domingo, febrero 12, 2012

Siete noches con Paula,
Patxi Zubizarreta-Juan Cruz Iguerabide,
Barcelona, Edebé, 2002. (Tucán, 165).


Paula ingresa en el hospital de manera urgente. Tienen que hacerle unas pruebas porque hay un problema con sus glóbulos blancos. Paula se siente triste y lo pasa mal. Tiene ganas de llorar, pero hay algo que la anima. Su madre se queda con ella la primera noche y le cuenta una historia. A partir de ese día, y durante una semana, Paula ya no va estar sola porque la acompañarán otros personajes que la ayudarán a sobrellevar su hospitalización. Su padre, que es marino, le manda un telegrama cada día y su madre se desvive por estar con ella; pero por las noches Paula ya se queda sola. ¿Dónde está el misterio? En los cuentos y las historias que le cuentan otras personas que, por un motivo u otro, también están en el hospital como ella. Por un lado, un abuelo hospitalizado que le hace una visita cada noche; la enfermera que decide quedarse a escuchar y ella misma cuenta un cuento, la doctora que, aunque no sabe relatos, sí sabe adivinanzas, el cocinero que se apunta también y, por fin, el propio narrador que sabe mucho más de lo que aparenta.
Siete noches con Paula es un libro luminoso, festivo; un libro de crecimiento humano que ayuda a Paula, y a los lectores, a entender un poco más algunas cuestiones, como el amor, la tolerancia, el respecto a las diferencias y la solidaridad. Gracias a los cuentos que, como en una especie de Las mil y una noches, se escuchan en la habitación de Paula, aprendemos la historia especial de Titanick, el gran músico, y Mary Landford, la mujer que vive en Central Park y que arrastra un pasado doloroso; aprendemos por qué los tigres tienen rayas; averiguamos el origen de las Pléyades; aprendemos tantas cosas como la propia Paula, quien olvida su enfermedad y es capaz de trascenderla.
Siete noches con Paula está escrito por Patxi Zubizarreta y Juan Cruz e ilustrado por Elena Odriozola. Va destinado a los lectores desde 8 años, quienes seguro que disfrutarán con la historia.
Por otro lado, la estructura del relato merece un momento de atención. Se estructura en siete noches y, previamente, el lector ya ve, por así decirlo, el “menú”. Noche a noche se incorporan nuevos contadores de historias hasta lograr un grupo variopinto. Tanto es así que, cuando Paula se recupera, los invita a todos a su cumpleaños porque ha aprendido también que la verdadera amistad no sabe ni de edades ni de procedencias. El relato se ambienta en Nueva York, cuyas referencias son claras y puede calificarse de relato iniciático, ya que Paula se verá fortalecida por el mensaje de los distintos cuentos. Interesa también el papel del narrador quien pasa a formar parte de la historia casi al final ya que es también un enfermo hospitalizado en el mismo centro donde se encuentra Paula. Poco más sabemos del narrador, pero sí que es él quien realiza el manuscrito de la historia, aunque Paula se la pasa al ordenador.
Siete noches con Paula es, en definitiva, un ramillete de historias distintas y de muy diversa procedencia, unidas por la enfermedad de Paula y su duración temporal. Una buena excusa para deleitarnos con la magia de los cuentos.







0 comentarios:

Publicar un comentario