lunes, noviembre 28, 2011

En la revista Pizca de Papel se ha publicado hoy mismo la entrevista que el escritor  Jordi Sierra i Fabra tan amablemente me concedió. Sus respuestas son amplias y generosas y anticipan lo que será el año 2012 para este escritor al que podemos calificar como un "todoterreno de la literatura".
Transcribimos la entrevista:




“Creo que en España  tenemos una primera división de autores que tanto da que se  encasillen en la LIJ como que no” (Entrevista a Jordi Sierra i Fabra)




Hablar con Jordi Sierra i Fabra es siempre una lección de humildad porque, ante su capacidad comunicativa, las preguntas no tienen la menor importancia. Jordi Sierra i Fabra siempre es noticia, pero este año, si cabe, aún más. Ha sido reconocido por el Cervantes y acaba de ganar el premio Ciudad de Torrevieja con “Sombras en el tiempo”. Además nos tiene preparadas para el año 2012 tantas novedades que va a ser más difícil que nunca seguirlo. Para este escritor camaleónico, que transmite pasión en todo lo que hace, el próximo año será especial: se cumplen sus 40 años como escritor. De ahí que nos obsequie con sus “Memorias”. Habrá que estar muy atentos, por supuesto. Mientras nos quedamos con sus palabras que, como siempre, ponen el dedo en la llaga y permiten una reflexión seria y honesta en torno a la LIJ y a otras muchas cuestiones.


1. Este año que acaba ha sido muy bueno para ti, a nivel  
profesional. Se te están empezando a reconocer méritos que hasta  
ahora se te negaban. ¿Crees que, por fin, se empieza a valorar la  
literatura infantil y juvenil o aún se la considera de segunda fila  
 en algunos sectores?

Este año ha sido genial en todos los sentidos, como una especie de 
avance de 'los fastos' de 2012, año en el que publicaré mis 
'Memorias', llegaré a los 10 millones de libros vendidos y se cumplirá 
el 40 aniversario de la edición de mi primer libro. Pero ¿hablar de 
méritos o reconocimientos? No sé.
Hace un par de años un crítico de “El  País”  dijo que, por fin, la crítica se rendía a la evidencia y me  aplaudía y reconocía como hacía ya décadas que lo hacía el público.  Eso marcó un punto de inflexión para muchos.
El respeto se gana con  una vida dedicada a merecerlo, y yo ya tengo 64 años, no engaño a  nadie, sigo amando lo que hago y disfrutando como un niño al escribir.  Pero supongo que sigo desconcertando, soy ese tío que escribe tanto 
y que, por consiguiente, no puede ser bueno, o tendrá un ejército de 
negros, o chinos, trabajando para él. ¡Qué gilipollez! Solo los que no 
me conocen pueden decir esa barbaridad. Siempre he trabajado solo.
En cuanto a si se valora o no la LIJ finalmente, creo que en España 
tenemos una primera división de autores que tanto da que se 
encasillen en la LIJ como que no. Hay méritos sobrados en al menos una 
docena de grande nombres, reconocidos incluso internacionalmente. Pero 
me da que siempre, siempre, seremos pasto de la ignorancia, el 
menosprecio intelectual y la indiferencia de muchos. Bastantes de esos 
intelectuales de pacotilla nos deben que nosotros hayamos hecho leer 
a los chicos y chicas de España en los últimos 30 años para que ahora 
puedan leerles a ellos.

 2.  ¿Qué significa para ti estar en el Cervantes?

Bueno, cuando Carmen Caffarel me lo propuso no podía creerlo. 
Pensaba que la RAE y el Cervantes eran monolitos culturales, reserva 
de intelectuales de pro. Así que me quedé un poco conmocionado. 
 Luego, cuando el Consejo de Ministros, a instancias del Cervantes y 
los ministerios de Cultura y Asuntos Exteriores, lo aprobó, acabé de 
creérmelo. Para un tipo sin estudios como yo, eso es alucinante. 
Todavía he de definir mi papel, ver cómo lo vinculo con mi 
 Fundación, todo es muy reciente y desde mi nombramiento no he parado 
de viajar por lo del Premio de Torrevieja amén de estar ahora en 
Colombia.
Sigo pensando que es un honor estar en cualquier institución cultural, 
catalana, vasca, gallega o castellana, da igual, en España o el 
extranjero. Que te llamen, te reconozcan es maravilloso.
El Cervantes  tiene presencia en todo el mundo, 77 sedes repartidas en los 5 
continentes (yo he estado en varias), es una poderosa fuerza a todos 
los niveles, así que es un orgullo formar parte de eso, defender mis 
dos lenguas, catalán y castellano, todo ello sin dejar de ser 
consciente de algo: que me han escogido por representar a la LIJ como 
autor, no solo por ser yo Jordi Sierra i Fabra.

 3.  Acabas de ganar el Premio Ciudad de Torrevieja con "Sombras en  
el tiempo". Es una novela para adultos, ¿eso significa que abandonas 
la literatura infantil y juvenil?

 Veamos, siempre, siempre, suelo publicar una novela para adultos 
al año. ¿Qué pasa, que ahora porque gano un premio sonado voy a 
desertar de todo lo demás? Desde 2008 he publicado “Cuatro días de 
enero” (cuyo éxito desencadenó que siguiera con ese personaje, 
Miquel Mascarell), “Siete días de julio”, “Cinco días de octubre”, 
“El asesinato de Johann Sebastian Bach” y ya tengo escrita “Dos 
días de mayo”, amén de una novela negra muy negra, y preparados los 
 guiones de otras dos novelas de las llamadas adultas. Pero eso, 
comparado con lo que escribo y publico en la LIJ, es mínimo. Voy a 
seguir con mi ritmo de trabajo y escribiendo lo que me pida el 
cuerpo (y como mi cuerpo es muy generoso…).

 4.  Háblanos un poco de esta novela ganadora.

 Cuando empecé con Miquel Mascarell tuve que estudiar a fondo la 
 época en la que se desarrollan sus novelas, fines de los años 40 y 
comienzos de los 50 (yo nací en 1947, así que también eran mis 
 primeros recuerdos). Después de escribir la tercera y pensando en la 
cuarta, me di cuenta de que había un tema que no aparecía en ellas: 
 la emigración. Yo mismo, en los años 60, cuando trabajaba en una 
oficina de una empresa constructora, fui testigo de la llegada 
masiva de emigrantes a Barcelona. Pero es que tenía al lado la 
verdadera historia de esa emigración en los años 40: mi mujer, 
nacida en Barcelona en 1948 pero hija de emigrantes murcianos. Así 
que pensé que eso merecía una novela en sí misma. Ni siquiera tuve 
que investigar nada, ya lo tenía todo, y el guión se hizo casi solo, 
porque llevaba desde 1969 (cuando la conocí) escuchando las 
historias de la llegada de sus padres y tías a Barcelona y sus 
comienzos en la ciudad.
La historia de la novela es inventada, pero   los recuerdos están ahí, y la ambientación, todo. Ha sido uno de los  libros más fáciles de escribir pese a ser el más largo de los que he  hecho hasta ahora (trilogías aparte): 210 capítulos, más de 500  páginas. Para ser fiel a mis principios y no hacer un “peñazo”, todo 
el libro está escrito a base de diálogos. Apenas hay narración. Se 
lee de un plumazo. Así que de pronto la crítica vuelve a descubrirme 
y elogian la novela, que si tiene alma, que si es tal y cual… Por lo 
general los críticos (prensa, radio, TV) cuando van a entrevistar a 
alguien, se leen dos o tres capítulos del libro para saber de qué 
va. Pues bien, en este caso la sorpresa ha sido que se lo han leído 
entero, no han podido soltarlo. Querían leer esos dos o tres 
capítulos y a la que se han dado cuenta ya llevaban cien páginas. 
Nunca me había pasado nada igual, y ha sido en Madrid, Sevilla, 
Bilbao, Valencia, Barcelona... Que la crítica sea unánime es 
 increíble. Eso no significa que el libro vaya a ser un best seller, 
 pero para mí es muy importante. Gente que nunca me había leído o 
decía eso de que ?escribo mucho?, de pronto se rinde a la evidencia 
de que, simplemente, está ante una buena novela. ¿Qué más puede 
 pedir un escritor?

5.  Eres un escritor que viaja mucho. ¿Es algo importante para tu escritura?

 Fundamental, y siempre lo ha sido. Soy un romántico, lo era de niño 
cuando quería ser Verne, Salgari o Kipling y convertir en mundo en 
un inmenso libro, y lo soy ahora mucho más. Para mí viajar tiene 
muchas connotaciones, no solo la de aprender, descubrir, conocer. 
Creo que siempre me he descubierto a mí mismo cuando he viajado. Y 
no hablo de las veces que he estado en peligro, sino de la forma en 
que te humanizas cuando te sientes solitario, humilde y perdido en 
un pueblecito de pescadores de la Polinesia más pobre, o en un “lodge” 
aislado de África o una humilde pensión de Latinoamérica. Ahí se te 
 van todos los humos. Hablas con gente de verdad, los que sobreviven 
día a día, los que no saben de Wall Street ni de la última “peli” de 
Hollywood porque lo suyo es el agua que han de sacar del pozo ese 
día. Pasar de vivir con las estrellas del rock a eso me hizo 
comprender muy bien mi papel en la vida y el que quería desempeñar 
 con mis libros y como ser humano.
Por otra parte, necesito despegar   del suelo constantemente para hacer los guiones de mis libros,   porque en casa escribo, pero no puedo pensar. Soy capaz de aislarme  en aviones, aeropuertos, hoteles, islas, pero no de escribir, de la  misma forma que sólo puedo escribir cada novela en Barcelona o 
 Vallirana. Hoy en día gracias a Internet puedes ver un país o una 
ciudad caminando por sus calles con Google Earth, pero jamás 
captarás la esencia de sus gentes, ni los aromas, ni sus rasgos, si 
no vas en persona.

 6.  Háblanos de tu fundación. ¿Qué proyectos tienes en marcha?

 No me gusta hablar de proyectos, porque luego no se materializan y 
suena a fantasmada. En la de Medellín, donde trabajan ya 50 
 personas, seguiremos creciendo y creciendo. Ganar el Premio 
 Ibby-Asahi 2010 nos dio mucha responsabilidad. Ahora mismo, mientras 
escribo esto o cuando alguien lo lea, habrá dos docenas de chicos y 
 chicas llevando bibliotecas básicas en canoa por ríos o a través de 
 montañas en burros por toda Colombia.
Para 2012 esperamos potenciar  nuestra revista “El Conde Letras”, pero hay una docena de proyectos en   marcha que han de consolidarse. En Barcelona daremos por séptima vez   el Premio Jordi Sierra i Fabra y ojalá que en los próximos tres  meses tenga una muy buena noticia que dar. Mientras, seguiré 
esperando una sede, un local que convertir en el centro cultural que 
ansío.
Me presenté al Premio de Torrevieja, por primera vez, con el 
 ánimo de conseguir dinero, y lo gané, 360.000 euros, pero ahora 
Hacienda me va a dejar a la mitad y vuelta a empezar. Aún no es 
suficiente. Sigo sin ayudas. En Colombia el Banco de Colombia nos 
 regaló un local para la escuela de escritores e ilustradores. Aquí 
nada, todo depende de mis derechos de autor. Pero no me quejo. Las 
cosas siempre cuestan. Cuando las consigues es mejor.

7.  ¿Puedes adelantarnos alguna novedad?

En 2012 mis editores se van a volver locos, como si todos 
quisieran sumarse a las celebraciones de los 40 años y a estas 
“Memorias” que saldrán en abril. Los que se meten conmigo por 
escribir demasiado van a dispararme con “bazookas”. Todo el mundo 
quiere editar algo mío en primavera y lo han concentrado en pocos 
meses. De enero a mayo aparecerá  “El caso de chantajista pelirrojo” 
en catalán y castellano (Grup 62 y Siruela), “Ocultos” (Montena) que 
 es una enorme novela de fantasía de tono marcadamente adulto por el 
 tema, “T/Error” (Oxford),  “El detectiu” (Cruïlla) que es una 
pequeña obra en verso para la serie blanca, “Tú y yo somos cuatro” 
 (Edelvives), “Sonidos del corazón” (Alba), “Soy tartamudo, ¿y qué??” 
(Tandem) y “Quizás mañana la palabra amor” (SM), además de las 
“Memorias”.
 Es el producto de mucho trabajo (hay libros hechos hace 
incluso dos años y tres años) y estoy muy ilusionado con todo ello. 
 Las “Memorias” pondrán orden en toda mi vida y mi producción. En 
 unos días, a comienzos de diciembre, las entrego definitivamente a 
 SM para proceder a la edición final.


 8.  Háblanos de qué te parecen iniciativas como "Pizca de Papel",  
que tratan de potenciar la LIJ "on-line".

Internet se ha vuelto un terreno comanche para todo, y cualquiera 
puede tener su blog y poner a caldo al que quiera o decir que es 
maravilloso, insultar o ensalzar. Falta criterio, y ese criterio lo 
ponen las  de páginas realmente culturales, escritas por 
profesionales, como Pizca de Papel entre no muchas más.
Así que,  mientras los periódicos siguen dedicando solo una página a la LIJ por 
Navidad o el Día del Libro, en Internet esas pocas páginas serias 
cubren el enorme hueco existente. Benditas y bienvenidas sean entre el 
fragor “bloguero”  radical o aficionado.

0 comentarios:

Publicar un comentario