domingo, marzo 10, 2019

"Ara no, Bernat"
David McKee
Kalandraka, 2019

Què fa un nen quan necessita que li facin cas? Amb qui pot parlar en Bernat? Té una casa, uns pares, una habitació, unes joguines, una tele i menjar a taula; però mai ningú té temps per escoltar-lo. El pare i la mare sempre estan fent coses i, quan arriba en Bernat, sembla que es posin nerviosos, perquè el seu món perilla. El pare vol clavar un clau amb el martell i, quan en Bernat li diu hola, es pica el dit. La mare està regant una planta i, quan en Bernat li diu hola, li cau l´aigua. Només fan una cosa bé els pares: ignorar al seu fill. La mare li fa el menjar i li porta la llet, però sense pensar en ell, com una cosa rutinària. Tant és així que, un dia, en  Bernat es troba un monstre al jardí que li fa tant de cas que se´l cruspeix. Llavors el monstre entra a casa i, els pares, enfeinats com sempre, ni veuen la diferència, pensen que és Bernat i el monstre acaba menjant-se el seu sopar, bevent-se la seva llet, mirant la tele, trencant les seves joguines i dormint al seu llit perquè, invariablement, els pares sempre diuen "Ara no".
"Ara no, Bernat" és un conte dur i molt actual, difícil perquè no és dolç ni suau, incòmode perquè ens fa veure que hi quelcom que ens falla quan posem per davant les coses a les persones. En Bernat és un nen petit que pateix la indiferència dels seus pares i que creix amb un munt d`objectes al seu voltant, però sense el que més necessita: el temps del pare i de la mare.
És un relat senzill, amb frases repetitives i esquemes similars que fa continuar la història de manera cíclica. Els personatges estan caracteritzats amb pocs trets, però efectius. Gràcies a les il.lustracions, molt expressives i directes, veiem als pares sempre d´esquena a en Bernart. Tant el monstre com en Bernat volen cridar l´atenció, un, el nen, de manera amable, saludant i l´altre, el monstre, de manera violenta, cruspint-se tot el que troba, encara que davant, l´actitud dels pares, que ni tant sols tenen por, el monstre se sent també desubicat.
És un conte per reflexionar, per parlar de les emocions, per reconduir les relacions familiars i afectives. Un conte real que reflecteix, per desgràcia, una societat on la comunicació directa sembla que ja no és gaire important. Sense dubte, una història necessària, un clàssic ja de la literatura infantil que es va publicar l´any 1980 i que segueix sent del tot actual.

domingo, febrero 24, 2019

"El secreto de Abuelo Oso",
Pedro Mañas - Zuzanna Celej
Kalandraka, 2019

Con una fuerza poética arrolladora empieza este texto: "Como un borrón de tinta china / sobre un cuaderno blanco". La figura del cuervo sobre el bosque nevado anuncia una novedad que, de momento, no se nos explica. Algo rompe la rutina, es el Abuelo Oso que ha despertado antes de invierno. Abuelo Oso, tan viejo como el tiempo, no se siente seguro, no puede dormir porque tiene la sensación de que algo se le escapa. Mamá Cuervo, alerta, trata de ayudarlo, pero el secreto se le resiste. Al Abuelo Oso le preocupa no saber dónde escondió eso que busca y que no encuentra por mucho que camine. Eso hace que se siente vulnerable: "Daría cualquier cosa por encontrar mi secreto". Mientras, el bosque ya sabe de qué se trata, lo anuncia la primera flor, las zarzas, los árboles, los pájaros. Es tanta la algarabía que Mamá Cuervo se da cuenta de cuál es el secreto: "la primavera". Aquello que Abuelo Oso había escondido y buscaba con denuedo ya ha llegado, aunque, "el viejo oso no despierta". Para él ya no habrá primavera, aunque sí un sueño "con un vendaval de mariposas".  Hermoso manera de abrir un ciclo y cerrar otro. Pedro Mañas, el autor de texto, nos conmueve con una historia de un gran potencia estética que aborda el ciclo de la vida desde dos perspectivas, la del bosque que, año a año, recibe a la primavera y de la Abuelo Oso que, desorientado, ha despertado antes porque, sin saberlo, no va a ver esa nueva primavera, aunque la busque y la intuya.  Una manera poética de explicar el paso del tiempo.
La naturaleza humanizada es una de las bazas del relato, así como el misterio y esa búsqueda que el bosque no pueda callar ya más y que se convierte en un secreto a voces.
Por otro lado, las ilustraciones de Zuzanna Celej, hechas con lápices de colores y acuarelas, nos envuelven en un paisaje mágico y lleno de vida. Poco a poco, como si una mano cálida borrase la nieve, va desapareciendo el blanco e irrumpiendo el resto de colores, a la vez que Abuelo Oso emprende su último sueño.
"El secreto de Abuelo Oso" es un álbum ilustrado destinado a los niños a partir de 4 años que no nos trata de convencer de nada, que no emplea el didactismo, que no da consejos, que no opina, que se limita a describir, a mostrar un paisaje, unos personajes y una realidad, la realidad de todos los seres vivos. Esa es la grandeza del texto y de las ilustraciones que lo marcan y conducen a los lectores a un mundo en donde el invierno cede su paso a la primavera, aunque no todo sea positivo en este tránsito, pero sí auténtico.
El libro se puede leer en gallego, catalán, euskera y portugués.


lunes, febrero 04, 2019

"Distinta"
Beto  Valencia - Sozapato
Kalandraka, 2019

Sucede, a menudo, que no nos damos cuenta de lo que nos rodea y clamamos por una felicidad que no coincide con lo que tenemos o que, quizá, no sabemos apreciar porque, tal vez, si cambiamos de perspectiva notaremos que, por el solo hecho de vivir, ya somos muy afortunados. Esto le sucede a Luna, la protagonista del texto que nos ocupa. Luna es una niña pequeña que se sabe distinta, diferente, aunque tampoco sabe muy bien por qué. Mientras unos se lamentan porque han de madrugar, ella sabe sacar partido a levantarse temprano; mientras los adultos se enzarzan en discusiones a causa del tráfico, ella se sabe a salvo y disfruta, mientras unos se desesperan por la rutina, Luna aprovecha los momentos; mientras unos se quejan porque llueve, ella es feliz y, mientras unos se esconden al llegar la noche, ella sueña. Así es Luna. Ella imagina un mundo a salvo, en donde la naturaleza siempre está presente. Donde unos ven tráfico ella ve un mar gigante, donde unos ven lo gris, ella ve lo dorado y amable.
"Distinta" nos habla de algo tan importante como es soñar y aprender a disfrutar de nuestro entorno. No todos sabemos hacerlo, Luna sí. Ella es capaz de superar el mal humor por las pequeñas contrariedades de la vida y, con sus sentidos alerta, vivir cada jornada como si fuera siempre una aventura diferente.
El texto es de gran luminosidad y lirismo ya que Beto Valencia maneja metáforas visuales que hacen que el lector espolee su imaginación y recree, como Luna, un mundo al margen del aburrimiento. Las ilustraciones, hermosas, impactantes, a todo color, rodean el texto breve y poético y le dan una fuerza visual extraordinaria. Frente a lo gris y vulgar, lo nuevo y luminoso. Las ilustraciones ofrecen, pues,  estos dos mundos, los adultos, con su carga de mal humor y rezongando siempre y Luna, y los niños por extensión, soñando y dejándose acompañar por la sorpresa del nuevo día. El valor simbólico está presente en el álbum.
"Distinta" está en la línea de la poesía pura y, salvando las distancias, Luna es una especie de Jorge Guillén pequeño, infantil, que, como en su obra "Cántico" agradece el estar viva, el respirar, el poder soñar, el ser, en una palabra, distinta.  
"Distinta" se destina a los lectores a partir de 5 años y, seguro, que les encantará esta explosión de color, mientras que a los mayores, tal vez, les haga reflexionar y pensar en su (nuestra) manera desenfocada de ver la realidad.



miércoles, enero 30, 2019

"El nacimiento del dragón"
Wang Fei
Marie Sellier
Catherine Louis
Kalandraka, 2014

En el día Mundial de la no violencia, bueno es recuperar "El nacimiento del dragón", que fue selección del Ministerio de Educación en Argentina el 2014.
El texto, cuento, leyenda y alegato pacifista, nos narra cómo surgió esta figura legendaria que en Asia es sinónimo de paz. Cuando, en nuestra cultura occidental, evocamos al dragón no siempre tiene connotaciones positivas; es más, a menudo se nos presenta como un ser maligno y agresivo. De ahí que "El nacimiento del dragón" suponga una gran novedad para los niños europeos que aprenderán no solo a no tenerle miedo, sino a entender y a respetar su origen y su simbología.
El texto se inicia, a la manera de un cuento tradicional, con la fórmula "Hace mucho, mucho tiempo...". Va desgranando como los hombres, para sentirse protegidos, escogieron distintos animales que los representasen, según fuera su oficio o su manera de vivir. Estos animales, la serpiente, el caballo, el pez, el búfalo y el pájaro se conviertieron en animales sagrados que iban a proteger a los suyos. No obstante, el hombre es un ser extraño y dado a las polémicas y, en nombre de las diferencias que los separaban, iniciaron la guerra. Fueron los niños los que, cogiendo una parte de cada uno de los animales sagrados, crearon una criatura híbrida, libre, el dragón. Así, el dragón no solo es símbolo de paz sino de unificación de las diferencias, de consenso, de punto de acuerdo y equilibrio. Nos recuerda el texto que, en China, en cada año nuevo, el dragón es objeto de veneración y, por supuesto, motivo de unión y paz.
"El nacimiento del dragón", además, es una obra de arte ilustrada con preciosos trabajos llenos de color y de luz, de fiesta y alegría. Son ilustraciones que recrean la cultura y el sentir chino y que nos aproximan a una forma distinta de entener la vida pero que, sin duda, apuesta por la convivencia. Se añade un atractivo más puesto que "El nacimiento del dragón" se presenta de manera bilingüe, castellano-chino mandarín. La traducción, impecable, al castellano la ha realizado Pedro Almeida.
Los lectores, a partir de 5 años, disfrutarán no solo de una historia que se puede leer en voz alta puesto que mantiene la estructura de una narración tradicional, sino de unas ilustraciones plácidas, de un nuevo idioma por el que pueden sentir curiosidad y de un mural desplegable que explica la técnica de los ideogramas y la escritura china.
En definitiva, un buen libro para celebrar el día Mundial de la no violencia y seguir apostando por la paz y la convivencia entre pueblos. Por muy distintos que seamos siempre hay algo que nos puede unir. Y, si no, hagamos de las diferencias un nuevo ser, como el dragón. Y que nos represente.

domingo, noviembre 25, 2018

"La Navidad de Ernesto y Celestina",
Gabrielle Vincent,
Kalandraka, 2018

No es la primera vez que nos acercamos a las historias protagonizadas por un gran oso y una pequeña ratita. Ernesto y Celestina siempre nos conmueven por su amistad que se mantiene contra todo pronóstico ya que, a simple vista, nada une a estos dos animales quienes, sin embargo, se obstinan en cultivar día a día sus afectos aunque surjan problemas e inconvenientes.
En esta ocasión, vemos a una Celestina emocionada ante la llegada de la Navidad, aunque no logra, al principio, contagiar a Ernesto quien vive esas fechas con más escepticismo. Ernesto suele pensar muy bien todo, es un ser racional, aunque muy cariñoso con Celestina quien suele ser más impulsiva y emocional. La ratita se empeña en lograr una Navidad especial y, aunque no tienen nada material, consiguen, con restos de reciclaje y mucha imaginación, adornar su casa y preparar una gran fiesta en donde no faltará lo más importante: el amor.
Juntos van al bosque a buscar lo que necesitan, juntos realizan dibujos y juntos planean la fiesta, mientras uno cocina, la otra envuelve los presentes para los amigos. Y es que una fiesta, si no se comparte con los demás, más si es una fiesta navideña, no vale para nada. Eso lo saben muy bien nuestros amigos que invitan al resto de los animales.
Al principio, no todos disfrutan por igual, porque no todos saben valorar las cosas desde un punto de vista no material, pero, poco a poco, se van entusiasmando y logran, al final, una Navidad insuperable. Tanto es así que el propio Ernesto se disfraza de Papa Noel y logra engañar a Celestina y, en suma, cuando se despiden los invitados, todos se emplazan para la siguiente Navidad. Ha empezado una tradición en casa de nuestros amigos.
El texto, con mucho diálogo, es fresco y espontáneo, humaniza a los personajes y los presenta con mucha ternura.
Las ilustraciones, por otro lado, están repletas de pequeños detalles, son vivaces y contagian la ilusión. Se organizan en viñetas, a menudo, en viñetas, lo cual dota aún de mayor expresividad a la historia porque va pasando, antes nuestros ojos, como si fuera una película.
El mensaje está implícito y es tan sencillo como auténtico, la felicidad se encuentra, muy a menudo, en las cosas más simples y sencillas. Más si tenemos en cuenta las fechas navideñas que, por desgracia, se han convertido en un foco de materialismo. Celestina y Ernesto nos recuerdan, un año más, que vivir no es complicado ni requiere de grandes lujos, solo necesita que sepamos valorar lo que tenemos y, mejor aún, que seamos capaces de compartirlo con los amigos, Y eso es lo que hacen Ernesto y Celestina.
Buen regalo, sin duda, para los primeros lectores, de cara a las fiestas que se acercan. Y un buen recuerdo para todos los lectores de qué deberíamos esperar de la Navidad.

martes, noviembre 20, 2018

"Nuevos amigos",
Tomi Ungerer,
Kalandraka, 2018

Oportuna edición de "Nuevos amigos", que fue Premio Andersem 1998, en una sociedad no siempre abierta a los cambios y a las nuevas formas de vivir. Nos encontramos con Rafi Bamoko, un niño africano que se está mudando, con sus padres, a otro barrio y que espera hacer nuevos amigos, mas estos no llegan y el chico decide crearlos él mismo, con sus herramientas y materiales reciclados que va sacando de aquí y de allí. Es tanta su afición que una vecina, de su misma edad, Ki, de familia china,  decide preguntarle por sus creaciones extrañas y le propone hacerle los vestidos a estos amigos de ficción, ya que a ella le gusta mucho coser.
Rafi y Ki proceden de dos culturas distintas y tienen distintas maneras de ver el mundo, pero se alían y deciden ser amigos y sus familias lo entienden de la misma manera. 
Con el tiempo estos chicos amplían sus obras que llaman la atención de un museo, como arte urbano o arte-basura. Rafi y Ki se unen y forman la marca Rafiki y siempre seguirán en este proceso en donde la imaginación no tiene fronteras.
El relato nos implica, sobre todo, porque se ríe de los tópicos y de los prejuicios. Es una crítica al racismo, a la intransigencia y una llamada de atención a la aceptación de la diversidad cultural y social. No hay que rechazar lo nuevo por sistema porque, es posible, que nos acabe interesando, es posible que nos abra los ojos y nos haga ser mejores, más creativos, más ricos en ideas y en la percepción del mundo, que buena falta nos hace.
Es hermoso ver la evolución de estos dos niños y ver cómo siguen con su obra y como, de la necesidad de hacer amigos, surge un proceso de creatividad que no tiene fin, un proceso que madura y se hace sólido.
Las ilustraciones, llenas de ilusión, de color, de luz, con un toque surrealista, se afianzan en este hermanamiento de culturas, en este saltarse las convenciones y de mostrar que lo distinto no tiene por qué ser malo, sino, simplemente, distinto y, con seguridad, enriquecedor.
"Nuevos amigos" es un texto, ya clásico, destinado a los niños desde 6 años, muy oportuno, como decíamos, porque supera el tabú de las razas, aborda con humor la mezcla de culturas y soluciona los posibles conflictos con una sola palabra, amistad. 
Por otro lado nos interesa mucho el concepto de arte a partir de materiales de reciclaje, un arte que, al principio, no entieden los vecinos que critican esta manera de funcionar y que acaba siendo objeto de atención de un museo. Un buen tema para la reflexión, de eso no nos cabe duda. Y un buen tema para que los más pequeños crezcan sin clichés, en una sociedad plural y tolerante.

lunes, noviembre 19, 2018

"Cándido y los demás"
Fran Pintadera - Christian Inaraja
Kalandraka, 2018

"Cándido y los demás" es la historia de cualquier persona, de cualquiera de nosotros porque, con seguridad, todos, alguna vez, nos hemos sentido como Cándido. Se trata de un personaje, anónimo, que se sabe distinto, que siente que no es como los demás y trata de encajar, por un lado, o de pasar desapercibido, por el otro. No logra su propósito y se siente extraño, ajeno a su mundo, "peculiar, raro, extravagante, estrafalario, diferente, especial, exótico". Así es Cándido, cuyo nombre no es tampoco casual, sino que lo retrata muy bien, una persona tranquila, algo inocente,  ingenuo, sin malicia, como el Cándido de Voltaire, de alguna manera, pone en tela de juicio a una sociedad que, a menudo, margina a los diferentes y se centra en lo igual, en lo anodino, gris y amorfo.
Cándido se suele encontrar fuera de lugar o no quiere llamar la atención o se siente pequeño y busca, sin lograrlo del todo, su lugar en el mundo. Y es que Cándido tiene un secreto, le encantaría mostrarse como es en realidad, sin disimular ni esconderse. 
El mismo problema que tiene Cándido, lo tiene, al final del libro, un nuevo personaje, Fidel que tampoco es como los demás. El texto muestra, pues, una estructura circular y nos muestra lo que ya dijimos al principio que todos somos distintos, aunque coincidamos, de vez en cuando, en algo, como es el caso de Cándido a quien le gusta mucho el verano. 
La sociedad en la que vivimos es complicada y suele rechazar aquello que no entiende o que le parece extraño o ajeno y ahí entran todos los Cándidos y Fideles del mundo que son legión y que solo buscan no sentirse ignorados. Tal vez lo consigan en cuanto seamos conscientes de que las diferencias no nos separan sino que nos unen. La colectividad frente al individuo, ese sería, en líneas generales, el tema del relato.
"Cándido y los demás" es el XI Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado. Al lado de un texto directo y sobrio, aparecen unas ilustraciones que juegan con distintos planos, que enmarcan a Cándido y señalan sus diferencias a la que vez que aparecen otros personajes también dispares. El humor, una cierta ironía y las metáforas visuales hacen que este texto se presente como un regalo para el alma y para el pensamiento.
El libro se presenta en distintos idiomas y va destinado a los primeros lectores, aunque, insistimos, cada edad le dará una visión distinta a Cándido. Y, si no, que levante la mano quien no se ha sentido, alguna vez, como este protagonista, poco dado a la polémica, de buen talante y bastante inseguro.