domingo, diciembre 20, 2015







Maya Papaya, Ángeles González-Sinde
Ilustraciones. Laura Klamburg
Edebé, 2015.

Los primeros lectores están de enhorabuena ya que, estas Navidades, podrán recibir como regalo las nuevas aventuras de esta niña despierta y sensible que se llama Maya Papaya.
Maya Papaya es una pequeña muy observadora que aprende, poco a poco, a entender el mundo y a canalizar sus emociones. A menudo parte de una confusión, de una duda o de un deseo que, poco a poco, gracias a su entorno, va tomando forma y llegando a buen puerto.
En esta ocasión, por ejemplo, la encontramos enfuruñada porque su madre no la deja jugar, entre semana, con un juego de pantallas. Tanto porfía que su propia madre le propone que escoja otra madre que se ajuste más a sus deseos y, juntas, salen a la calle. Maya Papaya reconoce a otras madres que están en su barrio y que ella conoce (la frutera, la cartera, la policía...), pero descubre que, entre su madre y ella, hay un vínculo especial y decide, por supuesto, dejar de porfiar y ponerse a jugar con sus juguetes. Eso ocurre en Maya Papaya quiere cambiar de madre.
A Maya Papaya le sucede lo que a muchos niños: tiene miedo de la oscuridad. Su padre le cuenta cada noche los cuentos que ella quiere, pero, al final, hay que apagar la luz. En Maya Papaya mira debajo de la cama encontramos una solución imaginativa y luminosa para mitigar estos miedos. Resulta que no hay seres malos debajo de la cama, sino una ogresa que teje bufandas atrapasueños para que a los niños no se les "olviden los sueños más bonitos".
Los niños, como los adutos, han de aprender a desprenderse de aquello que o no sirve o se les ha quedado pequeño o, incluso, ya no es acorde con su edad. A Maya Papaya no le gustaría dejar ni un juguete cuando se van a mudar, en Maya Papaya está de mudanza, aunque esté roto. Le causa desazón pensar que debe desprenderse de cosas que a ella le gustaban, pero debe hacerlo. Además aquello que no sirve se recicla y se reconvierte, por ejemplo, en una casa para un pájaro, que es el regalo que está esperando a Maya Papaya en su nueva casa. Un pájaro al que la niña llama Futuro.
Los cuentos, escritos por Ángeles González-Sinde, se ajustan mucho al universo infantil y se adentran en aspectos cotidianos, en momentos propios de los niños y niñas que aprenden, despacio, a ser autónomos y a tener criterios propios. Sin didactismos ni valoraciones personales, la autora muestra la evolución de una niña que aprende a escoger y a entender que, en la vida, puede haber muchas respuestas a una sola pregunta. En los textos, escritos en tercera persona, son muy importantes los diálogos que propician un intercambio de sentimientos y una reflexión posterior a cargo de la protagonista.
Las ilustraciones, por su parte,  Laura Klamburg, se centran en los momentos puntuales, en los gestos, en las actitudes, en aquello que rodea a Maya Papaya y conforma su pequeño-gran universo. Son ilustraciones que ahondan en los detalles, que se centran en los pequeños objetos, en aquello que, de verdad, inquieta o alegra a un niño.
En definitiva, son historias muy apropiadas para los primeros lectores e, ideales, como decíamos al principio, como regalos estas Navidades... y siempre. Además, el formato es muy manejable y cómodo para las manos infantiles.


martes, diciembre 01, 2015



El niño bisiesto

José Luis Alonso de Santos.

Ilustraciones de Federico Delicado,

Kalandraka, 2015, (Siete Leguas)


Daniel es el narrador y protagonista de “El niño bisiesto”. Lo apodan así en el colegio porque nació un 29 de febrero. A Dani el detalle de haber nacido en año bisiesto no le hace ninguna gracia y se compara, por ejemplo, con Julio César y Augusto que crearon sus propios meses porque le gustaría ser como ellos. Además, nació en un montacargas y, por si fuera poco, es un niño dado a sufrir percances y fracturas que se pasa media vida en el hospital. Ahora bien, Dani es también un niño listo, divertido y crítico.
“El niño bisiesto” está estructurado en 11 capítulos que suponen una reflexión irónica y sagaz, en primera persona, de Dani quien, aconsejado por su madre, decide escribir su propia historia, hilando palabras, y se la dirige a un tú imaginario que es, en realidad, el lector. Se trata de un juego narrativo interesante y difícil porque el uso de la segunda persona es arriesgado y supone un dominio de los recursos literarios, por parte del autor, ciertamente notable.
Dani repasa su vida de niño de 10 años. Habla de sus hermanas, de sus padres y de la relación que tiene con ellos. Comenta los aspectos propios de la escuela, con los típicos matones de clase; sus primeros amores, las dudas y vacilaciones propias de su edad. Nos habla de sus miedos, de sus torpezas, del temor al ridículo y, sobre todo, nos transmite una mirada fresca, directa, no contaminada, de la infancia y sus problemas porque, no nos engañemos, ser niño no es tampoco una tarea fácil. Son muchos los frentes abiertos que tiene Dani y muchas sus preguntas, aunque aún sean pocas las respuestas.
A menudo se alude a ejemplos literarios, pero sin afán enciclopédico ni didáctico, solo como referencia. Así, aparecen el Quijote y Sancho, el pueblo de Fuenteovejuna, "Platero y yo", "La historia interminable" o "Robison Crusoea", por poner unos ejemplos. De alguna manera su autor, José Luis Alonso de Santos, brinda un homenaje a la literatura clásica y a sus propias raíces culturales y profesionales, porque son muchas las alusiones a las letras, a las palabras, a los libros e, incluso, al teatro. Recordemos que José Luis Alonso de Santos es uno de los autores teatrales más reconocidos de nuestra letras en la actualidad. Además, hay aspectos biográficos en el relato que le permiten al autor esa mirada, ya comentada, limpia y directa.
“El niño bisiesto” es un libro divertido y ocurrente protagonizado por un antihéroe ya que Dani es algo torpe, algo desgarbado, no tiene éxito con las niñas; aunque sí sabe cómo jugar con las palabras y convertirlas en sus aliadas.
El relato va destinado a los lectores desde 7 años, pero pensamos que gustará mucho a los pre-adolescentes, la edad en donde está instalado Dani y, sin duda, al lector adulto, a aquel que no ha olvidado qué es ser niño y quiere seguir siéndolo e, incluso, al que lo ha olvidado y necesita que se lo refresquen.
Dani, por último, nos cuenta que está aprendiendo a escribir poesía y que ha decidido copiar algunos versos al principio de cada capítulo, lo cual nos parece una prueba más de diversión, de juego, porque son poemas jugosos y cercanos al nonsense.
Federico Delicado, por su parte, ilustra el libro con aportaciones llenas de color, de luz y muy centradas en aquellos episodios imaginativos, como puede ser el cuello espectacular de su amigo Carlos que le crece de un día para otro o el episodio del alacrán que el lector descubrirá en el capítulo "La granja".
Daniel no es un niño problemático aunque, en el colegio, un psicólogo se empeña en diagnosticarle transtorno de déficit de atención. Ahí el autor lanza una crítica contra las etiquetas con las que, a menudo, se marca a los niños para clasificarlos o justificar errores de los propios adultos. En el caso de Daniel, la nueva psicóloga desbarata el transtorno y lo se molesta en observar a Dani y entender sus intereses. Así, a él no le gusta el fútbol y prefiere el ajedrez y no por eso ha de ser catalogado como un niño raro.
En definitiva, un relato divertido, con mucha ironía y cierta crítica que permitirá que los lectores se oxigenen.

lunes, noviembre 23, 2015

A quien corresponda,
Teresa Martín Taffarel,
Barcelona, Ediciones Carena, 2015

A quien corresponda es un poemario de una sobriedad exquisita que contiene 45 poemas destinados, como bien dice el título, "A quien corresponda". Porque... ¿quién es el destinatario de lo que la poeta escribe? ¿Quién recogerá sus versos y los hará suyos? ¿Quién acompasará su lectura a los sentimientos de quien escribe? La poesía como enigma, como carta hacia un destino dispar, heterogéneo; extraño, a veces; ajeno, otras. 
Teresa Martín Taffarel sabe de presencias, atesora ausencias, añora momentos, intuye reacciones, aguarda gestos y caras. La poeta se busca y no siempre se reconoce, pero se refleja en el que pasa, en el que no se quedó, en el que aguarda, en el que pasó de largo, en el desconocido, en el que no está... en ella misma y en sus propios duendes. Teresa Martín planta cara a la incerteza de no saber quién está al otro lado del espejo y lo busca y recrea en cada uno de los poemas de A quien corresponda.
Su poesía, ya lo dijimos, es sobria y contenida. No derrocha adjetivos, prefiere la constancia del nombre y del pronombre. ¿Qué se oculta tras el pronombre? La identidad que busca la autora y que se le esconde, como en juego de sombras y de nieblas. 
Así, inicia su camino, porque camino es el poemario, con un imperativo "Espera. No te vayas". Busca la complicidad en el otro, busca trascender la soledad:"Y yo sigo esperando". En sus poemas hay muchas paradojas y contrastes: "Porque él debiera ser tú / y yo lo sé/ y tú/ o él/ no lo sabe.../ y nunca la sobrás". 
La poesía como contraste, como alivio, como superación de la ausencia, como plano del tesoro de los emociones: "Y te devuelvo al olvido, / de nuevo/ y para siempre". La palabra no siempre sirve para expresar aquello que uno quiere decir: " y solo me queda entre las manos / un puñado de palabras mudas". ¿Por qué mudas? De nuevo la paradoja. La palabra que no sirve para la comunicación, sino al contrario, para la desazón.
 La poeta solo quiere seguir su camino, sin los lastres que la frenen. Ni obliga ni quiere que la obliguen. Da libertad a cada uno: "sin impedirte ser tú mismo / y que me dejes decidir mi pena o mi esperanza". 
Y de nuevo la palabra, que no llega a tiempo: "cuando faltaba un solo instante / para escribir la última palabra". Intuye que, en algún lugar, está ese "quien la espera", pero presiente que no lo reconocerá: "Será necesario que me llame por mi nombre, / que yo sepa entender esa llamada, / que no me rinda antes de tiempo...".
Como estamos viendo, el nombre, el vocablo es uno de los temas recurrentes en la poesía de Teresa Martín. Une, a menudo, palabra y tiempo en una especie de bucle que nos recuerda el eterno retorno: "A veces me consuelo / pensando que lo succedido alguna vez / sigue sucediendo siempre".
Son muchos los versos que podríamos recoger que aluden a ese mundo interior, a las sombras, al paisaje anímico, a las dudas, a los contrastes de la vida, al desasiego. Múltiples son las perspectivas como múltiples los puntos de vista: "Y en cada uno de los nombres / era uno y diverso".
En ese juego de espejos que es la vida y también la poesía, Teresa Martín sabe de su otredad, de ese otro que está fuera y que podría ser uno mismo. "Porque ese poeta / acaso inexistente / no es más que una transparencia /  de mi propio silencio".
Y, al fin, llegamos al final de trayecto y nos acercamos a la propia autora quien se dedica a sí misma el último poema. Aparece el desasosiego ante el paso del tiempo, la idea de ser "ayer" y no "mañana", como si ya fueran muchos los recuerdos. Poco a poco, acepta su realidad "para hacerme mañana cada día / y escuchar otras voces / y sentirme crecer en los espejos".
Como muy bien dice el poeta Carlos Skliar en el prólogo: "Una poesía como un caracol en la pared, que sube o desciende lentamente, y que crea un rastro de sonidos apenas audibles en una travesía despareja y desatenta; una poesía que, en vez de britar, nos recuerde aquello que nunca deberíamos haber perdido de vista: la atención, el cuerpo, el tiempo, el lenguaje".
A quien corresponda atañe a cualquier lector porque todos somos compañeros de viaje, todos compartimos un destino, todos nos buscamos entre las sombras. Teresa Martín Taffarel tiene el coraje y la lucidez suficientes como para invocar a esos compañeros de travesía e invocarse a sí misma en esta singladura que es, al fin y al cabo, la vida.
Poesía sobria, elegante, contenida, llena de presagios; poesía que plantea enigmas, que remueve heridas, que abre capítulos y cierra episodios; poesía que seduce y que inquieta a la vez porque... ese quien también puedo ser yo. A quien corresponda.
 

sábado, noviembre 21, 2015

Luminaria,
Ana María Romero Yebra,
Torremozas, Madrid, 2014 (La Noctámbula)

La poesía nos salva del abismo, nos consuela y nos permite salir del ensimismamiento. La poesía ayuda a curar las heridas aunque suponga hacerlas más evidentes conforme uno va hurgando, verso a verso, en su recuerdo, en su pena. La poeta Ana María Yebra escribe una elegía a su madre y, a la vez, sacude todo su dolor, todo su miedo, todo su poder de mujer que busca consuelo, que busca en la memoria una razón, una luz, un destello. Decía San Agustín que la primera pena que te causa una madre es, precisamente, su muerte. Ese no estar abismal, esa sinrazón, ese desasosiego de no poder tender la mano, de no sentirse niño de nuevo, de no ser amparado como solo sabe amparar una madre.
El poemario, inmenso, lúcido, es el homenaje a una mujer que vivió los años difíciles de la preguerra, la guerra y la posguerra y, pese a ello, no perdió su alegría de persona luminosa.
Luminaria  se divide en dos bloques, "Curriculum vitae" y "Versos de otoño". En la primera parte, como se intuye, se recogen los hitos biográficos más importantes de la madre, desde su nacimiento, su precaria escolarización, el conocimiento del amor, la boda, el nacimiento y la crianza de las hijas y la muerte del marido que supuso un mazazo para ella. No obstante, supo salir adelante y recuperar el espacio de su infancia para los suyos y acondicionar de nuevo su casa y sus brazos y todo su amor. La "extraña vejez adolescente", como la califica su hija; esos últimos años repletos de asombro, como una niña: "Quiero ser como tú cuando envejezca ./ Quiero ese rostro dulce, esa caricia / oferente en tus manos / y tu infantul asombro ante la vida". 
Ana María recuerda las pequeñas alegrías de la vida en ese tributo íntimo y, a la vez, universal, que le brinda a su madre. Se siente cercana a la mujer que le dio la vida y, de alguna manera, sigue mirando la vida como si tuviera que contársela aún a su madre. Como hizo siempre : "por pagar una parte / de la dicha que guardan las paredes / de mi hueco en el aire / cuando vienes a casa". Siente la poeta, la necesidad de agarrarse a su madre para salvar, de esa manera, la hora triste de su partida.
En la segunda parte, "Versos de Otoño", repasa la escritora, con nostalgia, como si volviera a suceder, los últimos días de su madre, esa esperanza que aún tenía en la vida, en el renacer: "Si tú pudieras, madre, rebrotar como el árbol", le dice a su madre enferma. El otoño, la estación terrible de la ausencia, se mostraba en plenitiud, mientras el tiempo hacía su trabajo, pese a la resistencia de una hija, ya adulta, que se siente indefensa como cuando era niña: "Levántate que tienes que llevarme / igual que acostumbrabas, / cogida de tu mano generosa / a compartir el gozo por la vida". Pese a todo, el recuerdo que le queda es el de la sonrisa: "No pedo recordarte de otra forma / que no sea sonriendo / a todo cuanto el mundo te ofrecía". De hecho, la esperanza no se puede enterrar. "Siempre tendré tu abrazo pendido en la memoria". Se sabe Ana María sin su madre, pero no vacía de ella porque: "no puedo estar vacía / pues llenaste de amor todas mis ánforas" porque, y con ese mensaje acaba el poemario: "Hay madres que están vivas aunque se hayan marchado".
Luminaria es un canto dolorido, pero lúcido y esperanzado porque, tras la ausencia del cuerpo, nos invaden los recuerdos, llegan las compañías pequeñas de lo que fue, el espíritu, el reposo de la memoria y rebrota, al fin, el árbol que aún es la madre y que seguirá siendo siempre.
Los versos de Ana María Romero fluyen, amplios, serenos, para acompañar a la propia poeta y a sus lectores en ese tránsito del cuerpo al espíritu, de la enfermedad a la serenidad, de la presencia a la esencia.
Un libro espléndido, luminoso y nostálgico a la vez. Un libro pleno, tan pleno como es el otoño.

miércoles, noviembre 18, 2015

Animales que hacen cosas en silencio,
Lolita Bosch -Rebeca Luciani,
Kalandraka

Animales que hacen cosas en silencio es un texto que sorprende por su planteamiento y presentación. No es un poemario al uso, como ya veremos. Para empezar se presenta de forma apaisada, lo cual indica al lector que se encuentra frente a un libro especial, que exige una lectura distinta. Una lectura marcada por la cadencia de los versos, por la tipografía, por las ilustraciones y por la seducción de las imágenes poéticas.
Lolita Bosch, la autora, escribe un relato de amor desde una perspectiva cerca al surrealismo y, en apariencia, a la escritura automática. Escoge el verso libre, incapaz de frenar sus sentimientos ni su estado de ánimo. El libro bucea en los pensamientos más profundos de la niña protagonista, la niña que nos cuenta una historia entre onírica y transgresora;; teñida, a veces, de nostalgia y soledad.
En el primer poema, a modo de dedicatoria, tenemos una de las claves del texto. La autora, o la niña poeta, dedica el poema a su perro que "vive en un altar de colores". El perro, en otro momento, leemos que se llamaba Gos y ha muerto y, de alguna manera, sigue presente en la vida de la niña quien lo echa mucho de menos y le escribe este homenaje protagonizado por animales que "hacen cosas en silencio" como las hace, ahora, su perro.
El libro puede entenderse como un viaje hacia uno mismo, pero es mejor que el lector se deje empapar por las imágenes y las situaciones. A veces no hay que interpretar, sino sentir. Es eso lo que haremos al leer los poemas. En ellos, la metáfora, la paradoja, la onomatopeya, la comparación y otras imégenes poéticas son cómplices de los versos.
 En la naturaleza se provoca un cambio, imperceptible para la mayoría, pero muy claro para el yo lírico de los poemas. Este cambio nos lleva de lo conocido y estable, a lo extraño, a lo imaginativo, al mundo de los sueños. Así, mosquitos que no quieren ensuciar a las flores, gusanos que podrían ser toboganes, peces que han muerto, un pulpo convertido en una carroza fúnebre... 
En un momento esta sucesión de imágenes, de paralelismos, de enumeraciones y de anáforas parece detenerse y se remansa para dar paso al dolor de las olas del mar, a quienes nadie hace caso.  En esta búsqueda, la niña intenta llegar al cielo, de la mano de un conejo, de un gato, de la luna, pero allí no hay toboganes que es uno de los temas recurrentes.
 A veces, aparece, en cursiva, el propio pensamiento de la protagonista que no parece sentirse muy bien: "Pobre de mí" y añade "Pobre de mí que nadie me hace caso. Como a las olas". Y aquí ya encontramos un posible hilo de unión entre todos los poemas. 
La niña viaja al fin con una estrella joven y, juntas, vuelven a lo real; aunque tamizado por las leyendas y sediento, cómo no, de paz. Una paz que no parece llegar nunca, que es soñada y ansiada. Esta niña quiere volar, ser libre: "Volar contigo si me das la mano. / Y luego presentarte a los animales que viven en los planetas, / las estrellas / y las nubes". Y yo, nos dice, "regresar a la Tierra" y añade: A casa. Y entonces, cobijada y a salvo, empezaría a cobrar sentido, aunque: "Que si a todo. Que sí siempre".
El texto admite una lectura en voz alta e, incluso, una interpretación dramatizada en donde, por supuesto, la creatividad es lo más importante.
Las ilustraciones de Rebeca Luciani se fusionan con los versos y, en un baile de colores y letras, nos dejan entrever el paisaje de los sueños, el mundo de lo onírico donde todo es posible y nada nos puede ni perturbar ni extrañar. Son unas ilustraciones rotundas, enigmáticas, a veces; inquietantes otras. El mundo de las estrellas, el cielo, el mar, el viaje, la colcha de alas de mosquito y el viaje de la niña que, como un Ícaro, parece caer, para empezar de nuevo a volar.
Animales que hacen cosas en silencio va destinado a lectores desde 12 años, pero, por la riqueza expresiva, por la posibilidad de reflexión, por las distintas claves poéticas, cautivará al público adulto. Un libro que, en cada lectura, adquiere un nuevo sentido.
 
 

domingo, noviembre 15, 2015

En Billy i el bisó,
Catharina Valckx, BiraBiro, 2015.

En Billy, el protagonista de Potes enlaire!, segueix, en aquesta segona aventura, el seu camí de petit cowboy. En aquest cop, el pare li diu que un bon cowboy ha de ser capaç de capturar qualsevol animal amb el llaç, encara que dubta que un hámster, com és ell, pugui fer-se amb un bisó. En Billy es posa al cap que ell ho pot fer i comença a fer-ne els preparatius, encara que els seus amics no ho veuen massa clar. Finalment, troba un bisó de veritat i el vol capturar. El bisó no dóna crèdit i s`enfada molt comença a galopar amb el pobre Billy enganxat al llaç. Finalment, el bisó escolta en Billy i acaba entenent que el que vol fer es quedar bé davant el seu pare. Així decideix portar en Billy a casa seva i, a canvi, menjarà unes bones avellanes torrades de les que fa el papa per berenar.
A més, el pare havia dit que si en Billy es feia amb un bisó ell es menjaria el seu barret i ho ha de fer, encara que és el bisó qui se`l menja i far riure a tothom.
En Billy i el bisó és un llibre divertit, ple d`humor i de tendrensa. Ens parla de que les limitacions les posem nosaltres i de que, si som capaços de parlar i expressar-nos, podrem aconseguir ajuda. Gràcies al diàleg, el bisó i Billy es fan amics i mostren que, a la vida, de vegades, els problemes els creem amb la nostra falta de comunicació. Quan en Billy vol capturar el bisó sense més ni més, aquest s`empipa i el llança per terra, damunt d`un cactus, però quan en Billy li explica què vol, al bisó li fa gràcia i l`ajuda a superar aquest nou repte.
Els dibuixos traspuen alegria i es centren en les diferències: en Billy és molt petit i el bisó molt gran. Hi ha alguns moments que el lector pateix pel petit hàmster, encara que la mirada del bisó sempre és clara i cau bé des del començament. Els animals, un cop més, actuen com a humans però sense perdre el seu aspecte.
Esperem continuar llegint més aventures d`aquest petit aprenent de cowboy, a qui li agraden les avellanes torrades més que res en el món i que té uns bons amics, com el cuc Pere Joan i la rateta Fina. Per altra banda, la figura del pare, sempre tendra, ajuda al Billy a fer-se gran i a créixer.
De ben segur, que els primers lectors gaudiran d`aquest text ple d`humor que ens parla de l`amistat, la valentia i l`esperit de superació.

La escalera roja,
Fernando Pérez Hernando, Kalandraka, 2015.

A menudo, los humanos nos creamos nuestras propias carencias y limitaciones y buscamos excusas para no progresar. Es bueno que los más pequeños aprendan, desde el principio, a valorarse a sí mismos y a conocerse porque cada uno tiene un potencial que debe aprender a emplear. Al pájaro protagonista del relato le sucede algo muy extraño o paradójico: necesita una escalera para subir y bajar de los sitios a los que quiere llegar. Sin escalera se siente incompleto, como si le faltara algo y es incapaz de reaccionar hasta que alguien, en esta ocasión, un amigo suyo, el conejo, le dice que para qué necesita escalera, si él sabe volar.
Y es que, también a menudo, necesitamos que sean los demás los que nos vean y den nombre a lo que somos. Por ejemplo, si en una clase de niños, la maestra no presta atención a alguno o lo trata de manera diferente, todos los demás harán lo mismo. Para que un niño se desarrolle de forma armoniosa debe tener la aprobación y la mirada de los que se encargan de él, sus padres o educadores. Nuestro pájaro ha necesitado al amigo y, una vez ha visto que él era capaz, se ha echado a volar y adiós escalera.
La escalera roja es un relato breve, muy fácil de entender que maneja dos secuencias paralelas, pero contrarias. Por un lado, el pájaro asciende y, por el otro, desciende. De esta manera el niño se va acercando a los antónimos y aprendiendo nuevas palabras, a la vez que entiende una secuencia lógica, gradativa, que lo lleva desde abajo hasta arriba y nuevamente hasta abajo. A la vez, aparece el humor que aporta el conejo quien se pasma ante la necesidad de su amigo pájaro, totalmente ilógica. ¿Hay algo más absurdo para un pájaro que una escalera? En ese momento empieza el humor en el relato y su relación con el nonsense. El pájaro, sin discutir ni un momento ni extrañarse, cae en la cuenta de que puede volar y eso hace: vuela. A menudo las cosas más sencillas son las que complicamos más, como hace el pájaro y nos rodeamos de objetos simbólicos para darnos fuerza cuando, de verdad, no nos hacen la menor falta.
Por otro lado, las ilustraciones -hechas con témpera y lápiz- narran, como si de una película se tratara, todas las acciones que sigue el pájaro. Va jugando con planos generales y primeros planos, para centrar mejor el relato. Los colores vivos y potentes rezuman vida y contagian alegría y confianza.
Precisamente es la confianza en uno mismo uno de los principales aspectos que se desprenden del texto.
La escalera roja es, en suma, un libro ideal para los pre-lectores y primeros lectores. Además, si se lee en grupo, puede ser un buen punto de partida para trabajar las diferencias y las cualidades de cada uno.


lunes, noviembre 09, 2015

Después de la lluvia,
Miguel Cerro, Kalandraka, 2015.

Después de la lluvia es un relato emocionante que nos lleva de la noche al día, del desastre a la luz, de la pérdida a la cosecha. Su autor, el cordobés Miguel Cerro, opta por un texto de líneas claras y sencillas y, poco a poco, desgrana una historia de superación, a la vez que lucha contra los tópicos y las etiquetas que, a veces, se nos pegan a la espalda sin que podamos hacer nada por despegarlas.
En esta ocasión, la vida aparentemente idílica de un bosque, se ve rota por un aguacero terrible. Los animales están al borde de desastre. Logran refugiarse en una cueva, en lo alto de la montaña. Entonces, como ocurriera en el diluvio universal, deja de llover y los animales deben empezar de nuevo. Se reparten las tareas con eficacia, el oso conseguirá la comida, por ejemplo y los flamentocs, el agua. No hay ninguna tarea para el zorro que está deseoso de poder ayudar, aunque no parece que haya sitio para él: "Todos tenían una tarea. Todos menos el zorro, al que no le dejaban hacer nada".
 Cuando llega la noche, hay algo en lo que no han pensado estos animales tan autosuficientes y que el zorro les va a conseguir: la luz, en forma de luciérnagas. 
Pensemos, por un momento, en el valor simbólico del relato. La lluvia debería lavarlo todo, pero no logra arrancar los prejuicios ni siquiera en el mundo animal. De hecho, en las fábulas el zorro no tiene muy buena prensa porque siempre es el aprovechado, el astuto, del que hay que desconfiar; alguien que trabaja en beneficio propio. Los animales, como los humanos, se guían por ideas preconcebidas y no se paran a contemplar al ser que tienen delante que no es como el que ellos se imaginan. La lección de tolerancia y de solidaridad que se desprende del comportamiento de este zorrillo pequeño e inocente es admirable. Inasequible al desaliento sigue buscando su lugar en el bosque y, hasta que no lo logra, no ceja en su búsqueda.
Si el texto es hermoso, las ilustraciones que forman Después de la lluvia son, sencillamente, deslumbrantes. No en balde el libro acaba de ganar el VIII Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado.
Miguel Cerro dibuja una especie de tapiz de la creación en donde viven, en paz y armonía todos los seres vivos; en este caso, animales. En la primera página se observa este festín de colores y de armonía que se respira. Después llega el contraste con la lluvia y el avance de las aguas y, al fin, de nuevo el sosiego. Juega el artista con los colores. Hay, de alguna manera, dos momentos: el día y la noche. La luz de la luna, enorme y cercana, no llega a la cueva. Es entonces cuando el contraste cromático es más evidente. Poco a poco, mientras el zorro busca la luz, van apareciendo pequeños destellos en el cielo ("Sería maravilloso llenar la cueva de estrellas", se dice el zorro), aunque es imposible capturarlas. Acompañamos al zorro en su frustración (sube a un árbol, se acerca al borde del agua...) hasta que encuentra al grupo de luciérnagas y las ayuda. Por fin, en la última imagen, los animales observan, encandilados esas diminutas luces que les hablan de la vida y del calor; por fin, el zorro ha demostrado que él también podía ayudar.
A menudo, los padres sobreprotegemos a los hijos y en esta fábula moderna que es Después de la lluvia también, si lo miramos bien, se desprende en parte esta tendencia que el zorro, pequeño y aprentemente frágil, consigue romper.
En suma, un libro trazado con los ojos del corazón que evoca un paisaje emocional lleno de luces y de colores y que muestra que los problemas tienen solución, si sabemos buscarla.
El libro va destinado a los niños desde 6 años, aunque, como decimos siempre, este criterio lo marca el propio lector.
La portada, asimismo, es una metáfora de lo que vamos a poder encontrar al abrir el álbum: un zorrillo pequeño, solo, desvalido, cercado por las aguas, aunque con la cola bien alta, puesto que no ha sido vencido. El libro, además, contiene, para que el niño lo monte, la figura del zorro, al que podrá darle vida en sus juegos.



Una festa a la selva,
Febe Sillani, BiraBiro, 2015

És important oferir bons textos i atractives il·lustracions als més petits; perquè així, i no estem descobrint cap novetat, començaran a sentir interès per la lectura i, de mica i mica, aniran creixent. L`editorial BiraBiro és molt conscient d`això i ha creat la col·lecció "Llegir és jugar" que es caracteritza per incloure, intercalats entre les pàgines de la narració, jocs i propostes creatives pels nens, atès que es vol associar la lectura amb l`aspecte lúdic. Ens sembla una molt bona idea perquè no distorsiona per a res la lectura i afavoreix que el nen o la nena vagin al seu ritme, llegint i dibuixant tot seguit; llegint o cercant diferències, llegint o unint els números per formar una imatge. A més, els protagonistes del relat són els mateixos del joc, amb la qual cosa no es tracta de crear un llibre didàctic, sense més, sinó una proposta més integral, més transversal, per dir-ho d`alguna manera.
El número dos d`aquesta col·lecció es titula Una festa a la selva i ens parla d`emocions i de mals entesos que es superen. L`Àngel és un hipopòtam a qui li agrada tot el que veu i no té mesura, invadeix l`espai dels seus amics perquè no controla ni la seva grandària ni els seus actes. La resta d`animals decideixen que l`ignoraran quan celebrin la Festa de la Primavera i així ho fan: organitzen d`amagat tos els preparatius, al marge de l`Àngel. Ara bé, ningú no sap com controlar un foc que s`escampa per tota la selva i és llavors quan l`Àngel, amb la seva corpulència, té un paper important doncs apaga el foc ràpidament. Tots els animals senten que han estat injustos amb ell, però l`hipopòtam té molt bon caràcter i els perdona. Com veiem, l`amistat és essencial en el conte i també fugir dels estereotips. D`alguna manera el conte ens explica una faula moderna on surt un lleó, el rei Jaume, i un seguit d`animals, humanitzats, com Zita la zebra, Lia la tortuga, Tina tigreta o Lluís lleopard.
Les il·lustracions, per altra banda, són plenes de llum i estimulen a llegir-ne la història; és més, formen un propi relat que el nen pot inventar tantes vegades com vulgui. A més, per altra banda, la tipografia acompanya molt en aquest procès.
En definitiva, "Llegir és jugar" aposta per potenciar l`aspecte lúdic de la lectura i acompanyar als petits lectors, amb alegria i diversió, en aquest procés d`aprendre que no ha de ser ni avorrit ni feixuc.


sábado, noviembre 07, 2015

Bolso de niebla,
M. Rosa Serdio - Julio Antonio Blasco,
Pintar-Pintar, 2015.

¿Acaso la poesía necesita una brújula para saber donde está el norte? ¿Quizá algunos piensan que un poeta vive en su torre de marfil? ¿Es posible que alguien opine que los niños no leen poesía? Bolso de niebla no solo da respuesta a estas preguntas sino que aún va más allá porque la poesía no es una reina a la que se haya de adorar o rendir pleitesía desde lejos; no, la poesía está cerca del corazón porque es sentimiento, es ternura, es la esencia de la que nos nutrimos. Y eso la autora de este hermoso poemario lo sabe mejor que nadie, no solo como poeta, sino como defensora de la poesía infantil y persona que se ha pasado la vida abriendo puertas y ventanas para que las palabras entren y salgan, libres y diáfanas como ocurre en este libro. Las palabras que nos ofrecen "su corazón/de colibrí", porque nunca están quietas y son preciosas en su vuelo eterno.
Cuando la autora sale a comprar, no solo carga su carrito de alimentos, sino que, observa, ve, capta y "Cuando vuelvo a casa, / el carrito lleno,/ regreso cantando / o soñando en verso". Insiste mucho M. Rosa Serdio en que el poeta ha de salir de su casa para lograr traer, de regreso: "dos poemas / pegados al alma".  Un poeta, ya quedó dicho, no es un ser extraño, ajeno al mundo, endiosado o trasnochado, no, porque "Ser poeta, te lo digo, / es muy sencillo de hacer".  Le gustaría a la escritora que sus versos fueran muy lejos, los sabe juguetones y valientes: "anudando vuelos, /surcando los cielos". Sabe también que, gracias a la escritura puede jugar "al juego de emocionar". La poesía, por supuesto, tiene su propio criterio y no le gustan las presiones. Prefiere los sueños y que le dejemos la puerta abierta para entrar "de puntillas". Nada hay que la poesía no puede alcanzar porque ella misma es escurridiza: "Siempre en la cuneta,/ como flor de lino azul,/ en el límite de lo previsible.../ allí... la poesía". Por otro lado, donde haya un grupo de amigos, allí estará la poesía: "Llamar a la poesía / para que nos traiga paz,/ para hablarla con amigos./ Para sembrarla y gozar". Y eso hace M. Rosa Serdio, siembra y goza de la poesía a partes iguales. La pasea por las estaciones, por el paisaje asturiano, por el mar y por el cielo, por el mundo de los sueños y por la mirada pura de un niño.
La lectura nos abre al mundo del juego, de la ilusión. La lectura y la escuela van unidas, por fortuna, y son muchos los tesoros que un niño puede llevar en su bolsillo, entre los que se encuentra escondido "un verso por la memoria".  El colegio es un tema importante para la poeta, tan importante que invoca sus propios recuerdos, como niña que fue y aún se sueña así y como docente que ha sido hasta hace poco (y que, en el fondo, sigue siendo). Gracias al colegio, a la escuela, muchos niños han aprendido a leer, han descubierto secretos entre los libros y han aprendido también a soñar: "aprendemos del color, / leemos a Federico.../ ¡Y soñamos nuestro amor!". La esperanza radica en los niños, de ahí que todos los desvelos sean pocos porque "Las manos pequeñas / donde cabe el mundo / son las que hoy nos piden / leer el futuro".
Esta bruja buena que es la escritora no solo tiene un bolso de niebla, sino de bruja y, como tal, atesora objetos variados y extraños, pero llenos de magia y de sugestión, porque no son las cosas las que importan, sino la huella que nos dejan, el tacto leve que nos marca y ese "arcoiris con estrofas" que solo una bruja especial es capaz de crear.
Bolso de niebla además, propone un viaje, en tobogán que desciende hasta lo más profundo y remueve recuerdos, risas, canciones, cadencias de ahora y de siempre para, luego, volver a subir y devolvernos, tras ese viaje a nosotros mismos, limpios y puros como los montes o las olas. Al fin, como un hada, el hada diplomada en paz y armonía, la autora, con mano diestra, cierra este viaje y nos dice:"Lego, enrollo mi voz / en ovillo de versos, / desciendo hasta la acera/ y me voy a mi casa". Sigue, por lo tanto, el tema del poeta que sale de su propio ensimismamiento y retorna, con un tesoro de versos entre las manos, tras haber vivido en contacto con lo cotidiano, lo a veces imperceptible, lo siempre nuevo y, a la vez, ya sabido.
Bolso de niebla es un poemario cíclico que nos invita a un viaje, como acabamos de decir. Está escrito en arte menor, aunque hay algún poema, espléndido, en arte mayor. Los versos que lo forman se caracterizan por un ritmo muy marcado y por la cercanía al origen de la poesía, a lo popular y oral. Son versos sonoros, muy aptos para ser recitados en voz alta y aprendidos de memoria. En cuanto a recursos, el paralelismo es uno de los más importantes, aunque también aparecen las enumeraciones, concatenaciones, metáforas y un uso del tiempo verbal en presente porque la poesía no es algo que haya pasado, sino que está suceciendo. Ahora mismo. La metáfora, sin duda, ocupa un lugar destacado, empezando por el título, enigmático y sugerente a la vez. ¿Qué puede haber en un bolso de niebla? ¿Quizá nada o... tal vez todo? Abramos el libro y lo sabremos.
Las ilustraciones de Julio Antonio Blasco son potentes y distintas porque el artista emplea elementos, en principio prosaicos y alejados de la poesía, pero que, cuando los miras y los unes a los versos de M. Rosa Serdio, entiendes que es un acierto. La poesía es, como las ilustraciones de Julio Antonio Blasco, un conjunto de materiales diversos, en donde cabe todo, porque, como él mismo dice: "Todo vale, nada se tira, la materia de transforma". Una avioneta se abre paso entre la niebla de la portada, invitando al viaje; un viaje que, sin duda, el lector va a realizar si observa con atención las ilustraciones y se deja seducir por ella. La sorpresa está servida.
El libro, por otro lado, está muy cuidado; por lo que se convierte en un objeto bello, que invita a la recreación y a la contemplación, como la propia poesía.
En resumidas cuentas, un libro para niños, jóvenes y adultos, lleno de secretos, de misterios... envueltos en la niebla de la poesía.

viernes, noviembre 06, 2015

La luna de Juan,
Carme Solé Vendrell, Kalandraka, 2015.


Carme Solé Vendrell publicó en 1982 el libro que hoy reseñamos y que Kalandraka ha tenido el acierto de incluir en su colección Libros para soñar. La luna de Juan (o La lluna d`en Joan) es un libro mágico y cautivador. La autora, que perdió a su madre cuando tenía 9 años, no ha querido nunca hurtar a los niños sus propias emociones ni los ha alejado de la verdad que pueda causar una pérdida. No nos olvidemos, por ejemplo, de otro de sus libros más emblemático, Yo las quería.
El texto de La luna de Juan es, aparentemente, sencillo y muy claro, aunque esconde una carga simbólica importante. El contraste entre lo íntimo de la historia y la inmensidad del escenario (el mar) es evidente y, pese a ello, Juan no se pierde, sabe muy bien qué debe hacer y confía en su amiga la luna.
El padre de Juan es pescador y, cuando por las noches sale a pescar, Juan se queda en compañía de la luna. Una noche, el padre sufre un accidente y pierde la salud. Es tan grave su estado que Juan se ve en la necesidad de salir a buscar esa salud en el fondo del mar. Y ese es el viaje que realiza, quizá en sueños, a un lugar que no todos creerían apropiado para los niños. Juan acaba en el submundo, en el cementerio de los marinos en donde solo hay "sombras y lamentos". El texto alcanza ahí la más alta hondura literaria que continúa con la descripción, realista, nada edulcorada, de las rocas que "son cuchillos y lanzas que el agua va afilando con paciencia a lo largo del invierno". El paisaje que Juan conoce muy bien, cuando es de día, se vuelve amenazador en la noche. Gracias a la luna y al valor que le contagia, Juan logra recuperar la salud de su padre, que defiende contra viento y marea, y al fin se la devuelve. Se cierra así un ciclo y el padre recupera el color.
La luna de Juan es, de alguna manera, el testimonio de los más pequeños ante la enfermedad. Juan cambia de rol y es el quien tiene que velar a su padre enfermo. Quizá, en esta angustiosa espera, se queda dormido y sueña el hermoso cuento que Carme Solé nos regala. Juan no es un niño valiente, pero, ante la adversidad, no tiene más remedio que parecerlo y se apoya en una imagen tan literaria como es la luna. La luna llena, oronda y feliz, como faro en las noches, como punto de referencia, como reflejo plateado en el mar, es precisamente la encargada de ayudar, de forma simbólica al pequeño.
Los niños crecen, es obvio, pero han de hacerlo acompañados de la verdad. No se les puede engañar y hacer ver que no existe el dolor ni el sufrimiento. Existen y, a menudo, los niños también lo padecen, por desgracia. Es bueno que identifiquen sus emociones, que pongan nombre a sus miedos, que aprendan a conocerlos porque solo así podrán seguir de forma real y transparente con sus vidas. Carme Solé Vendrell sabe cómo acercar esos grandes temas, a veces considerados tabú, y cómo vestirlos con elementos simbólicos y ponerlos al alcance de los más pequeños, pero propiciando la reflexión en los adultos.
Las ilustraciones, por otro lado, soberbias y también simbólicas (la casa sobre el acantilado, el árbol azotado por el viento, el oleaje, el cementerio y el ciprés), acompañan a Juan en ese viaje iniciático que lo lleva desde lo conocido hasta el más allá y le permite reconocer la fuerza del cariño y su propio espíritu de superación. La luna, brillante; el mar encrespado el padre y el niño, pelirrojos los dos; el cuadro de la madre muerta (con un ramito de lavanda de mimosas como adorno); el niño cuidando a su padre, los juguetes en el suelo... La rutina de Juan se ha quebrado y, gracias a su sueño, vuelve a reconstruirse y el puzzle de su vida no pierde ninguna pieza más.
El relato se inicia de forma sencilla, con parquedad de palabras y, poco a poco, conforme avanza la peripecia, llegan también las metáforas, las comparaciones y ese tono entre mágico y onírico, hasta que, de nuevo, al final, como el mar que vuelve a la calma, Juan y su padre recuperan su pequeño mundo, hecho de afecto y de complicidad.
La luna de Juan sigue siendo un texto muy oportuno que conmueve, emociona y también inquieta, de alguna manera, puesto que habla de algo tan importante como es la lucha entre la vida y la muerte.

domingo, noviembre 01, 2015





El árbol generoso,
Shel Silverstein,
Kalandraka, 2015.


A veces, en la vida, más a menudo de lo que quisiéramos, las vivencias son agridulces e, incluso, tristes. La evolución personal va sumando distintas peripecias y experiencias y el balance final puede estar teñido de nostalgia o de tristeza. No obstante, podemos sublimarlo y trascendernos a nosotros mismos porque, en la vida, lo importante no es la meta sino el camino que seguimos.
El árbol generoso habla de la amistad y de las etapas de la vida. Un niño y un árbol se hacen amigos y, durante la infancia, el pequeño juega con sus ramas, se alimenta de sus manzanas, trepa a su tronco y lo tiene en cuenta. El árbol es feliz. Poco a poco, el niño se va distanciando porque a su vida llegan nuevas influencias, el amor, e deseo de hacer fortuna, el anhelo de viajar... y para todas ellas el árbol, siempre generoso como dice el título, tiene una respuesta y alivia las necesidades del joven, del adulto, del anciano.
En esta entrega sin límites el árbol va perdiendo sus ramas, sus frutos, su propio tronco... pero intenta ser feliz porque se acuerda del niño y de la amistad que tuvieron. El lector, sin embargo, empieza a reflexionar y, según la edad en que se sitúe, entenderá a sus padres, a sus mayores, a él mismo en sus propias vivencias. Cuando al tronco no le queda nada más que el tocón, el niño-anciano regresa y acepta ese último gesto de amor de su amigo que se lo ha dado todo. Y quizá, en los últimos años, vuelvan a ser felices. Los dos.
A menudo se confunde tener con ser, las necesidades con lo superfluo, lo prescindible con lo urgente. Algo así le pasa al protagonista del relato, mientras que su amigo, que no se mueve del sitio, que no ha perdido nunca los valores, sigue esperándolo y brindándole lo que él tiene que es, al fin y al cabo, lo más importante: el ser.
El árbol generoso es ya un clásico de la literatura infantil, aunque, por el mensaje que transmite, no tiene edad lectora porque, en cada momento, encontraremos una parte, una frase, un gesto que nos identifique e, incluso, nos traspase. Quizás todos tenemos un árbol que nos aguarda en algún sitio y que hemos olvidado, quizá cuando queramos recuperarlo ya será demasiado tarde.
El relato tiene más de 50 años, puesto que se publicó en 1964, pero tanto su presentación como el texto son plenamente vigentes. No hay que huir de las emociones a la hora de dirigirse a los niños, al contrario porque los niños son seres básicamente emocionales que aprenden a canalizar sus sentimientos, a ordenarlos, a darles forma... Un libro como el que estamos reseñando les puede ayudar mucho a organizar las primeras bases de su personalidad. 
En cuanto a las ilustraciones, destacan por su minimalismo, por la economía de detalles y, por lo tanto, por dejar claro el mensaje que nos quiere transmitir: lo importante no es lo que vemos, sino lo que sentimos y nos ayuda a crecer.
Por otro lado, no debemos olvidar que hay otro tema subyacente que es el respeto a la naturaleza, a nuestro entorno. El árbol se ha dado a sí mismo y el niño-joven-adulto-anciano no ha dudado en aprovecharse de él hasta que ha sido irremediable.
El texto es evocador y mantiene un tono contenido y melancólico hasta el final. Se organiza en dos bloques, el primero, más rápido y festivo, que es cuando el niño juega con el árbol y el segundo, organizado en las distintas etapas de la vida, que se va desglosando y ampliando conforme el árbol dialoga con su amigo y le pregunta qué le pasa. Para paliar la soledad, este manzano noble va desgranando sus dones, como hacía en la infancia del pequeño, pero, en esta ocasión, también los pierde y. sin embargo, no le importa... o quizá sí, pero siente que debe hacerlo. E, incluso, en su última etapa, sigue siendo protector e invita al anciano, al que él aún ve como un niño, a que se siente y descanse. Y entonces vuelve a ser feliz.

lunes, octubre 12, 2015

Sin era y jamás,
María García Esperón -Enrique Pérez Díaz
ilustraciones Dagoberto Fuetes,
Enlace Editorial, Colombia, 2015 (El Tren Dorado)

Si no soy el antes ni soy el nunca, soy el ahora y el siempre. Es, precisamente,  el mensaje que se percibe en el título de este poemario, escrito a cuatro manos, que evoca historias de amor que puede que nunca hayan sucedido o puede que se estén celebrando ahora mismo o quizá casi vayan a florecer, justo en el momento en que el lector abra el libro y empiece a leer. Será entonces cuando Sin era y jamás adquiera el significado atemporal que le han querido imprimir sus autores.
A lo largo de 15 poemas, de aire modernista, algunos; evocador otros; mágico y sensual muchos, y legendario, otros, se van desgranando nuevas-viejas historias de amor. Los protagonistas son seres de la memoria, de la infancia, del corazón, del lugar donde siguen habitando los sueños. Son príncipes, princesas, dragones y unicornios. Los sentimientos son de nostalgia, de anhelos compartidos, de búsquedas, de certezas a medias. Los caminos son hacia dentro, hacia uno mismo porque, en realidad, la búsqueda del ser humano, la magia, el hechizo y la evocación le conduce, siempre e inexorablemente, hacia su propia esencia.
Como leemos en el poema inagural todos, sin exclusión, "somos viajeros de un mismo verso" y, en ese viaje, nos iremos encontrando y separando porque "[..] ¿qué es la distancia? / para el que viaja desde el jamás / para el que encuentra en un mismo  verso / todo el misterio y el ser de amar". 
Las historias nos envuelven con su atmósfera tenue y rumorosa. "La princesa Anhelo y el príncipe Esquivo" que desean encontrarse, pero son incapaces de hacerlo porque Esquivo no tiene respuestas y Anhelo sigue haciendo preguntas y esperando, esperando. El sueño se posa en los versos del poemario y no impide que, por ejemplo, un unicornio se enamore de una princesa y, al fin, queden los dos inmortalizados en un tapiz que, con el título "La dama y el unicornio", sigue hechizando, desde el S. XV, a todo el que lo contempla. "El príncipe Hielo" vive en una paradoja porque nota que algo le está pasando, aunque le cuesta descubrir que se ha enamorado de un rayo de sol. "La princesa Suspiro", tan parecida a la de Rubén Darío, sigue soñando y aguardando un destino que no llega porque ella misma lo rechaza. "El príncipe Sueño" sitúa al príncipe en el lugar de la princesa, de la Bella Durmiente, y le hace vivir un sueño, a la manera de Segismundo, mientras la princesa trata de despertarlo con un beso de amor para, oh prodigio, acabar soñando juntos los dos. "El Castillo de mis sueños" muestra que, después de tantos deseos de elementos materiales, lo que importa es la esencia y ese "comenzar otra vez...".
 Algo parecido le sucede a la "Princesa viajera" que busca un amor ideal que solo halla, como Bécquer, en los viajes que hace a sus sueños. De nuevo la paradoja en "Destino y Origen" condenados a no encontrarse nunca, "El hada infinito", mientras, sigue su camino y su labor que nunca se acaba porque todo es un eterno retorno. En "Barcarola", al príncipe hechizado, se le pide algo imposible, vista su trayectoria. "no mueras de amor". Y enlazando con este poema, "Vals" se convierte en nostalgia, en ausencia, en siempre errar, en recuerdo y en infinito, en no ser jamás.  En "Amanezco", se reúnen todos los anhelos de los que se hablan en los poemas porque "Amanezco a un día nuevo / en la torre de mis sueños / y nada importa si tardas, / cautivo, te espero en mi sueño...". Los dos últimos poemas "La princesa dorada" y "Un dragón blanco" siguen hablando de los sueños, de los encuentros imposibles, de los contrastes y, por supuesto, de la búsqueda del amor.
Entre gobelinos, almenas, castillos de cuento, suspiros y anhelos, los poemas de Sin era y jamás nos van sumergiendo en las eternas quimeras del ser humano, en los imposibles, en los misterios, en los secretos y en los sueños.
Y, mientras, Dagoberto Fuetes tiene la misión de ilustrar el poemario y lo hace escogiendo algunos de los personajes más importantes para inmortalizarlos en el momento en que está al punto de cambiar sus vidas porque acaban de descubrir esa sacudida brutal que es el amor.
Es difícil escribir de forma conjunta y, con seguridad, los dos autores han tenido que hacer un esfuerzo importante para aunar sentimientos y acortar distancias.
Entre versos de artes mayor, asonancias, comparaciones, adjetivos rutilantes, metáforas, paralelismos, cadencias, sones y ritmos muy marcados, los versos de Sin era y jamás van fluyendo como fluye el agua de un río en la mar, como fluyen las propias vidas.

sábado, octubre 10, 2015

Leyenda de un beso,
Asunción Carracedo - Bett,
Amigos de Papel, 2015.

Las palabras son, fueron y serán. Cantan, bailan, juegan, caracolean, aman y tejen otras palabras al son de su propio rumor porque el Bosque del Abecedario "donde las palabras tiemblan en las hojas de los diferentes árboles" permite este y otros prodigios cada día. El problema es que no todos sabemos verlo porque, para penetrar en la vida privada de las palabras hay que ser muy avispado, muy sensible y muy niño. Son cualidadades que, de una en una, quizá podamos encontrar, pero a la vez resulta más difícil. Asunción Carracedo las tiene y las derrocha a manos llenas en este libro, casi poesía, casi cuento, casi luna, casi sol, casi magia, casi certeza. Leyenda de un beso es un trabajo que su autora ha dejado dormir durante mucho tiempo porque, a menudo, lo que nos provoca más ilusión también nos causa respeto. Así que nos alegramos porque, al fin, este proyecto se haya hecho realidad.
La historia puede leerse en clave metafórica, si somos adultos, o, en clave mágica, si somos niños; en cualquiera de los casos, nos llegará al alma porque son tantos los registros que la autora pulsa que difícilmente dejarán a nadie indiferente. 
La protagonista es una poesía que habita en un Palacio de Papel. Es una poesía especial, porque siente vergüenza de mostrarse, aunque es bellísima. Es una poesía lírica porque solo en la lírica el poeta se desnuda y se libera de los corsés que le aprisionan para dejar su alma en libertad. Eso le pasa a nuestra poesía, aunque teme mostrarse, no quiere estar sola porque cree que le harán daño. De ahí que se refugie en un cuento. Y es en ese momento cuando Asunción Carracedo logra unir dos géneros literarios, la poesía y la narrativa y no solo los une, sino que los fusiona. Demuestra, así, que los, aparentemente contarios o distintos pueden llegar a entenderse e, incluso, a enamorarse.
El cuento "es noble, de buen corazón". Es un cuento escrito por alguien joven, por lo tanto aún no ha madurado, pero está en el camino. Y el cuento, que no es ajeno a la lírica, acoge a la poesía entre sus páginas y "le hizo un hueco adornado de silencios para no asustarla, sin exclamaciones impertinentes que la molestaran con sus gestos de admiración". El cuento se expurga a sí mismo, se libera de elementos innecesarios, se va puliendo, como hacen los buentos textos y alcanza la madurez y, de paso, se enamora de la poesía. 
Asunción Carracedo, conmovida y ensimismada, traslada el amor humano a los géneros literarios y les hace vivir una historia de cuento, de leyenda, como reza el título del libro. Y la primera manifestación de ese amor nuevo es el beso, un beso que cobra vida, que sabe, siente y actúa. 
Leyenda de un beso descubre que las palabras tienen secretos más allá de la gramática, la ortografía, la fonética y la sintaxis; es más, comprueba que no hay textos puros, que en la impureza literaria puede residir la mejor historia porque un cuento, por muy bien escrito que esté, si no provoca emoción en el lector, no acaba de encontrar su camino y una poesía, aunque se muestre  muy bien compuesta métricamente, si no nos conmueve tampoco tiene sentido. De ahí la apuesta personal que hace Asunción Carracedo, al unir dos géneros, aparentemte dispares, porque en la literatura todo es posible, incluso un beso de palabras.
El relato, mitad cuento mitad poema, como ya dijimos, está ilustrado por Bett (Beatriz Blanca Tettamanzi) y, gracias a su trabajo, el lector, niño o adulto, se llena de júbilo porque, pases la página que pases, te sale al encuentro la dicha de vivir en forma de explosión de color. Bett juega con las estaciones, con los colores, con las estrellas, con la música y el viento. Bett sabe de los misterios del amor y los humaniza, permite que todos seamos testigos del poder transformador que tiene, sin ir más lejos, un beso. Poesía y cuento, juntos, arrojan por la borda sus miedos, prescinden de sus impedimentos y aceptan ser parte de un nuevo texto, de una leyenda, de un libro magnético y hermoso.
Además, tipográficamente el texto está cuidado hasta en el menor detalle. Las palabras se adelgazan o aumentan, se asoman a las páginas, se mezclan con los dibujos, adoptan distintos tamaños y colores y son, en suma, como el cortejo nupcial de la poesía y el cuento, el sentimiento hecho leyenda.
La metáfora es la reina de  Leyenda de un beso, pero también los juegos de palabras, los paralelismos, las frases con doble sentido, la personificación, la anáfora y un ramillete de recursos formales, retóricos y sintácticos que Asunción Carracedo maneja con soltura. Con este libro se cumple, como dijimos al principio, uno de sus sueños, el sueño de unir la magia del cuento con el rubor de la lírica y la magia de la leyenda.
Leyenda de un beso aparece en otoño, en la estación plena del año, también de forma simbólica como sabrá apreciar el lector. Múltiples son sus colores, múltiples sus registros, múltiples las emociones que provoca.

domingo, octubre 04, 2015

El príncipe Niebla,
María García Esperón
Ilustraciones: Carlos Fuentes Baute
Colombia: Enlace Editorial, 2014. (El Tren Dorado)

¿Tienen los cuentos tradicionales vigencia hoy en día? ¿Pueden aportar algo a niños y jóvenes? ¿Pueden competir con las nuevas tecnologías? ¿Es una apuesta arriesgada retomar un tema legendario y ofrecerlo a los lectores del S. XXI? A todas estas preguntas y a muchas más  contesta el libro que María García Esperón ha publicado dentro de la colección el Tren Dorado, en Enlace Editorial.
La escritora retoma la historia del legendario Califa que protagoniza tantos cuentos en Las Mil y una Noches y nos lo trae, nuevo, fuerte, recién nacido, para que todos podamos disfrutar de un camino, de un destino, de un viaje iniciático y de una promesa. La promesa de la sabiduría, de la comprensión, de la humanidad, de la aceptación de uno mismo.
En un reino, entre brumas, acaso Asturias, acaso Galicia, vive un niño, aparentemente huérfano, en compañía del sabio Emrys. Es un niño extraño, solitario, distinto al que todos llaman Niebla. Gracias a Maravilla, una niña que aparece en a la vida de Niebla de forma difícil, pero acaba calando en su alma, Niebla entiende el valor de la amistad. Un buen día, se recibe una carta de un reino lejano que obliga a Niebla a aceptar su destino. Él es hijo de reyes y, como tal, debe tratar de llegar a su país porque su padre se encuentra moribundo y quieren usurparle el reino. Niebla acaba poniéndose en camino y es entonces cuando empieza su verdadera historia -y la de Maravilla que se obstina en seguirlo-. Son muchas las pruebas que ha de superar en el camino. Niebla muestra su gentileza, su amabilidad, su solidaridad y, poco a poco, se va acercando más a su destino, montado en su fiel caballo, Humo. Continuamente se suceden las señales y continuamente Niebla, envuelto en su propia historia, las va superando. Y es que la vida es eso, camino, superación, proyecto, sueño, bruma y seguir caminando.
El relato ofrece todos los ingredientes propios de un cuento tradicional, personajes, escenarios, así como la atmósfera mágica y de misterio que envuelve continuamente a  estos personajes, Niebla aún no es el gran rey que será, pero sí es un niño con la fuerza necesaria para creer sin ver porque eso es la fe y una gran fe envuelve a Niebla que, por fin, está encontrando la respuesta a la pregunta que tanto inquieta, que tanto nos inquietra: ¿Quién soy yo?
El amor, la amistad, los obstáculos, las luchas por el poder, la sabiduría, la bondad... son ingredientes que el lector irá encontrando en el relato; ingredientes que le harán olvidar su propio tiempo para sumergirse en otro, atemporal, donde sigue siendo posible creer en uno mismo. Porque, como le dice el sabio, casi al final del relato, cuando Niebla parece desfallecido: "Ningún hombre debe ejercer sobre otro su tiranía, ni privarlo de la libertad y de los sentidos, de su futuro y de su amor".
Niebla acaba haciéndose cargo de su trono, aunque no puede despedirse de su padre, pero sí sigue con las dos personas que más lo han ayudado, Maravilla y el sabio Emrys. Envuelto en la niebla de la madrugada, Niebla llega a Bagdad y todos los pesonajes, peones de esta historia, ocupan su lugar. No sabemos si estamos en un sueño o vamos a despertar, pero todo sucede como debe ser: "Los tres soñaban mientras uno formado por muchos, Uno que era todo el pueblo, avanzaba como la niebla cuando baja de la montaña". Y ese es símbolo que se oculta tras el nombre del príncipe, la Niebla, como un manto, acaba confundiendo a los usurpadores y llevando al príncipe, al fin, a casa.
El Príncipe Niebla se divide en 17 breves capítulos que siguen el esquema clásico de introducción, nudo y desenlace. Es más, si lo analizamos bien, observaremos todas las funciones propias de los cuentos, las que V. Propp analizó en su día. Hay protagonista, ayudante, oponente, objetos mágicos...
Es un relato, por otra parte, muy bien construido que te envuelve como la propia niebla y que prepara al lector, como si tuviera que hacer a la vez que Niebla el camino, porque el príncipe y el lector van de la mano y, juntos, entran en Bagdad.
Carlos Fuentes Baute es el encargado de darle rostro a los personajes y a los escenerios y lo hace con unas ilustraciones realistas y muy cercanas al lector porque Niebla bien podría ser un niño de hoy, así como el sabio un venerable anciano o Maravilla, una niña morena y tierna. Son dibujos, en blanco y negro, que permiten equilibrar, en la mente del lector, la magia y la realidad porque, al fin, el día a día también pueder revestir misterio. ¿O no?
Niebla es el gran personaje que podemos rastrear en la historia y en la mitología; será el gran líder y será el gran rey; pero ahora es solo un niño-maduro, en la línea del tópico del puer senex, que quiere conocerse más y busca contestar a las preguntas que, desde la infancia, atormentan su alma. Las respuestas están en las páginas de este delicioso libro que nos hará creer que la magia existe, que es posible aún encontrar nuestro futuro escrito, en letras doradas, en el firmamento.
Por otro lado, el libro forma parte de la colección El Tren Dorado, que es un proyecto de Enlace Editorial, que pretende -y ya lo está consiguiendo- ofrecer historias de gran calidad a niños y jóvenes; en esta ocasión a niños desde 11 años, aunque, por supuesto, la lectura no tiene edad.

domingo, septiembre 27, 2015

Qui, què, qui?
Olivier Taller,
BiraBiro Editorial, 2015.

Qui, què, qui? és un llibre molt bonic especialment adreçat als més petits que formula una sèrie de preguntes breus i molt directes i la resposta només es pot donar després de fer-ne una observació acurada de totes les imatges. Són dos pàgines per pregunta, amb format allargat i amb diferents imatges de nens i d`animals. Els personatges es troben  fent accions diverses i la pregunta sempre està ben formulada.  Per exemple, al primer cas es diu "Qui ha dormit poc? i veiem,un nen amb un gran somriure, un altre tocant la trompeta, un disfressat, una nena amb uns globus i un altre tocant el tambor. També hi ha un nen i un osset enfadats i dos més, un amb cara de sorpresa i l`altre amb cara de...son. Així, mirant bé tots els dibuixos, molt ben caracteritzats, els nens acabaran donant la resposta a totes les preguntes com:
Qui ha jugat amb el gat?
Qui té molta por?
Qui noi s`atreveix a ballar?
Qui està enamorat?
Qui no ha arribat a temps al lavabo?...
A més de l`observació, el llibre permet que es comenci a parlar de les emocions, des afectes i també de la vida quotidiana, amb la qual cosa el llibre té diferents lectures, totes enriquidores.
El format ens sembla molt apropiat pels més petits i és aconsellable que un adult miri amb ells el llibre per fer-ho més intens i pot ser formular noves preguntes, perquè, això sí, no ens quedarem només amb una pregunta doncs cada personatge amaga al darrera nous reptes.
Qui, què, qui? ens sembla un llibre ideal com a regal i també per les escoles o les llars d`infants.





El pirata Pepe y la tortuga,
Ana María Romero Yebra -Mikel Valverde,
2015

No es la primera vez que nos referimos al pirata Pepe, un personaje creado por Ana María Romero Yebra que ya ha protagonizado diversas historias. Pepe no es un pirata al uso, si bien su aspecto es el típico (parche en el ojo, pata de palo y un loro), Pepe es un hombre sensible, que tiene tres hijos, una mujer y una vida tranquila en alguna isla desierta que cada uno puede ubicar donde quiera. A Pepe no le gustan los abusos, ni le gusta la prepotencia; es nás valora la amistad, valora la lectura y es muy inteligente. Pepe no es, por lo tanto, el modelo de personaje rudo y complicado, sino que demuestra que, en la vida, los tópicos son solo eso, tópicos.
En esta ocasión, cuando Pepe regresa del pescar, sus hijos lo esperan muy apenados porque se han encontrado a una tortuga herida y no saben cómo ayudarla. La tortuga ha sido arponeada y está muy débil, tanto que ni se puede mover ni puede comer sola, pero Pepe y su familia, con paciencia, la ayudan hasta que se recupera. Cuando la acompañan para que regrese al mar, la tortuga decide quedarse con ellos porque se ha encariñado con los niños.
En el relato se hace una defensa de la naturaleza que los niños sabrán entender y aplicar, esa es nuestra esperanza. El ser humano no es el dueño de la vida animal y tiene que respetar su entorno, porque, al fin y al cabo, es su casa y lo único que tiene -que tenemos-.
El cuento está escrito en verso, como todos los de la serie, y la estrofa escogida es la cuarteta. Por su métrica, la cuarteta se acerca mucho al romance, de ahí que tenga un aire popular, muy cerca de la tradición oral y sea muy adecuado para su memorización y posterior recitado.
Las ilustraciones de Mikel Valverde, como siempre, son muy expresivas y dibujan no solo a los personajes, sino el escenario que los envuelve, con su playa, las palmeras. El barco de Pepe es pirata porque lleva la bandera pirata, pero, si lo miramos, es simplemente un pequeño barco de pesca porque Pepe no necesita nada más para ser feliz. Sus hijos, dos niñas y un niño, van siempre unidos y muestran, en sus rostros, todas las emociones posibles, desde la preocupación a la alegría. Ahora bien, la estrella del relato es la tortuga, enorme, con expresión casi  humana que cambia a medida que se va recuperando.
Sin duda, El pirata Pepe ayudará a los primeros lectores a cambiar los estereotipos y a creer que  mostrar los sentimientos no nos hace vulnerables, al contrario.
El hada del arco iris,
Ana María Romero Yebra - Teo Puebla
Bruño, 2015

Felizmente, El hada del arco iris, ha sido editada de nuevo y eso siempre supone una alegría porque este libro estaba ya agotado y muchos niños y niñas se hubieran perdido las aventuras de un hada pizpireta y especial, el hada del arco iris.
El hada es la encargada de dibujar, cuando llueve, el arco iris en el cielo, pero, como es travisia y juguetona, se entretiene usándolo como tobogán. Un día se cae en un charco y pierde la varita. Ahora bien, gracias a ello, ayuda a la madre de Juanito y a mejorar su economía familiar. ¿Y por qué? Porque, en la vida y en los cuentos, nada es casual. La vaca Gallarda, atraída por el charco de colores, se bebe toda el agua y su leche ya no es blaca si no de colores. La ocasión es única y la madre de Juanito prepara yogures, batidos, helados... de colores. Así puede comprar más vacas lecheras y agrandar el establo. Mientras, el charco se seca y el hada recupera su varita, aunque, eso sí, se la ata a la muñeca no se le vaya a caer de nuevo.
El hada arco iris es un relato luminoso y alegre muy apropiado para los primeros lectores que combina la imaginación con la vida real porque dos son los planos que aparecen en el cuento, el hada y su magia y Juanito, Gallarda y su madre. No obstante, ambos confluyen y lo que sucede, como no podría ser de otra manera, también es prodigioso. Y es que, a menudo, no somos capaces de ver las maravillas que nos rodean, aunque sean tan diminutas como una varita mágica capaz de pintar el arco iris en el cielo.
Por otro lado, el libro figura en la Lista de honor del Premio CCEI de Ilustración por el trabajo de Teo Puebla quien plasma, como nadie, el cielo tormentoso, el pelo pelirrojo del hada, la parsimonia de la Gallarda, la luz del arco iris y el prodigio de la leche de colores.
El libro se presenta en letra ligada, con lo cual también fomenta que los pequeños vayan, despacio, leyendo y disfrutando con una historia tan tierna como la que estamos reseñando.

domingo, septiembre 20, 2015







¡Arriba las patas! / Potes enlaire! 
Catharina Valckx 
BiraBiro, 
2015.


 Billy es un hámster amable y cariñoso. Su padre, un cowboy famoso, quisiera que su hijo siguiera sus pasos, pero le parece que, con su carácter, nunca lo logrará. No obstante, le permite que lo intente. Y así, Billy, con su pistola de juguete, su antifaz y su sombrero, se dispone a convertirse en un cowboy temido. Tal y como su padre le ha dicho, su grito o consigna será ¡Arriba las patas!. Primero lo intenta con un gusano, Juan Alberto, que no tiene patas, pero que decide acompañarlo; después encuentra a una ratita, Josefina, que no solo levanta las patas, sino que se dispone a hacer todas las cabriolas necesarias para pasar un buen rato porque Josefina tiene muy buen sentido del humor y decide seguir a Billy también. Billy lo intenta de nuevo con un conejo, Tito, que no le hace ni caso de lo deprisa que va. Algo desmoralizado, piensa que nunca será como su padre cuando un zorro llega y trata de asustarlos. Entonces, Billy, en nombre de la amistad, adquiere una fuerza en su voz y en su gesto que desconocía tener y es capaz de hacerle frente y proteger a sus nuevos amigos. Al fin y al cabo, como dice su padre, orgulloso al saber la noticia, como cazador de zorros no estará mal. Todo termina con una merienda y con un padre contento que no presiona a su hijo para que siga su camino. Como guiño al lector adulto no está nada mal.
Este es el resumen de uno de los primeros libros editados por el nuevo sello editorial, BiraBiro, al que deseamos un futuro magnífico, ya que el presente no puede ser mejor con los libros de, por ahora, está editando. BiraBiro busca libros de calidad para niños y jóvenes y apuesta por una literatura infantil y juvenil cuidada en donde la imaginación y el humor son cualidades muy apreciadas.
El libro que estamos reseñando recoge estas ideas y le añade el matiz de la ternura y la ironía porque ¡Arriba las patas!, de la escritora holandesa Catharina Valckx, es un relato lleno de humor y diversión. A la artista, escritora e ilustradora, le gustan los contrastes y apuesta por los más débiles. De ahí que un hámster pequeño, con una pistola de juguete, asuste al zorro. La fuerza, nos dice la escritora, está dentro de cada uno, no son las apariencias las que nos determinan, sino nuestras ilusiones y la capacidad que tengamos para creer en nosotros mismos.
Las ilustraciones, sin duda, son de gran calidez y dan vida a los personajes. Interesan mucho las expresiones, los ojos, la sorpresa y, por supuesto, el paisaje. El relato transcurre en algún lugar del lejano Oeste.
Por otro lado, ¡Arriba las patas! es ya un libro muy premiado y que, con su traducción al castellano y al catalán, llegará a muchos niños que no solo se divertirán con este personaje pequeño, pero decidido, sino que entenderán que la valentía puede demostrarse en las ocasiones más dispares y todos podemos ser valientes en el día a día y, además, pasarlo bien.
¡Arriba las patas! muestra como es posible superarse a sí mismo sin perder el sentido del humor ni la empatía con los demás. En suma, el libro ideal para los primeros lectores.







Osito
Else Holmelund Minarik - Maurice Sendak
Kalandraka, 2015

¿Pueden a los niños de hoy interesarles unas aventuras escritas y publicadas a finales de los años 50? Es más, ¿pueden interesarles aún unas historias protagonizadas por un osito? La respuesta es rotunda y tajante: Sí. Y les interesan por varios motivos. Para empezar, porque es el primer título portagonizado por un personaje entrañable y muy cercano a los pequeños en actitudes y emociones. Además, tanto el texto como las ilustraciones son obras de arte. Else Holmelund cuida el texto, mima las palabras, se sumerge en el universo infantil y lo reviste de una especial aureola de ternura y viveza inigualables. Y, por supuesto, Maurice Sendak, con sus ilustraciones, reescribe, de alguna manera, el texto y nos permite, a los lectores, grandes y pequeños, asomarnos a un mundo íntimo, donde los animales van vestidos con levita   o  vestidos largos y se comportan como auténticos caballeros y damas del S. XIX. A ello, y no es menos importante, añadimos la espléndida traducción de María Puncel (en la versión española) quien, con su sensibilidad, permite que Osito hable también en castellano.
En esta ocasión, son cuatro los cuentos que se incluyen en este libro, primorosamente editado por Kalandraka. Se trata de "¿Qué se pondrá Osito?, "La sopa de cumpleaños", "Osito va a la Luna" y "El deseo de Osito".
Nos puede chocar ver al Osito sin vestir, aunque comportándose como un niño, mientras el resto de personajes (padres, abuelos, amigos...) van vestidos. Pues bien, en el primer relato se desvela el misterio. Osito tiene frío y nada se lo alivia, solo su propia piel. De ahí que, en preciosa metáfora, Osito decida que no necesita nada más para ser feliz que su aspecto, sin añadidos. Cada niño debe aprender a cultivar sus propias cualidades y los padres han de acompañarlo en ese proceso apasionante porque ningún niño es igual y todos tienen su propio ritmo de aprendizaje y sus propias virtudes. Osito lo demuestra así y su madre, amorosa y atenta, está a su lado para indicarle que puede contar con ella, que no se olvida de nada que lo ataña (su cumpleaños, por ejemplo), que le permite potenciar su imaginación (en ese especial viaje a la luna que emprende) y que es capaz de hacer de su propia vida un cuento, como en "El deseo de Osito". Además, mamá Osa entiende que hay que dejarlo crecer sin imponerle condiciones. Y eso hará Osito en los siguientes relatos, crecer, aprender y ser feliz.
Osito gustará mucho a los primeros lectores que, de alguna manera, se sentirán indentificados con este personaje y, como él, aprenderán a hacerse, poco a poco, mayores.

viernes, agosto 21, 2015

Un beso para osito,
Else Holmelund Minarik - Maurice Sendak,
Kalandraka

Un beso para osito se publicó por primera vez en 1968. No obstante, la historia que cuenta es tan tierna y cautivadora que los niños del S. XXI recibirán, con entusiasmo, este cuento. No hace falta insistir en la necesidad de retornar a los clásicos, también en la literatura infantil. La originalidad y la frescura son cualidades que todos los lectores demandan, más los primeros lectores que son como esponjas abiertas.
En esta ocasión, Osito no es exactamente el protagonista del relato, sino más bien el causante. Nuestro amigo pide a Gallina que le lleve un dibujo que ha hecho para su abuela y la gallina, inocente, le hace el recado. A la abuela le gusta tanto el regalo que le da un beso para Osito y ahí empiezan las cuitas para la pobre gallina. El beso va pasando de animal en animal, a Gato, a  Rana, se queda enredado un rato en la historia de amor entre Mofeta y Mofeto y, finalmente, llega, gracias al empeño de la gallina a su destinatario. Ahora bien, cuando Osito pide que le devuelva el besito la gallina se planta. Hasta ahí podríamos llegar.
El cuento, pues, tiene estructura acumulativa y es, formalmente, sencillo, pero muy rico en emociones y en actitudes. Los animales, humanizados en sus comportamientos, son una especie de espejo para el niño lector quien, con seguridad, se podrá identificar con algo de ellos.
 Un beso para osito culmina de manera festiva con la boda de Mofeta y Mofeto, quienes invitan a todos los amigos. Al fin y al cabo, el beso de la abuela fue el causante de tanto alboroto.
Las ilustraciones, de Maurice Sendak, son bellísimas. Sendak se inspira en las composiciones clásicas y crea unos grabados soberbios, lleno de detalles. Sendak, no hay que repetirlo, es un genio, eso está claro. En esta ocasión mantiene, como en todos los libros de la serie Osito, una misma línea clásica que contrasta con el propio relato, de líneas cercanas. Podríamos pensar que es una ilustración pomposa,  pero nada más lejos de la realidad. Gracias a este aparente contraste entre las líneas clásicas, propias de la ilustración de Sendak, y el texto de marcada tradición oral, que escribe Else Holmelund, se logra una obra completa, de calidad y siempre actual. Por decirlo así, gracias a Sendak la literatura infantil adquiere categoría artística y, por lo tanto, prestigio y relevancia.
Un beso para osito es, en definitiva, un libro que puede ser leído en voz alta -es más, los niños nos demandarán una lectura dramatizada- mientras sus ilustraciones han de contemplarse con reposo y detenimiento. Por lo tanto, ahí estaría el ejemplo de lo que debe ser un clásico. Sobran más palabras.

miércoles, agosto 19, 2015

Color animal,
Agustín Agra - Maya Hanisch,
Kalandraka, 2015.

De vegades, la realitat amaga més sorpreses de les que ens pensem. Estem acostumats a mirar, sí, però no a contemplar ni a observar amb cura el món que ens envolta i, precisament, a "Color animal", l`Agustín Agra ens proposa, als nens i als grans, que ens deixem seduir per uns animals, uns 30, que ens surten, amb color i amb força, a trobar des de les pàgines d`aquest bonic llibre.
Els textos, breus i prou sucosos, ens posen en antecedents i ens fan entendre molt bé com són aquests animals. Així, "L`ós polar quan caça una foca s´hi acosta lentament, sense fer soroll", el guepard "vigila la sabana camuflat", la zebra "es defensa a coces i mossegades", el flamenc "quan neix és blanc" o el paó "dorm sobre un arbre". Aus boniques, impressionants, mamífers potents, però també petites papallones o granotes formen l`imaginari d`aquest llibre que no segueix cap altre criteri que el gust de l`autor, perquè la idea és crear sensacions i estimular la curiositat en els petits i crear noves preguntes.
Les il·lustracions, de Maya Hanisch, són realment fastuoses. Segueix la tècnica del collage digital i va servir unes imatges poc convencionals, a la vegada que plenes de vida, de color, d`animació. Resulten unes il·lustracions, de veritat, irresistibles.
"Color animal" s`adreça als nens, des dels 4 anys, i ens parla de la curiositat, de la vida en estat pur i del respecte als animals i a tots els éssers vius. És un llibre que s`ha de llegir amb cura i s`ha d`assaborir amb calma per poder absorbir tota la bellesa del text i de les imatges.
Kalandraka edita el llibre en castellà, català, galleg i portugués. Un llibre, efectivament, per somniar i créixer.


martes, agosto 18, 2015





El vuelo de las luciérnagas,
Ana Alcolea.
Ilustraciones: Juan Bauty,
San Pablo, 2009.

El vuelo de las luciérnagas es, sencillamente, un libro delicioso no solo por la historia que narra sino por cómo se narra. La magia, la imaginación, los recuerdos, las palpitaciones del pasado afloran al presente y permiten a nuevas generaciones sentirse en consonancia con sus ancestros. Y aún hay más.
Cerca de Génova, en una casona familiar, se van a celebrar las bodas de plata de los abuelos de Mariana, una joven adolescente española, de ascendencia italiana, que vuelve, con su madre, al escenario de su infancia, en la casa de los abuelos.
Poco a poco, van apareciendo el resto de los personajes, los primos de Mariana, sus tíos y, en especial la tía Angélica, una mujer autonóma, comisaría de policía, muy parecida, en aspecto y carácter a la propia Mariana.
La casa, como un animal dormido, se va despertando poco a poco y va dando, a cada personaje, aquello que necesita. Los recuerdos de los que se nutren la vida, la memoria de una infancia o la historia a veces no tan plácida... 
Por un lado, Mariana, su primo Carlo, a veces Marcella y, casi siempre, otro amigo, Mauricio, van a entender que los misterios a veces, sin aun saberlo, están compartidos y que un secreto puede pasar de generación a generación. Así, descubren un cuchillo oxidado a los pies del viejo teleférico, con el que se pincha Marcella y eso les lleva a fabular, aunque la respuesta la da el abuelo, en los últimos momentos del relato. También hallan una cueva que contiene un extraño secreto: tres muñecos de porcelana sin ojos, cuya explicación es más sencilla de lo que hubiéramos imaginado nunca, pero le da ese toque de misterio tan importante para el lector que se interna en una aventura como la que nos narra Ana Alcolea.
El vuelo de las luciérnagas es un texto metafórico, empezando por el título. Las luciérnagas, con su luz tenue, son un reclamo para todos los personajes y permiten conjugar las distintas historias; pero también lo son las ardillas que corretean por el tejado y las propias serpientes de agua que hay que espantar con un bastón.
El libro guarda muchos secretos, como las recetas transmitidas de generación a generación, o la memoria hitstórica del abuelo que habla de las guerras pasadas y se conmueve al hacerlo, o el amor latente entre Angélica y Marco que acaba resolviéndose al final.
Es un texto, aparentemente sencillo, puesto que va destinado a niños desde 10 años, pero con una fuerza extraordinaria. Un texto cargado de símbolos, acaso uno de los más potentes sea el viejo teleférico que acaba funcionando de nuevo. Dividido en 24 capítulos, va desgranando la historia, con mano diestra, hasta las respuestas finales.
Además, Juan Bauty, con sus ilustraciones, da la cara a los personajes, los dulcifica, gracias a sus colores cálidos, y nos los acerca, nos los hace más entrañables.
El vuelo de las luciérnagas es, por otra parte, una novela iniciática. Ni Mariana, ni sus primos, por supuesto, ya volverán a ser los mismos después de ese encuentro. Es una novela que mueve emociones, que pulsa cadencias, que hace aflorar el pasado, que permite reconciliaciones y que une a los miembros de una misma familia en un proyecto común, plagado de pequeñas confesiones y de muchas complicidades.
Cabe añadir que es un libro que puede gustar a cualquier tipo de lector, así que...¿por qué no dejarse seducir por el vuelo de unas criaturas tan efimeras y gráciles como las luciérngas? Ana Alcolea tiene varias respuestas y todas abiertas.