lunes, octubre 03, 2011

Blanca Álvarez. Il. Juan Berrio,
Madrid, SM, 2006, (El Barco de Vapor, 114)



La araña enamorada es la historia de un amor entre una araña y una golondrina. El relato, destinado a los primeros lectores, es bellísimo y está narrado con una exquisitez estilística que hace que sea un libro muy apropiado para leer y paladear en familia o en el colegio.
La araña, contrariamente a lo que se supone que debería hacer, se deja prender por el hechizo de la golondrina y le ofrece sus más bellas obras porque se ha enamorado de ella. La golondrina, por su parte, acepta la entrega de la arana y le permite descansar entre las plumas de su pecho. Nadie sabe ver este milagro de la naturaleza, nadie, al menos, que no tenga una mirada pura. Solo el pintor, Gabriel, es capaz de ver la maravilla que sucede a su alrededor y solo él las plasma en uno de sus lienzos, porque un amor tan conmovedor y, a la vez, tan diferente, no debe pasar desapercibido.
Ahora bien, la historia de la araña y la golondrina va mucho más allá porque explica, al pequeño lector, que, a veces, estamos condicionados por lo que somos, por la sociedad que nos rodea y por nuestra especial manera de ver el mundo. La golondrina está hecha para volar y la araña para tejer. Ninguna de las dos puede romper con eso ni desea hacerlo. Solo la araña intenta que la golondrina no se vaya con sus compañeras y se quede con ella a pasar el otoño y el invierno; pero la golondrina sabe que esto es imposible y que debe partir. Mientras, la araña se queda añorando esa primavera y ese verano en que ha sido feliz y esperando una próxima, aunque… ¿vivirá la araña una nueva primavera?
Blanca Álvarez apuesta por unir a seres distintos a través de un sentimiento universal como es el amor. No debe hacer ni barreras ni prejuicios ante la fuerza del amor, aunque… no siempre sea posible.
La araña enamorada es un relato tierno, que rezuma nostalgia, pero que nos habla de la fuerza que tienen los sueños, del poder de los sentimientos y de la capacidad que todos tenemos de poder entendernos con seres distintos. La golondrina y la araña, en apariencia, nada tienen que ver y, sin embargo, acaban viviendo una historia de amor especial en que a la araña le toca, acaso, llevar la peor parte porque ella es quien se queda, quien se añora y quien siente el dolor de la ausencia, mientras la golondrina vuela libre, ya que es un ave migratoria y está condicionada por ello.
Juan Berrio es quien ilustra el relato y lo hace ajustándose al texto, con suavidad, con colores tranquilos y relajados, dando protagonismo a esa araña que ve pasar las estaciones y se siente feliz, porque la golondrina está con ella y, sin embargo, sabe que es un sueño del cual despertará al acabar el verano.
La araña enamorada, en suma, es un relato que se acerca a la poesía por el tono lírico que maneja a la autora y que nos enseña a mirar a nuestra alrededor de manera contemplativa, como hace el pintor. Cabe añadir que Blanca Álvarez se inspiró en el cuadro de Joan Miró titulado “Hirondelle”.  
                                                 "Hirondelle", Joan Miró

2 comentarios:

  1. ¡Lo ponemos en la lista de libros que tenemos que comprar....! Además, es ideal tener lecturas que podamos ir compartiendo con nuestros peques (bueno, de momento, con Héctor...).
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. por que no puedo leerlo o descargalo... quiero leerselo a mis hijos!

    ResponderEliminar