lunes, diciembre 08, 2014





¿Quién falta?,
Arianna Papini,
Kalandraka, 2014.


La cuaga, el pájaro carpintero pico de marfil, la tecopa, el tigre de Java, el jabalí verrugoso de Bisayas, el puma de Norteamérica, el dodo, la vaca marina de  Steller, la gacela saudí o el bucardo son algunos de los animales, extinguidos o en vías de extinción que se asoman a las páginas de ¿Quién falta?
En primera persona estos animales, mamíferos, peces o aves, nos recuerdan su paso por el mundo, sus costumbres y se preguntan qué han hecho para desaparecer. Arianna Papini les da voz y les permite, de manera poética y a menudo lírica, esbozar una queja o un lamento: "me cortaron el vuelo antes de que pudiese protestar", "yo solo soy un recuerdo", "desaparecimos de la Tierra para siempre", "ahora dicen que yo era atractiva, pero jamás volverás a darme caza"; "ahora vuelo en el viento de la memoria, y aquí ya no me podrán alcanzar", "no me busquéis allí", "me fui apagando poco a poco"...
Es triste que estos animales -y muchos más- ya no estén con nosotros, porque, con ellos, se pierde una gran riqueza y se pierde parte de nuestra identidad. El propio tigre de Java así lo dice. "el ser humano parece ignorar que la variedad es riqueza, y la mayor de todas es la biodiversidad". Este mismo no renuncia a sus principios: "Ya no existo, es cierto, pero recuerdo orgulloso lo que he sido".
Los animales que están en vías de extinción también se duelen e intuyen que tienen los días contados: "solo quedamos los últimos", "vagamos por un mundo que no comprendemos", "una bala acabó con mi vida"...
¿Quién falta? es un libro conmovedor. Podemos leerlo como el testamento poético de estos animales, como un legado que ellos pasan a las nuevas generaciones, a los niños lectores, para que, acaso estos, sepan qué no deben hacer,  y evitar así que se repita la suerte de estos animales que perecieron víctimas de la sinrazón humana. Sea como sea, todos ellos, como dice el león blanco: "estamos muy cansados y queremos dormir... en paz".
Cada animal está perfectamente ilustrado por la propia autora. Son ilustraciones realistas, que reflejan calma y armonía y que reflejan, en las miradas de los animales, toda la grandeza que aún tienen y que aún pueden transmitir.
¿Quién falta? se presenta como álbum ilustrado y va destinado a los niños a partir de 8 años, aunque los adultos haríamos bien en leerlo y en sentirnos, de alguna manera, cómplices de que estos animales ya no vuelen ni se paseen  por las selvas ni surquen los océanos.
El libro está traducido y adaptado por Xosé Ballesteros y transmite paz y serenidad y, por supuesto, plantea retos y una gran pregunta. ¿por qué no se pararon los exterminios? Quizá, como comenta tristemente el bucardo, porque "la realidad fue más triste que la memoria".

0 comentarios:

Publicar un comentario