jueves, agosto 18, 2011


Tío Elefante,
Arnold Lobel, Kalandraka, 2011.



Tío Elefante es un libro imprescindible en cualquier biblioteca infantil. Es un acierto que Kalandraka apueste por este clásico esencial. Protagonizada por dos elefantes, tío y sobrino, la historia conmueve desde la última letra hasta la final. No es un cuento para pasar un buen rato, lo cual ya nos parecería un valor suficiente, sino que es un relato atemporal que entronca con lo más puro del ser humano, con aquello que aún no ha sido mancillado y que debemos conservar en el corazón. Tío Elefante es el relato de un cariño y de una pérdida. El pequeño elefante ha perdido a sus padres y su tío se hace cargo de él. Poco a poco, a base de paciencia, cariño y sensibilidad, la tristeza se va apaciguando y el elefante pequeño aprende a vivir con esa pena, pero sin que la pena lo hunda. Por suerte, los padres acaban apareciendo y el final es feliz, pero el tiempo que tío y sobrino pasan juntos ha quedado grabado en la memoria de ambos como un tesoro.
Tío Elefante presenta una estructura circular y podríamos decir que sigue la fórmula del viaje iniciático, puesto que los cuentos, las canciones y los juegos que el tío propone a su sobrino tienen una doble finalidad, que se entretenga, que se sienta bien, pero también que crezca, que aprenda. El texto se divide en nueve capítulos y está escrito de una manera cercana, pero muy trabajada puesto que tanto el léxico como la cadencia de las palabras son equilibradas y, sobre todo, están muy cuidadas. Hay que señalar la excelente traducción de Xosé M. González Barreiro.
Arnold Lobel, el autor del álbum, nació en Los Ángeles en 1933 y falleció en Nueva York en 1987. Su obra está muy valorada y, como decíamos al principio, se considera ya un clásico de la literatura infantil.
Cabe destacar el valor de las ilustraciones, realizadas por el propio autor, que, jugando con los claroscuros, resaltan la presencia imponente de los dos personajes quienes, gracias a la ternura de inspiran, nos dejan una imagen cálida y apaciguadora.
En suma, esta fábula moderna potenciará las relaciones familiares y hará que los niños despierten a la imaginación, gracias a la atmósfera con la que tío Elefante los envolverá desde el principio.


Publicado en Culturamas
















0 comentarios:

Publicar un comentario