domingo, julio 26, 2015

Esta entrada, se me perdonará que esta vez personalice, recoge parte de la emoción que he sentido al ser nombrada, ayer día 25 de julio de 2015, cañetera de honor, en Cañete, el pueblo de mis ancestros paternos, enclavado en plena serranía conquense con él que me unen afectos y cariños. Cañete suele acogerme en su Alvarada siempre con generosidad para que pronuncie alguna conferencia.
Ayer, en presencia de distintas autoridades, con la familia y los amigos, recibí un galrdón que, acaso, es el que me une más con mis raíces y que agradezco con humildad y alegría.
Simplemente quiero reproducir parte del discurso de Don Miguel Romero Sáiz, alma de la Alvarada y un renancentista donde los haya, y el poema tan sentido que me dedicó mi buen amigo D. Julián Ibáñez, el poeta de Cañete.


El acto se celebró en la Iglesia de San Julián y fue el pórtico de la XVII Alvarada.
Estas son algunas de las palabras del Dr. Romero:


Para darse satisfecho con lo sencillo, se necesita un alma grande” y tal vez estas palabras de Arturo Graff vienen al hilo para definir a esta mujer que hoy nos acompaña y que hemos querido reconocer como Cañetera de Honor por sus condiciones, por su amor a Cañete y porr su generosidad con la Alvarada.
No sé si hablar de ella es tanto como hablar de su poesía, como hablar de su texto narrativo o como hablar de quien bien ama su profesión; dedicándole gran parte de su vida. Vivir es elegir y yo creo que ella supo elegir ese camino y así lo sigue haciendo, cabalgando tal cual profeta del tiempo. [...]
Mucho qué decir y mucho qué contar de esta mujer que se siente cañetera y que hoy está sintiendo el calor de ese pueblo que sabe, como ninguno, demostrar la afabilidad cuando el momento llega.
Pus bien, Anabel, que ese título de CAÑETERA DE HONOR te sirva para seguir creyendo todavía más en nosotros y en estas piedras milenarias que hicieron a este lugar cantar a los dioses en batallas y hechos, creyendo que así se haría más grande el sentir humano. [...]
Sean, pues, para ti estas palabras mías en nombre de todos y sea para toda tu familia, un momento de orgullo y satisfacción, ya que “los instantes mágicos son irrepetibles” y sigue soñando porque “donde hay un sueño hay un camino”.

Y este es el poema, rotundo y sonoro, escrito por D. Julián Ibáñez:



A Doña Anabel Sáiz Ripoll
Me es grato comparecer
En esta presentación
Para poder exponer
Y mil gracias ofrecer
A Ana Isabel Sáiz Ripoll

Escritora, profesora
Ama de casa y esposa,
De varios libros, autora
En hispánicas Doctora
Madre sentida y dichosa

Cañetera de postín
Me da igual donde naciera
Del uno al otro confín
Cañete es su banderin
Y su orgullo, cañetera.

Si hay alguien que se merece
Ser cañetera de honor,
Que en cada Alvarada ofrece
Sus trabajos que engrandece,
Es Anabel Sáiz Ripoll.
Es mi deseo que la XVII Alvarada se viva con el esplendor y la participación que merece.
Referencia en Voces de Cuenca 
Referencia en Las Noticias de Cuenca 
Nombramiento en Voces de Cuenca
Fotos de Alberto Asensio

0 comentarios:

Publicar un comentario