domingo, mayo 20, 2012



La Ilíada, Homero
Adaptación de Jesús Cortés.
Alzira, Algar, Calcetín, 69, 2012.


A menudo hay grandes historias en la literatura, de las que todos hablan, pero que pocos han leído. Eso le sucede a la Ilíada, que es un clásico de clásicos y que no siempre quien habla o alude a alguno de sus versos sabe muy bien dónde situarlos porque se limita a recoger un tópico. Pues bien, si este libro, como tantos otros, se ofreciera, a su tiempo, a nuestros jóvenes, con seguridad, aprenderían a gozar de los clásicos y entenderían el porqué de su vigencia.
Jesús Cortés ha realizado, para Algar, una adaptación de La Ilíada muy recomendable para los jóvenes que, por ejemplo, cursan primer ciclo de la ESO. Es un muy buen momento para internarse en las andanzas de Aquiles, aunque la dificultad del texto original, quizá se lo impidiera. Pues bien, esta versión en prosa del clásico de Homero tiene varias virtudes. La principal es que refleja muy bien el original aunque sabe cómo presentarlo desde una óptica actual. Se trata de crear lectores, sin duda. Los personajes que todos conocemos, Héctor, Príamo, Agamenón, Ulises y el propio Aquiles aparecen muy humanizados. Los diálogos son realistas y recogen la tensión psicológica de la guerra de Troya.
Destaca la recreación del combate entre Héctor y Aquiles y, sobre todo, el diálogo entre estos dos héroes y la rabia de Aquiles por la muerte de su amigo que trata de canalizar mediante la venganza, aunque la venganza siempre es amarga y acaba cediendo ante la ancianidad de Príamo quien quiere enterrar a su hijo como se merece.
El destino, los dioses, las batallas… forman parte de este canto épico universal que, en esta ocasión, insistimos, sin prescindir de estos aspectos más sublimes, más homéricos, sí hace hincapié en el elemento humano, en las dudas, las quimeras, los miedos y los duelos de las personas que, sí, eran héroes, pero también seres frágiles de carne y hueso.
Esta adaptación de La Ilíada se divide en XIX capítulos que desgranan los principales hechos de la peripecia troyana. Jesús Cortés emplea un registro lingüístico cuidado, pero fácil y asequible al lector al que va destinado. Ahora bien, también los lectores adultos que no conozcan el texto original y quieran empezar a gustarlo pueden acudir a esta buena versión de La Ilíada.



El amor, la amistad, la piedad filial, la grandeza de espíritu… son valores que no pueden pasar de moda. Estos y muchos más son los elementos que hacen de esta obra un clásico actual. ¿Por qué prescindir de él?

0 comentarios:

Publicar un comentario