martes, mayo 31, 2011





Saber perder, David Trueba,
Barcelona, Anagrama, 2008, (Narrativas Hispánicas)



Todos los personajes de “Saber perder” están unidos por un mismo sentimiento, el del vacío, el de la pérdida, el del fracaso. Cada uno de ellos representa una generación de la misma familia. Leandro, el anciano atildado y puntilloso, que ve cómo su mujer, Aurora, enferma y, poco a poco, se consuma. Leandro se obsesiona con la última pasión de su vida, la que siente hacia una joven prostituta de Nigeria. Llega hasta tal punto que dilapida los recursos económicos que aún le quedan, aunque es consciente de que esa aventura no lo llevará a ningún sitio, pero Leandro se aferra a ella como al clavo ardiente de la que fuera su juventud.
El hijo de Leandro, Lorenzo, un adulto separado, que carece de vida sentimental y que está prácticamente arruinado. Por si fuera poco, ha asesinado a un antiguo amigo, de la manera más estúpida que pueda pensarse. Lorenzo, poco a poco, va cayendo por los peldaños de la vida hasta que se encuentra a Daniela, una joven ecuatoriana, por la que siente algo parecido al amor, aunque tampoco en ella encontrará la respuesta a los interrogantes de la vida.
Por último, tenemos a Sylvia, la joven adolescente hija de Leandro y nieta de Lorenzo. Sylvia es una chica llena de dudas, que vive los últimos coletazos de su adolescencia y que irrumpe en la vida adulta de la mano de Ariel Burano, un joven futbolista argentino. Sylvia, en apariencia, tiene las ideas claras, aunque también sucumbe ante el amor y es consciente de que esa historia, que solo ellos dos conocen, no tendrá ningún futuro.
Los tres personajes asumen sus derrotas, aunque el que queda más malparado es Leandro, ya que, a él, por la edad, se le está acabando el tiempo. No obstante, la novela presenta un final abierto que permite al lector imaginar o intuir el futuro de estos personajes.
Ariel Burano, aunque no sea, en principio, uno de los protagonistas, cobra especial relevancia y aparece muy bien retratado. Es un joven que no acaba de encajar en el fútbol madrileño, que vive de cerca todos los trapicheos de ese deporte. Ariel confía en su pierna izquierda, pero también ha de saber perder porque será cedido por el equipo al que tanto aspiró.
David Trueba, en “Saber perder” escribe una novela polifónica, en la que, a través de sus capítulos, va entrelazando las vidas de estos personajes y conduciéndolos, con mano maestra, por el camino de la vida, no siempre fácil. Trueba dedica una mirada lúcida, no exenta de ironía y crítica, a algunos aspectos de nuestra sociedad: la hipocresía de los bancos, la trastienda del fútbol, la dureza de la vida de los inmigrantes, la soledad de los ancianos, el desamparo de la juventud…
La novela se lee con creciente interés puesto que su autor es capaz de hacernos vivir la existencia de un puñado de personajes que pierden su condición de héroes de papel para alcanzar, casi, la de seres de carne y hueso.
La prosa de Trueba es fluida y está llena de matices y de registros, desde el poético al coloquial, aunque nunca olvida la ternura con la reviste a algunos de sus personajes, como a Aurora, una mujer que siempre fue la sombra de su marido y que, aún en sus últimos tiempos, no quiere molestar.
En definitiva, haciendo un juego de palabras con el título de la novela, ningún lector perderá si lee “Saber perder”, al contrario, sumará experiencia, sabiduría y comprensión.





Reseña en Top Cultural

1 comentario:

  1. Querida Anabel:
    Mis saludos desde Argentina y los mejores deseos para este espacio que me ha presentado nuestra María! Ya apuntada entre tus seguidores, me dejarè llevar, segura, de tu mano, por estas sugerencias de lectura. Y desde luego, "Saber perder" (què tìtulo tan sugerente) y esta sinopsis ya inquietan mis ojitos!

    Un fuerte Abrazo y Gracias por abrir esta ventana!

    ResponderEliminar