sábado, febrero 11, 2012

Ana Bergua y Carme Sala.
Editorial Proteus, 2010.


La pequeña Maite quiere mucho a su abuela María; pero no entiende por qué le ha de prestar su habitación ya que la abuela tiene una casa grande. ¿Qué la pasa a la abuela María?
En primera persona, de una manera realista, pero tierna e inocente, ya que es una niña quien explica la historia, La abuela necesita besitos sitúa a los más pequeños frente a una realidad difícil de explicar: las enfermedades asociadas a la pérdida de memoria, como la demencia senil o el alzheimer.
No obstante no es un texto triste, sino esperanzando, positivo y lleno de viveza. Maite y su hermana mayor Laura entienden que deben ayudar a su abuela y tratan de hacerle la vida más fácil. Llenan la casa de carteles, como si fuera una escuela, y aceptan los cambios que se producen, hasta entienden que su abuela se está haciendo cada vez más niña y la peinas con pincitas como ellas mismas. La abuela a veces está triste y tiene la mirada perdida y sus nietas acuden a ella y la colman de besos. Todos sabemos que los besos de las madres tienen un poder curativo, pero, en este caso, la abuela, que tanto ha dado en su vida, también necesita ese cariño. No se trata de entender la enfermedad, sino de aceptarla y tratar a la persona como hacen en casa de Maite, con naturalidad e infinito cariño.
La abuela necesita besitos, escrito por Ana Bergua, e ilustrado por Carme Sala, es un álbum delicado y precioso. El texto es claro, está lleno de reflexiones infantiles conmovedoras porque hace falta ser un niño para entender del todo a estos enfermos, como lo demuestra Maite. Las ilustraciones, por su parte, juegan con el color rojo y son directas, reflejan muy bien las miradas, los rostros y la cotidianeidad de los personajes.
Maite y Laura llegan a la conclusión de que su abuela las necesita y ellas le pintan los objetos, la ayudan a vestirse, la guían y la observan en su vivir actual. Por fin, Maite entiende por qué la abuela vive con ellos: “… es mejor que la abuela viva con nosotros, y me hace feliz que duerma en mi habitación. Seguro que su corazón rejuvenece por dentro viendo esos colores tan alegres. Ahora sé que la abuela necesita besitos, por la hacen reír”.
La abuela necesita besitos es un libro destinado a los primeros lectores que les ayudará a entender mejor el mundo de las personas mayores y sus enfermedades; pero también a valorar a los abuelas y a verlos como seres imprescindibles en esta sociedad actual del “usar y tirar”. Es uno de esos libros mágicos que te hacen sentir bien contigo mismo y que a los lectores adultos les vendrá muy bien leer y entender, ya que el mensaje de Maite está clarísimo: la abuela necesita besitos. Lo demás… es secundario.

2 comentarios:

  1. Este libro del cual has hecho la reseña no lo he leído, lo vivo en carne propia.

    Mí tía de 90 años sufre de Alzheimer. Es algo demoledor, es borrar de la memoria tu realidad más cercana, no sabes si has comido o no, si es de día o de noche, o quien te habla es alguien de la familia o un desconocido. En cambio eres capaz de describir a la perfección tu infancia, o juventud, dando una serie de datos increíbles, fechas y lugares. Haces cosas que no son normales, tirar comida o esconder cosas.Se vuelven desconfiados y huraños, hablan poco, y a veces sin saber de qué.

    Son extremadamente sensibles, cariñosos, la afectividad es algo que les sale por los poros, los besos, los abrazos. Jamás te rechazarán un beso o un abrazo.

    Y si no son de usar y tirar, aunque las instituciones públicas deberían protegerlos más, vigilar por ellos, no se puede tardar casi dos años para que acceda a una residencia privada,y otros tantos para una pública.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por hablar aquí de nuestro libro. Os invito a visitar el blog que creamos con motivo de la segunda edición. Hoy día también está traducido al francés.

    Lo hemos presentado siempre con el apoyo de todas las asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer, que han aplaudido la iniciativa, porque suele ser poco frecuente. Agradecen especialmente el optimismo que destila la obra, a pesar de todos los pesares.

    Bien, podéis visitar el blog abuelanecesitabesitos.blogspot.com y, si os apetece, contarnos vuestra historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar