lunes, abril 14, 2014






Las aventuras de Fito, 
Susana Rico - David Guirao,
Algar, 2014.


No siempre es fácil encontrar textos frescos, dinámicos y llenos de humor dedicados a los niños pequeños; textos que contagien la alegría de vivir y que no contengan cargas pedagógicas añadidas. Pues bien, Susana Rico consigue recrear algunos episodios de la vida de Fito, para deleite de los lectores y susto de su familia y demás personas que lo rodean. Y no es que Fito sea un niño con malas ideas, en absoluto, solo que no se da cuenta del alcance de sus ocurrencias. Fito actúa sin reflexionar, pero también sin mala fe, por eso cae simpático.
Divertidas son sus excentricidades. Por ejemplo, pretende curar a su tía que teme a los bichos, llenándole la habitación de saltamontes o es capaz de organizar un caos absoluto en la playa. Es más, se toma al pie de la letra eso de "operación bocadillo" y casi envenena a su maestra. De todas formas, el problema de Fito es que se toma al pie de la letra las palabras de los mayores y, cuando trata de llevarlas a la práctica es cuando "mete la pata". En realidad, el texto es una llamada de atención a esa doble manera de ver las cosas que, a veces, tienen los adultos. La madre de Fito, por ejemplo, dice algo y luego lo contrario como cuando le autoriza a gastar su dinero en lo que quiera y luego pone el grito en el cielo cuando lo ha hecho. Esas pequeñas contradicciones son las que Fito no sabe distinguir y son las que lo llevan el error. De ahí que el libro, además de ser muy oportuno para los niños y niñas desde 8 años, suponga materia de reflexión para las personas mayores, padres y educadores. ¿Cómo nos dirigimos a los pequeños? ¿Somos claros, precisos, coherentes o, simplemente, esperamos a que adivinen nuestras intenciones? Fito, desde luego, no tiene ese poder. Ni falta que le hace, también es verdad.
Susana Rico escribe con gracejo, recrea de manera plástica las situaciones y reproduce unos diálogos muy realistas. Además, los dibujos de David Guirao insisten en los episodios más hilarantes.
Las travesuras de Fito, pensamos, bien pueden tener una continuación porque suponemos que Fito, mientras sea pequeño y tenga la imaginación propia de los niños, pura y sin dobleces, seguirá ocasionando revuelo a su alrededor. Eso esperamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario