con ellos. Lo que le pasa a Carlota, sus miedos, sus dudas, sus vacilaciones, puede pasarle a cualquiera. Conviene, por lo tanto, estar bien informado y tener amplitud de mirar.
Son varias las reglas de oro de la sexualidad que se incluyen en el libro y que suponen arrojar verdad sobre un tema, tradicionalmente, silenciado. Es un libro, en suma, que apela al respeto y a la información correcta. Si alguien está bien informado, sin duda, podrá actuar. ¿Por qué no dar esta buena información acerca del sexo a nuestros jóvenes?







0 comentarios:

Publicar un comentario