martes, noviembre 26, 2013

¡Mamiiii!,
Ilan Brenman,
Algar, Alzira, 2013.


A veces, las madres se cansan de oír su nombre repetido mil veces y desean silencio; pero, cuando lo tienen, se sienten tristes.  Algo así le ocurre a la madre protagonista del libro que nos ocupa. Sus dos hijos no paran en todo el día de llamarla, de pedirle opinión, de invadir su espacio y de ocupar su tiempo. Es madre a horario completo, sin fisuras. Esta madre agobiada decide agudizar su ingenio para tener algo de tranquilidad y dejar de oír su nombre, incluso de disfraza, pero, nada, sus hijos erre que erre. Hasta que la solución está en hacerse la dormida y es tan eficaz el remedio que los niños la dejan en paz. Podría parecer que es lo que la madre quería, pero no porque se siente triste y no vuelve a sonreír hasta que recupera su nombre.
¡Mamiii! es el nuevo libro de Ilan Brenman quien, son su gracejo y humor habituales, nos sitúa frente a una de las paradojas o contrasentidos de la maternidad. Las madres a veces parecen diluirse en sus hijos y perder la identidad y, sin embargo, se recrean en ello y, aunque protesten o se quejen de cansancio, una sola palabra del hijo bastará para ponerlas en pie. Es un misterio de la vida el que Ilan Brenman se atreve a explicar en forma de cuento.
El álbum está ilustrado con dibujos de Guilherme Karsten que, de manera muy cercana, sitúan al lector frente a una realidad cotidiana, la de un hogar en el que la madre atiende a sus dos hijos. El niño y la niña irrumpen en la vida de su madre y continuamente le exigen su presencia y eso acaba por agotarla y estresarla. A más de una madre, seguro, le sonará esta historia. La palabra MAMIIII en mayúsculas, como si fuera un grito perpetuo, aflora en todas las páginas del libro y, cuando llega el silencio, también aparece la tristeza. Sin duda, se trata de una metáfora del sentimiento de la maternidad.
Algar publica el libro, como hiciera con los otros títulos del autor. ¡Mamiii! , en fin, va destinado a los primeros lectores, pero, como ya hemos comentado, más de una madre se sentirá reflejada en sus páginas.

0 comentarios:

Publicar un comentario