martes, octubre 18, 2011

Corazón de piedra,
Agustín Fernández Paz. Ilustraciones Federico Delicado
Madrid, Oxford, 2011, El árbol de la lectura, 31.

Agustín Fernández Paz en Corazón de piedra brinda un homenaje a los cuentos populares y tradicionales que tan importantes son en su obra. En esta ocasión escribe un hermoso relato, Corazón de pedra, en el original gallego que se interna en el maravilloso mundo de los dragones que, en teoría, están extinguidos o acaso nunca existieron. ¿Y eso qué importa? Para Brenda, la niña protagonista del cuento, es indiscutible que sí existen los dragones y a ellos entrega todos sus afanes. Es una niña curiosa y observadora que escribe redacciones sobre dragones, que los defiende y que sabe que, en el fondo, quien los niega es que los teme.
Durante las vacaciones de verano, sus padres y ella se alojan en una casa rural que ofrece muchas posibilidades para desconectar de la ciudad, para pensar y relajarse. Los paisajes son hermosos y el tiempo parece que transcurra a otro ritmo. Brenda, gracias a su anfitriona, conoce una leyenda del lugar que habla de un fiero dragón y de su misteriosa desaparición. Un día, paseando por el bosque, descubre una rocas y mirándolas una y otra vez llega a la conclusión de que el dragón fosilizado que solo aguarda a que alguien lo despierte. ¿Qué no hará la imaginación de la niña para lograrlo?
En el relato encontramos otros ingredientes interesantes como el del escritor que se aloja también en la casa rural y que, de una manera medio disimulada, sigue a Brenda y la observa. No sabemos muy bien qué ocurre con el escritor, pero se intuye que el relato final es, con seguridad, fruto de la notas de ese personaje que encontró la inspiración en una niña.
Agustín Fernández Paz se complace en ofrecer hermosas descripciones del paisaje que nos evocan paraísos perdidos y que hacen pensar en el sueño de la infancia superada. Las ilustraciones de Federico Delicado son sorprendentes y destacan el aspecto prodigioso del relato, la espera de la niña, el deseo de despertar al dragón… el deseo de que el sueño sea realidad.
Corazón de piedra va destinado a los lectores desde 8 años y es un relato bien construido, que habla de las relaciones familiares, del poder del cariño, de la fantasía, del respeto hacia los que no son iguales y, sobre todo, de la imaginación. Y es que si solo creemos en lo que vemos, no vivimos de verdad. Hay otra fuerza más importante que es la nos empuja a sentir, a creer y… a vivir… como le ocurre a Brenda.






Reseña en Pizca de Papel

0 comentarios:

Publicar un comentario