sábado, junio 01, 2013

El baúl de los sueños.
Rosario Bersabé Montes.
Ediciones Cardeñoso, 2013.
 (Cuadernos Literarios, 5)
 

Rosario Bersabé Montes nos regala El baúl de los sueños, un poemario especial, cargado de gracia y de ternura. En esta ocasión se centra en la poesía infantil, tan difícil y, a la vez, tan poco cultivada. No es nada fácil acercarse a los niños sin caer en la ñoñería o en la ramplonería. Rosario lo sabe sortea con gracia estos escollos porque su poesía es clara y diáfana, pero a la vez tierna e ingeniosa. Juega la poeta con las realidades cercanas a la infancia y las observa con ojos de niña para dotarlas de esa magia especial porque, en la mirada de un niño, nada nunca es igual. Todo provoca curiosidad a Rosario y es capaz de componer un poema hablando de un perro, de un gato, de una yegua, de una mariposa o de un gorrión. Sus versos resuman música y se sitúan muy cerca de los orígenes, en la más pura tradición oral. Son versos que pueden recitarse en voz alta y aprenderse de memoria porque suenan y resuenan como las campanitas que tan bien conoce la autora.
El poemario se organiza en torno a dos ejes temáticos muy marcados. Uno, el destinado a sus nietos por los que derrocha cariño. Son poemas con nombres propios que, con seguridad, se han convertido en unos regalos extraordinarios. Incorpora también a otros niños, cercanos a ella, a los que también regala un fragmento de su mirada poética.
La segunda parte de El baúl de los sueños es la más lúdica porque aparece el gracejo de la autora, sus especiales guiños al lector, ese desparpajo propio de la niña que aún es y que seguirá siendo. Solo la niña Rosario puede divertirse tanto cuando, en un poema, “Contando contando” en el que, entre números, menciona a varios niños que de alguna manera participan en una fiesta, aunque, al final, el que más años tiene: “se ha comido la tarta / y dice que fue un ratón”.
Rosaro Bersabé regala sus poemas a niños con nombre y apellidos, pero también a todos aquellos que se quieran acercar a su poesía. Las “Nanas”, con su idioma universal, son un ejemplo de ello.
El poema que da título al libro resume, acaso, toda su esencia y su finalidad. Un baúl que el ilustrador, Mario Teruel Avecilla, ha recogido muy bien en la portada. En ese baúl mágico, que es el baúl de Rosario:
“Hay libretas con poemas / y libros de bellos cuentos / para que gocen los niños / imaginando y leyendo”.
Por último, hay otro aspecto que se refiere a la oportunidad de la publicación del libro. El próximo día 9, en Vila-seca, en la CafeteríaLa Oficina”, la hija de Rosario, María Begoña Ramos, quien lleva el arte en su baile, presentará un espectáculo con el mismo nombre que el poemario, un espectáculo que sus pequeñas bailarinas regalarán a todo el que quiera asistir y en el que la poesía, la música y el baile se unirán, una vez más. No hay fronteras para el arte.

2 comentarios:

  1. Rosario, tengo muchas ganas de leer este nuevo poemario, sé que me va a gustar muchísimo. Espero me hayas guardado el ejemplar que te pedí, para nuestro intercambio. Y también tengo ganas de ver el espectáculo de Begoña. Anabel nos vemos allí.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Anabel, por esta magnífica reseña sobre mi libro de poesía infantil. Me haces un gran honor.

    ResponderEliminar