domingo, mayo 21, 2017

Natalí Tentori -Elizabeth Builes,
Kalandraka, 2017

Arroz con leche es el actual Premio de Poesía para Niños Ciudad de Orihuela. Está formado por un ramillete de poemas que tienen en común un aspecto gramatical; esto es, la autora, Natalí Tentori, escoge un verbo en infinitivo para nombrarlos. Así, Bordar, Abrir la puerta, Jugar, Barrer, Cazar, Lavar, Perdonar, Hilar, Tejer, Reír, Portear, Bendecir, Descansar, Conversar, Cantar o Llorar son los títulos de los poemas, unidos, además, por una cuestión de significado. Precisamente de la canción tradicional Arroz con leche toma la poeta parte del entramado externo de su texto, aunque, como veremos le da una nueva perspectiva, un nuevo significado.
Arroz con leche enlaza con la campaña argentina NiUnaMenos que, a través de las redes sociales, denuncia la violencia de género femenino. Y femenino es el universo de estos versos que, con un lenguaje hermoso, rotundo, cargado de matices y tremendamente rico, nos acercan a las relaciones afectivas entre abuelas, madres e hijas. Es un mundo íntimo el que aquí se desvela, un mundo pequeño y compartido, cargado de secretos, de artes ancestrales, de cariño, de ejemplo y de memoria. Ese mundo de las mujeres tan arraigado a la tierra es el que, con ojos de niña, contemplamos en Arroz con leche. 
Los poemas está cuajados de imágenes de la naturaleza, de lo cotidiano, de oficios antiguos, de canciones, de emociones y de sentimientos. Son poemas en los que la rima no importa ni el metro, ya que se acogen a la polirritmia, pero, como ya hemos dicho, el idioma lleno de matices, de secretos; el idioma rico de los diálogos, de las palabras heredadas, de los sueños, de las melancolías, de las tristezas de niños, de las manos de la abuela, del trabajo de las mujeres; ese idioma común, hermoso y rortundo, es el dueño absoluto del poemario. Las palabras saben, huelen, lloran, juegan, se dan la mano, se esconden, se lavan la cara y se ríen porque tienen vida y coraje.
Las ilustraciones sugeridas, esbozadas, contenidas, aunque firmes, de Elizaberh Builes y tenuemente coloreadas nos abren los ojos a la naturaleza, al mar, a los sueños, a la vegetación, al cariño de las manos y de los afectos de las abuelas y, sobre todo, a la ternura de este universo mínimo, pequeño, pero tan repleto de símbolos y de sensibilidad.
En definitiva, un poemario para almas sensibles que disfrutarán por igual niños, sobre todo niñas, y adultos, sobre todo madres y abuelas,  ya que, en definitiva, como se lee en el poema Epílogo, apela a una mujer:
"que crea en sí misma
y salga a luchar
por conquistar sus sueños
de más libertad".
La imagen del corro con la que se ilustra la portada y se cierra el poemario es una metáfora de esta unión y complicidad que se crea en Arroz con leche


domingo, mayo 14, 2017

L`Àlex i el ratolí de corda,
Leo Lionni
Kalandraka, 2017

El llibre que estem recomanant ara mateix es pot considerar un clàssic contemporani, atès que va ser publicat l`any 1969. És bo i necessari que els nens lectors d`avui s`acostin a aquest text amb la seva mirada actual perquè. segur, que entendran millor que ningú l`amistat entre l`Àlex i el Guim.
Els dos protagonistes són dos ratolins diferents, un, l`Àlex, és real i comença a sentir-se molt sol perquè tothom el fa fora i tothom el rebutja. En canvi, el Quim, que és un ratolí mecànic està molt content perquè és el favorit de la nena que sempre juga amb ell i ningú li té por.
D`alguna manera l`Àlex decideix que vol ser també con el Guim i es posa en mans d`un llangardaix màgic que té el poder de donar-li allò que vol. Peró...ep! Què passa? Semba que en Guim ja no és tan feliç, perquè la seva nena l`acaba de deixar entre les andròmines doncs té una nova joguina. Llavors, qui té més sort, l`Àlex o en Quim?
Finalment és el ratolí mecànic que canvia de natura i es torna real perquè el seu veritable amic, l`Àlex, de manera molt generosa, ha demanat pel seu amic el desig que tenia per ell. Així en Quim i l`Àlex podran compartir espai, somnis i il.lusions.
l´Àleix aprèn una lliçó cabdal que podran entendre molt bé els lectors: l´afecte passatger no serveix de res, l`afecte que va acompanyat de l`amor i l`amistat és el que ens fa ser millors persones i el que ens fa créixer. 
El text, per altra banda, està il.lustrat amb la tècnica del collage i mostra unes imatges senzilles, clares, molts impactants i plenes de llum, que, segur, faran que els més petits es fixin bé en els dos personatges i les coses que els rodegen.
L`Àlex i el ratolí de corda va adreçat als pre-lectors o als primers lectors, però tots en gaudirem de la seva lectura, com ens passa amb altres títols d`aquest creador holandès , ja un clàssic, com dèiem, de la literatura infantil. Recordem que amb aquest text va ser premiat amb la Medalla d`Honor Caldecott.




La presentación de La lucidez del alba desvelada el próximo 25 de mayo, en Madrid, en la sede de l`AEAE, reunirá, de nuevo, a amigos y creadores de las dos orillas, nombre que recibe este blog que pretende, precisamente, eso, unir las dos orillas y propiciar el intercambio cultural y humano entre todos los que creemos en la palabra.
Compartirán mesa y arroparán al poeta español, el escritor Aurelio  González Ovies, la escritora María García Esperón y quien está escribiendo estas líneas, Anabel Sáiz.



domingo, abril 30, 2017





PALABRAS PARA EL GUERNICA,
Anabel Sáiz Ripoll (26-4-2017)

¿Está en el recuerdo? ¿Lo crees?
Miramos hacia otro lado y seguimos,
Con las rutinas,
El día de unos y de otros,
Prisas, quimeras,
Pareciera que todo da vueltas
Y el centro se ha perdido.
Sentados en el dolor
Algunos se frotan las manos.
¿De verdad pasó ya?
No más muertes ni espantos
No más guerras ni disparos.
Ahora  a respirar aire puro,
A vivir nuestras pequeñas vidas,
Felices, contentos, confiados,
Ya pasó, no más guerras… ¿Pasó?
Y llega la noche con su tono gris
Y cambian los rostros
Y las armas;
Cambian los escenarios,
No es Guernica, ya no, está más lejos.
¿Más lejos, de verdad lo crees?
Y sigue la metralla devorando a los niños,
Matando a las madres,
Humillando a los hombres.
Y ya no es aquí, y respiras hondo,
Pero es al lado, son como nosotros,
Gentes que huyen,
Que corren,
Que buscan refugio,
Que piden un hombro para llorar.
El toro y el soldado,
La mujer y el niño,
El caballo malherido
Siguen gimiendo,
Siguen clamando
Porque todavía no descansan.
Todavía dura ese bombardeo
Que un 26 de abril,
Tal como hoy,
Asoló a un pueblo;
Sigue arrasando,
Mientras, unos, impotentes, lloran
Y otros, prepotentes, trafican con las lágrimas, la sangre y la vida.

sábado, abril 22, 2017

Músics de carrer (Ernest i Celestina),
Gabrielle Vicent,
Kalandraka, 2017

Ernest és un ós afectuós i bondadós i la Celestina és una rateta, intel.ligent i molt intuïtiva. Així
són els personatges d`aquesta sèrie de Gabrielle Vicent, que es pot considerar, sense dubte, ja un clàssic de la literatura infantil.
En el llibre que acaba de regalar-nos Kalandraka, ens trobem un episodi tendre i realista alhora, que no fuig dels problemes quotidians i que ens parla d`un aspecte no gaire llunyà com és la pobresa. En Ernest i la Celestina viuen amb pocs recursos i necessiten diners per solucionar unes goteres de la seva casa, però amb prou feines poden viure amb el que tenen. Ernest no sap com fer-ho i decideix anar a dormir. És la Celestina qui troba una solució i l´impulsa a l´acció. El fa tornar a tocar el violí per demanar al carrer, encara que, en un primer moment Ernest, es resisteix, acaba fent-ho i, quan no té èxit, se sent molt decebut. Llavors torna a ser la rateta qui troba una nova solució: ell tocarà i ella cantarà. Van tant bé que recullen molts diners, però se`ls gasten amb menjar...Un altre dia solucionaran les goteres.
Els dos personatges es complementen, com una mena de Quixot i Sancho. Ernest és gran, reflexiu i molt pessimista. No cerca solucions, se sent moltes vegades abatut. Celestina en canvi és llesta, somniadora, hàbil amb la paraula i també, de vegades, exigent i capritxosa. Hi ha com una antítesi perquè el personatge que hauria de trobar les solucions no ho fa i el que les hauria de rebre, és qui es mostra sempre actiu. I això és un valor important en el conte perquè, a la vida, els estereotips no funcionen gaire bé. 
En Ernest adopta el rol d`una figura protectora, una mena de pare i la Celestina és com la nena, petita, juganera, espontània i molt emprenedora. Junts es complement i junts, malgrat no ser iguals, se senten bé i es donen força.
Per altra banda, les il.lustracions, dolces, detallistes, suaus tenen gran importància perquè, de vegades, desapareix el text i els lectors han de llegir les imatges i prestar-ne força atenció.
L`amistat, la superació de les adversitats, les necessitats quotidianes, l`optimisme malgrat tot i la manca d`interès en les coses materials són aspectes que ens trobem en el conte i que ens semblen ben apropiats pels primers lectors.
L`Ernest i la Celestina es conformen amb el que tenen i valoren cada moment de la seva vida. Són senzills i viuen en pau amb ells mateixos.

El libro secreto de las princesas que también se tiran pedos,
Ilan Brenman - Ionit Zilberman,
Algar, 2017

Hace unos años, en 2011, pudimos leer una historia irreverente y muy divertida, Las princesas también se tiran pedos. Poco después, llegaba el no menos original Los animales también se tiran pedos. En ambos, conocíamos a una niña muy curiosa, Laura, quien ponía a su padre en serios apuros al preguntarle por los asuntos digestivos de princesas y animales. En los dos libros, el padre salía airoso y el lector descubría que, tras las apariencias de perfección y remilgo de ciertas princesas, existe una realidad que las hace muy cercanas, humanas, diríamos. Pues bien, han pasado los años, Laura ha crecido, pero su curiosidad no cesas. Ahora ella ya sabe leer y, un buen día, sentada en la biblioteca que tan bien conocemos de los dos anteriores títulos, la de su padre, observa un libro que le llama la atención: El libro secreto de las princesas. Entonces, como suele suceder, un recuerdo lleva a otro y Laura, emocionada, abre el libro singular. Esta vez no busca cuestiones de flatulencias, sino que le llama la atención un capítulo: "¿Por qué siempre hay villanos?". Y aquí comienza la historia de El libro secreto de las princesas que también se tiran pedos.
Ilan Brenman no defrauda nuestra expectativas porque se introduce en un tema políticamente incorrecto, por decirlo así, el de los malos de los cuentos. A través de tres malvados, como son la bruja de Hansel y Gretel, el gigante de Las habichuelas mágicas y la no menos bruja de Rapunzel, se nos trazan tres vidas, tres itinerarios personales singulares. Se demuestra que un villano no nace, sino que son las circunstancias, muy adversas, complicadas, las que hacen que sea así. Tanto nos convence que al terminar el libro, con Laura aún embebida en él, decidimos que estos malos tan malos nos caen mejor, es más, nos caen francamente bien. Y que los que nos empiezan a resultar antipáticos son los otros, porque han tenido demasiada buena prensa y porque, en el fondo, no pueden ser tan perfectos.
Ilan Brenman nos ofrece otra manera de leer los cuentos clásicos, desde una nueva perspectiva, enriquecida, llena de detalles, de contenido y de significado humano. Al fin y al cabo, somos lo que somos según nuestra experiencia, nuestras amistades, nuestros afanes.
Las ilustraciones, de Ionit Zilberman, tienen la habilidad de presentarnos a una Laura, ya crecida, casi adolescente, aunque con unos trazos similares, pero mayor. Es como volver a casa porque nos encontramos con un personaje querido al que, muchos niños, reconocerán. Es más, los lectores anteriores, como Laura, también han crecido y también saben leer solos. Siguen, por decirlo así, un mismo itinerario vital. Conocemos, gracias a las ilustraciones, también a los villanos, cuando aún no lo eran y captamos, con generosidad, los matices de su vida anterior, cuando todo aún les sonreía.
El libro, sin duda, es muy recomendable para los niños y niñas que ya saben leer y que, tal vez, conozcan los dos anteriores, aunque si empiezan la serie por este, seguro que querrán saber más e investigarán en los dos primeros títulos.
Excelente esta visión fresca y directa de los cuentos clásicos, sin prejuicios, iconoclasta, incluso, pero muy necesaria. Además, está narrado en tercera persona, pero pidiendo continuamente la complicidad del lector, con el que cuenta continuamente. Es, por otro lado, un ejemplo de que la lectura puede proporcionar momentos estelares en los lectores. El ejemplo es Laura quien pierde la noción del tiempo leyendo. Así, sin duda, les pasará a los que abran este libro.

domingo, abril 16, 2017

Dies d`abelles i sabó,
Mireia Farriol,
Stonberg Editorial, 2016

Dies d`abelles i sabó és el recent poemari de la Mireia Farriol, qui, encara que no fa gaire que ha començat la seva carrera com a poeta, sí porta anys madurant i reflexionant sobre un grapat de temes que la preocupen com a persona i com a dona i ha trobat en la poesia el mitjà idoni per donar-los a conèixer d`una manera essencial, nua potser, sempre amb saviesa i amb honestedat. 
Hi ha un tema que, des dels principis de l`humanitat, no ens ha deixat de neguitejar; és un tema vell, però que cadascú el fa seu i li dóna la seva pròpia personalitat. Estem parlant del temps, els temps que tant preocupa i ocupa a la Mireia Farriol. Un temps que ha passat, però que retorna en les petites coses i que, fins i tot, es barreja i es pot arribar a confondre perquè, en els seus poemes, passat i present es donen la mà i caminen plegats deixant un regust agredolç, de vegades, però també esperançat.
Podem parlar, si ens fixem en el títol metafòric del poemari, de dos moments, de dos aspectes temporals. Per una banda, els dies d`abelles, aquells en que tot estava per fer, els de la infantesa i la primera joventut, aquells on es treballava pensant en un futur molt llunyà, on el temps no semblava passar i que, des del present, a la poeta li crea una sensació estranya, confusa fins i tot, perquè queda perplexa veient com era llavors i com és ara. No és que sigui millor el passat, però tampoc ho és el present o, almenys no sempre. Així, l`any 1953: "Esmorzaves galetes maria./ Per berenar, pa amb vi i sucre/ o pa amb xocolata" i l`any 2013: "Pessigo pa i me l`empasso". 
D`aquesta manera podem parlar de l`altre moment, dels dies de sabó; és a dir, dels dies on s´ha de netejar el record, on s´ha de posar ordre en el passat i s´ha de tractar de viure amb el que un és, encara que no sempre se´n surti victoriós, però, per això serveix el sabó, per netejar i fer net: "S´han acabat / les sabates amb cordons,/ els alçacolls dels mossens,/ i els contes de Calleja".
Una de les particularitats del pensament poètic de la Mireia Farriol és que, sovint, barreja, en un mateix poema, les dos línies temporals i ens fa veure que el concepte temps mai és absolut i és viu, depenent de la pròpia experiència, amb més o menys angoixa. Quan ens parla dels espinacs, recorda que de petita no els volia menjar i ara, de gran, recorda quan els cuina a la seva mare i un aliment tan humil com aquest li va reviure, com si fos una mena de Proust, aquest temps fugisser: "Més tendres que els d`ahir / ara els clavo queixalada / amb el ferro acumulat a les dents".
Els poemes que formen aquest poemari no són casuals ni precipitats, no és la seva autora una dona que deixi sense tancar els seus pensaments, al contrari, cada poema és una mena de moment, ple i sencer, que se´ns ofereix. Cal, això sí, llegir amb els ulls del record, amb els ulls de la memòria per assolir aquest "Triomf dels il.lustrats / ben relligats a la cadira".
La Mireia Farriol treballa amb calma, amb paciència d`orfebre els seus textos, tria les paraules, les dota de significats diferents i ens les torna plenes d`essència i, per què no, d`una certa melangia: "Tot plegat /abduït pel túnel del temps".
Com dèiem, sovint l`ahir s´encara amb l`avui, però ho fa sense recança, amb serenitat: "Avui no t´han donat notes, / solament reculls blauets" o bé "La tristor d`avui no tem l`enyor / enfonsat al glaç de l`ahir sense fanals". De vegades, sí és deixa vèncer per una mena de tristor com quan llegim: "Ahir/ tocàvem el cel amb les mans, / teníem esperança./ Avui, sento gust d`òxid a les dents". L`humor, tan necessari, també ens veu a veure i ens diu "Nena, para de robar-me els dies!" o "Ara pots viatjar amb el reuma / assegut al teu costat sense bitllet".
La joventut segueix sent el moment pletòric de la vida, com llegim al poema, esplèndid, "Anar a corre-cuita": "Ara tot just voldries tornar/a viure aquell instant".
Aquest temps que fa que la noia del passat es torni a reflectir en la dona del present i que aquesta en tregui alguna lliçó, encara que sempre dissonant perquè, no són dos persones diferents, sinó la mateixa que, ara, amb aquesta lliçó apresa, voldria, de vegades, tornar enrere, però "Ja no tens esma per continuar / pensant en els ulls del passat". En definitiva, "Tornem enrere.../ als dies d`abelles,/ mosques i sabó". Sembla que el que es voldria és,   com llegim en un dels darrers poemes, "Girar full".
El viatge pel passat deixa al lector cansat, emocionat també, ple de dubtes i d´incerteses, però, com li passa a la poeta, el lector també s`acaba retrobant amb ell mateix i encara que el temps ens canviï sempre queda l`essencial i val la pena viure: "Deixa per demà  els afanys / de la vellesa insidiosa.".
Dies d`abelles i sabó és un poemari escrit amb paciència, amb cura, pensat i meditat, que ens trasllada al passat i ens ofereix la pel.lícula del que fou i dels canvis que s´han viscut, però que també ens fa veure que, malgrat tot, seguim aquí. I viure és el que importa. 

 

sábado, abril 01, 2017

La finestra d`en Kenny,
Maurice Sendak,
Kalandraka, 2017.

La finestra d`en Kenny és un llibre lluminós, d`aquests que fan créixer al lector, que el fan sentir, reflexionar i, alhora, fer-se grans sense deixar l`infantesa del tot. És una mena de viatge al país dels sentiments en forma de set preguntes ben enigmàtiques.
En Kenny ha tingut un somni preciós, es trobava a un jardí on convivien nit i dia i on un gall de quatre potes li ha deixat un paperet amb set preguntes. Aquestes preguntes, més aviat, les seves respostes són veritables disquisicions filosòfiques:
1. Pots fer un dibuix a la pissarra quan hi ha algú que no ho vol? El pobre Bucky, l´ós de peluix d´en Kenny´s´ha passat tota la nit sota del llit i no està massa content i en Kenny s´ha d`esforçar per ser perdonat.
2. Què és una cabra única? De vegades un es confon i cerca fora el que té a l´interior.
3. Veien un cavall a la teulada? Ens parla de la nit, de la solitud.
4. Es pot enganxar una promesa trencada? Cal dir que els diàlegs entre el Kenny i la resta de personatges, com en aquesta pregunta, els soldadet de plom, estan plenes de lirisme i de tendresa.
5. Què vol dir pels pèls? Ens fa reflexionar al voltant de la seva mascota, la gosseta Baby.
6. Què mira a dins i mira a fora? Aquí la finestra que és un dels símbols cabdals del llibre adquireix protagonisme. La finestra el separa del món, perquè a fora hi ha una altra realitat, però també el permet somniar i imaginar.
7. Sempre vols allò que et penses que vols? Veritablement, aquesta pregunta ens l`haurien de formular a tots i és més que possible que no sabéssim donar-hi resposta.
La finestra d`en Kenny és el primer llibre escrit i il.lustrat per Maurice Sendak i no és pas un llibre fàcil d`entendre perquè reflecteix un món, personal, ple  de dubtes, de fantasies que no es saben com compartir, de petites pors, d`incerteses. En Kenny és un nen que viu protegit per la finestra, voltat per les seves joguines i la seva mascota, que somnia adormit i despert i que descobreix que, més enllà de la seva vida de nen, hi ha tot un univers o tant es de dia com de nit.
El diàlegs, com ja hem dit, són el plat fort del relat, ens fan pensar, ens evoquen noves propostes i ens fan ser més vulnerables i tendres, com li passa al mateix Sendak que es mostra pertorbat en  aquest llibre, com cercant respostes o afectes.
Em Kenny és un nen que està sol, que té una imaginació desbordant i que cerca companya i, sobretot, respostes.
Tot el relat està escrit de forma evocadora, com dintre d`una atmosfera suau, la de l`habitació d`en Kenny. Per això les il.lustracions estan també esbossades, ens permeten intuir més que veure, sentir més que saber.
La traducció d`en Miquel Desclot és impecable i traspua tota la màgia d`en Sendak. 
Cal dir que el llibre, adreçat a nens que ja saben llegir, guanyaria molt amb una lectura conjunta, amb pares o mestres, perquè els diàlegs s`han de llegir uns quants cops per captar-ne la seva màgia i essència.


Tren de ida y vuelta,
Mariano Vara,
Algar, 2010

Este año 2017 se conmemoran los 75 años de la muerte de Miguel Hernández, por lo tanto, nos parece un acierto retomar el libro de Mariano Vara, Tren de ida y vuelta, publicado en el año del centenario.
Las voces que hablan de verdad, que hablan de justicia, de dolor, de superación, de amor o de miedo no pasan desapercebidas porque, en la entraña misma del ser humano, se mantienen todas estas emociones o sentimientos y muchos más, sin duda, porque es difícil condensar en 12 capítulos y un epílogo la vida plena, marcada por la fatalidad y tan desbordante del poeta que fue Miguel Hernández. No obstante, Mariano Vara consigue desaparecer del relato porque, en primera persona, es el propio poeta quien, transido por los recuerdos, enfermo y desencantado, va relatando su vida, los momentos más importantes, sus sinsabores, sus aspiraciones y, sobre todo, sus anhelos. El epilogo lo ocupa otra voz por motivos obvios, ya que a Miguel Hernández lo dejaron morir en la cárcel y el narrador ha de inventar una manera para justificar el relato y lo hace apelando a un amigo del poeta que es quien toma su legado y lo termina.
Tren de ida y vuelta es un texto emocionante, realista que nos traslada a la Orihuela natal de Miguel Hernández y nos hace ver sus diferencias sociales y su capacidad de adaptación y de superación. Nos habla de Madrid, un Madrid oscuro y duro, en su primer viaje y más abierto en el segundo. Nos habla de Josefina Manresa, pero también de otras posible relación, Maruja Gallo. Nos habla de sus padres, de sus hermanos, de sus mentores, de sus amigos, de sus hijos, de sus poemas...Nos habla de todo lo que nutre a una persona, de todo lo que sirve para hacernos como somos. 
Miguel Hernández no fue un poeta cabrero, en absoluto, fue una persona que había leído mucho, bien preparada quien, en un momento de su vida, tuvo que cuidar las cabras del negocio familiar, pero en el libro se huye de ese tópico almibarado del poeta campesino. Miguel Hernández tenía orgullo y pundonor y, a veces, carecía de tacto, como cuando se dirige García Lorca o a Juan Ramón Jiménez. No obstante, supo estar a la altura de los que sufrían, de los oprimidos y les cedió su propia voz.
El texto va destinado a aquellos que quieran adentrarse en la vida del poeta para, después, comenzar a leer sus poemas, que, en Tren de ida y vuelta, se apuntan, se mencionan o se esbozan en su contexto.
Vale la pena comentar que el autor domina muy bien la época que está narrando y las personas que la protagonizaron, ya que aparecen, en su contexto perfecto, nombres como Neruda, Cossío, Buero Vallejo o Bergamín.
Conforme avanzamos en la lectura, nos vamos emocionando porque, aunque conozamos la historia, nos sigue golpeando y que se nos explique en primera persona nos parece un acierto.
En suma, Tren de ida y vuelta es un título metafórico que alude a la vida de una de las voces líricas más impactantes del Siglo XX y que nos permite entrar en esos años convulsos, previos y posteriores a la Guerra Civil en que se fraguó el carácter y el talento de Miguel Hernández Gilabert. No hacen falta excusas para entrar en su obra, pero tal vez la ayuda del libro, biográfico y muy fiel, nos empuje a hacerlo. Bienvenido sea.


domingo, marzo 26, 2017

La lucidez del alba desvelada,
Santiago Montobbio,
Los Libros de la Frontera, 2017
(El Bardo, 43)

La lucidez del alba desvelada es un libro río, un libro torrente que fluye en alocada -y viva-  carrera hacia el mar, hacia el poso y la reflexión, hacia, como leemos en el título, la lucidez del alba desvelada. Imaginamos al poeta, sin sueño, abocado a una desazón personal, a una inquietud que tiene un origen humano, un origen eterno, y que no es otra que el amor, pero no el amor pensado o anhelado, el amor trágico y desolado, no, más bien es el amor que se aguarda, que se echa de menos, que se sabe de uno, pero acerca del que se tienen dudas porque nunca podemos estar seguros de nada en este peripecia sentimental en la que caen todas las convenciones y habla nada más el alma. Imaginamos, pues, al poeta, maduro y sereno, desvelado, en un amanecer; un amanecer fecundo puesto que le da pie para ponerse a escribir poemas y más poemas, breves, en prosa, amplios, desolados, esperanzados, cargados de miedo, de lucha, de reposo, respetuosos, evocadores; poemas amplios y generosos como es la palabra del poeta. Y en este devenir que nos lleva del amanecer al día, Montobbio escribe y traza palabras y las encadena y las deja libres, y la invoca y las rechaza y las quieres y las maltrata porque así es el sentimiento del amor que aguarda, del amor que no es, pero sí es, que no llega, pero quizá llegue, que no está, pero que sí está.
Santiago Montobbio escribe estos versos entre 2010 y 2012. Son, por lo tanto, sus últimos poemas publicados. Cabe recordar que en 2009, después de veinte años sin publicar y acaso sin escribir, que es lo más duro, el poeta se desató, abrió sus compuertas y nos ofreció una tetralogía inmensa, La poesía es un fondo de agua marina, Los soles por las noches esparcidos, Hasta el final camina el canto y Sobre el cielo imposible. Con La lucidez del alba desvelada culmina, por decirlo así,cierra  esta primera etapa de madurez y lo hace ofreciendo un libro que, como estamos viendo, gira en torno al amor.
Escribe el poeta en el poema que abre el texto los siguientes versos:
"Amor que empieza, que canta, que anda.
Amor como el sueño sobre una playa".
Parece que, al principio de este largo amanecer, el poeta se sintiera optimista:
"En el temblor, en el dolor, en la luz
alta de esperanza y de mañana,
música que es solo ya cifra del alma".
 Es como si el poeta, gracias a este amor, rejuveneciera:
"Vivir en el amor esplende.
A este puerto llegue, y tú
me esperes".
En otro momento escribe:
"Sobre mi vida tú amabezcas,
luz o flor nacida para mi amor
y entre mis dedos, tras tanta espera".
Vive el amor como puerto, como llegada y como descanso, como mañana y como aire; pero también como espera confundida o como sueño y así, poco a poco, en esta duermevela, el poeta se siente desfallecer, se confunde y no distingue el sueño de la realidad:
"Eres solo un sueño, o este
temblor en que canto y
me estremezco. Adiós, beso".
Y continua, dejando atrás la esperanza:
"Eres ese poema triste
y su soledad que se desangra".
Y ponemos el dedo en la llaga al hablar de soledad, la lucidez de Motobbio es darse cuenta de que aguarda, pero lo hace en soledad y no sabe si tiene o no que seguir aguardando porque duele la espera. Continuamente empieza ahora el diós:
"y eres adiós, alba, alba,
huérfana en la nada destrenzada".
Ese amor de primavera, casi de Petrarca, se esfuma y llegan las sombras:
"Te he querido, te quise, sí, en un momento
seguro y cierto. Pero te he perdido."
En esta historia que va de la esperanza al sueño, al adiós, a la duda y a la desolación, se llega, coincidiendo con el amanecer, de nuevo al asombro, a la posibilidad de que todo es verdad, de que sigue el amor y vale la pena esperar:
"El amor da sus pasos, y tiene alas.
El amor me alcanza. Sea en él
contigo alma, alba, mañana".
Montobbio, en este camino de introspección, de autoconocimiento, acaba dándose cuenta de que es en él mismo donde acaso hallará la respuesta y trata de regresarse, de entenderse, de aceptarse:
"He tenido que volver a ser antiguo. Que ser limpio.
Que ser otra vez niño".
Al final de este periplo, los versos se trocan en prosa y evocan momentos vividos, lugares compartidos, gustos personales, afectos, aciertos y desaciertos, evocan ternuras, nostalgias y tristezas, pero son absolutamente lúcidos porque el autor está alcanzado esta clarividencia propia de los que sienten mucho, de los que tienen mucho qué decir y mucho qué sentir...Al fin "te quiero siempre viva, siempre conmigo -y siempre viva".
Sin duda son muchos más los elementos que podríamos comentar, pero valgan como anticipo para una lectura en la que el lector encontrará, dependiendo de su edad, una respuesta o una pregunta, pero jamás la indiferencia.

Grisela,
Anke de Vries - Willemien Min
Kalandraka, 2017

Sucede, a veces, quizás más a menudo de lo que creemos, que algunas personas no se sienten bien con ellas mismas y buscan, de forma equivocada agradar a los demás y parecerse a otros con el fin de tener más éxito y, sobre todo, de ser aceptadas socialmente. La búsqueda de la propia identidad se fragua ya en las edades tempranas y es bueno que relatos como Grisela ofrezcan una respuesta llena de esperanza y muy válida para todos.
Grisela es una hermosa ratita de color gris pero que se siente "muy triste, tan triste como su piel gris". Así, intenta transformarse y cambiar radicalmente oara mofa y escarnio del resto de los animales que se burlan de ella. Decide pintarse el morro de color rojo y una oca aparace para amargarla; lo mismo ocurre cuando opta por el verde en que llega la rana, o por el amarillo en que son los pollitos los que dicen muertos de risa "¿Dónde se ha visto un pollito con bigotes y orejas?". Grisela no se desanima y se pinta lunares, entonces son las mariquitas las que dan en el clavo cuando gritan: "¡Un ratón disfrazado de mariquita!". Aún queda el intento de pintarse de rayas, para mofa de la cebra. Finalmente, Griselda decide cubrirse de flores y son las abejas las que la persiguen. Parece que no queda salida y se lanza al agua.
El baño, aquí, tiene un valor simbólico porque Grisela sale purificada y, de nuevo, es ella misma, gris. En esta ocasión, no hay nadie al otro lado para reírse de ella, es un ratón el que aparece y le dice lo que ella estaba deseando oír y no creía de sí misma: "¡Qué color tan bonito tienes!". Y es que a veces también se necesita la mirada de otro para convencernos a nosotros mismos de nuestra valía y nuestras capacidades. Gracias a esta otra percepción, Grisela pasa de sentirse la más triste del mundo a "la más feliz".
Las ilustraciones, precisas, sobre el fondo blanco, inciden en los esfuerzos de la ratoncita por cambiar, por ser distinta cuando, realmente, ya lo es y especial, como lo somos todos. 
El relato nos acerca a uno de los problemas que tenemos en esta sociedad, de la opulencia y la riqueza, de las diferencias y las comparaciones, y es que se tiende a fijarse en las apariencias, en la imagen, en lo externo cuando, y es importante inculcar este valor desde la infancia, todo eso es superficial y pasajero porque lo que, de verdad importa, es sentirse bien, saberse especial y válido con independencia de nuestra apariencia.
Grisela va dirigido a los primeros lectores y podríamos decir que es una especie de fábula moderna que a todos puede interesar porque todos sentimos emociones y todos necesitamos saber transmistirlas e identificarlas. 

Por el camino,
Mariana Ruiz Johnson
Kalandraka, 2017

Por el camino es un poema infantil que mantiene el ritmo pegadizo y tradicional del octosílabo a lo largo de distintas estampas protagonizadas por varios animales que, en forma de números, del 1 al 10, relatan la alegría del camino. A menudo, se tiene la vista puesta en la meta y, así, solemos perdernos la maravilla del sendero, aquello que aprendemos, aquello que dejamos y retomamos, lo q ue no somos y seremos, lo que nos gusta y no nos gusta, pero que, siempre siempre, es aprendizaje. En esta ocasión, los animales que protagonizan el relato se sienten doblemente felices, por caminar y por tener una misión qué cumplir. Todos sin excepción se ha puesto en marcha con un único objetivo: ir al cumpleaños de la ballena y agasajarla con su presencia y sus regalos. Ahora bien, no pensemos que estos animales caminan solos, en abosluto, van acompañados de sus hijos que aumentan a medida que lo hacen los números. La elefanta, por ejemplo, va con un único hijo, la mona con dos, la osa con tres, la rata con cuatro, el león con cinco, la gallina con seis, la vaca con siete, la gata con ocho, la zorra con nueve y el señor bicho con diez. Observamos que son ocho madres y dos padres. Nos parece muy interesante que, en el caso del zorro, contra lo que marca la tradición y huyendo de estereotipos, la autora haya escogido a una "zorra elegante"; con lo cual se rompe un tópico lingüístico poco afortunado. 
En cuanto a los regalos, todos llevan comida, aquello que a ellos más les gusta y aquello con lo que creen que pueden gustar a su anfitriona. Finalmente llegan "a la fiests:/la ballena cumple años/ y la mesa ya está puesta". Ignoramos cómo transcurre la fiesta, porque, en la siguiente estampa, todos están de vuelta, aunque, por las ilustraciones, suponemos que muy bien. Se cierra así una jornada y un ciclo: "Andando por el camino, / todos vuelven a su hogar./ La luna brilla en el cielo. / ¡Es hora de descansar!".
Enlanzando con el tema de las ilustraciones, hay que decir que, sin duda, es uno de los atractivos del libro puesto que están llenas de color, son muy expresivas y muestras a estos animales, con sus rasgos, aunque vestidos como humanos. Se insiste mucho en la comida, con lo cual los pequeños lectores empezarán a conocer nuevos alimentos. Al tener una estructura cíclica, observamos, en la mesa del cumpleaños, todas estas viandas que, como por arte de magia, van a parar, en la última página, a la tripa de la ballena que duerme feliz. En este mundo, no hay animales más importantes que otros, todos son bien recibidos y todos contribuyen con lo que tienen, como debería ser en el mundo de los humanos.
Por el camino es un hermoso texto para los pre-lectores y primeros lectores que contiene, como acabamos de ver, muchos guiños para los lectores más mayores y muchas lecturas. Sea como sea, la poesía, el ritmo, la amistad y el color se dan la mano y caminan unidos.