martes, octubre 11, 2011

                                                      Rita y el sueño del alquimista,
Mikel Valverde,
Macmillan Infantil y Juvenil, 2001.


La simpática Rita es la protagonista de esta nueva entrega de Mikel Valverde, Rita y el sueño del alquimista. Son, hasta la fecha, 9 las aventuras protagonizadas por esa niña que se caracteriza por su gran capacidad de observación, por su curiosidad y por su buen vocabulario y es que Rita lee mucho, aunque ese detalle no la hace ni distinta ni especial frente a sus amigos. Rita se divierte y tiene sus problemillas como cualquier otra niña. Eso es lo que la hace tan atractiva.
En esta ocasión Rita se traslada, con su tío Daniel, al que adora, a Praga para pasar unos días antes de las Navidades. Ella espera poder disfrutar de la ciudad y ni se imagina hasta qué punto. Su tío está trabajando, con otra profesora, el caso del alquimista Gatuso, en busca de la piedra filosofal. Ambos se alojan en su casa y allí conocen a la familia de la profesora, en especial a su padre, el señor Flander, un hombre muy aficionado a la astronomía y a los horóscopos. Flander es, precisamente, quien le habla a Rita de la leyenda del hijo de Gatuso, quien, según se cuenta, aún vaga sin cabeza por toda la eternidad.
Rita y el sueño del alquimista mezcla la realidad con la fantasía. Mikel Valverde, con esa transparencia y gracia narrativas que lo caracterizan, es capaz de pasar de una situación mágica a otra totalmente verosímil. Así, a Rita la cofunden con una bruja y está en serios apuros. Precisamente es Rita quien decide acercarse al castillo a descubrir el enigma y, gracias al señor Flander, a los hijos de la profesora y a un tendero, lo logra, aunque de una manera casual. Ahora bien, ¿para qué sirve tener el secreto del oro? ¿Y si cae en las manos equivocadas? La cuestión acaba solucionándose en la intimidad, de una manera cotidiana y es Rita quien toma la última decisión. Claro que… el lector debe llegar hasta el final para averiguar el secreto.
En el relato hay distintos elementos muy atractivos, como la descripción de los lugares emblemáticos de Praga o aspectos tan curiosos como la presencia de una carpa, María Elena, quien ayuda a Rita en sus averiguaciones o la conmovedora ayuda de un personaje misterioso que resulta ser, ni más ni menos, el propio Golem.
Rita y el sueño del alquimista es uno de los relatos más extensos de los que, hasta ahora, ha protagonizado Rita. Mikel Valverde, poco a poco, va realzando algunas de las cualidades de Rita quien no pierde ni su sentido del humor ni su manera estrambótica de resolver los problemas. En esta ocasión, acaba disfrazada de verdura, a lo Arcimboldo.
En el relato los diálogos son muy importantes para la caracterización de los personajes, así como las descripciones o las pistas que va repartiendo el narrador para que el lector extraiga sus propias conclusiones. Rita y el secreto del alquimista cuenta, por supuesto, con las ilustraciones a las que nos tiene acostumbrados Mikel Valverde y que presentan a una niña morena, con unos rasgos muy marcados; aunque sin olvidar los escenarios que, en esta ocasión, insistimos, son muy importantes.
Normalmente Rita, cuando está en su casa, suele acudir a pedir consejo a las ranas sabias, aunque, en esta ocasión cambia a los anfibios por un pez, la carpa quien, por supuesto, es recompensada al final del relato.
En definitiva, Rita y el secreto del alquimista es un relato que gustará a los lectores desde 10 años. Además propicia la reflexión en torno a cuestiones morales como puede ser el hecho de ser capaces de convertir cualquier cosa en oro. ¿Seríamos iguales si supiésemos el secreto? ¡Rita nos dará la respuesta!

                                                                     Arcimboldo

0 comentarios:

Publicar un comentario