viernes, diciembre 27, 2013







 Versos del mar,
Carlos Reviejo - Javier Ruiz Taboada - Paz Rodero
Madrid, SM, 2013.

Versos del mar es un libro bellísimo, no solo por los poemas de Carlos Reviejo y Javier Ruiz Taboada, sino por la ilustraciones de Paz Rodero, que suponen una explosión de luz y de color en cada una de las páginas del libro.
En 30 poemas los autores tratan de acercar el mar a todos los lectores y lo hacen con indudable gracia y gracejo ya que combinan el humor, la ironía incluso, con imágenes de indudable lirismo, como en el poema dedicado a los amores imposibles entre el sol y la luna:
"Ni darse un baño de espuma
juntos, como dos amantes,
pueden el sol y la luna.
Uno siempre se va antes".
El poema "Marina", por ejemplo, es un ejemplo espléndido de sensibilidad poética:
"En loa mares muy pronto,
despunta el alba.
Entre luces despierta
la madrugada".
Notamos la ironía en la amistad curiosa entre distintos peces, como el pez remo y el pez sierra que, leemos, "Son amigos, pero menos".
En otro, titulado "En el fondo del mar", una gaviota le pide al cormorán que le enseñe el fondo del mar y ahí tenemos el diálogo genial:
"-Me lo tienes que enseñar
-le propuso la gaviota,
-¡Si tú no sabes nadar!
-Es verdad, estoy idiota".
Diversos, pues, son los registros de este ramillete de poemas como diversos son los personajes que aparecen y las situaciones que se describe. Domina la personificación, aunque también aparecen las nmetáforas, las exclamaciones o las interrogaciones retóricas. Son versos de ritmo muy carcado, con rimas asonantes o consonantes, que recrean escenas cercanas al mar, pero de una manera muy natural y cercana.
Versos del mar es un álbum ilustrado destinado a los primeros lectores, aunque puede gustar a cualquier lector de cualquier edad porque la poesía, insistimos en ello, no conoce ningún tipo de barrera generacional.
Los poemas fluyen, como la propia agua del mar. Neptuno, las sirenas, algún pulpo, la balleza, todo tipo de peces, los corales, el pirata, el fondo del mar con sus tesoros conviven con las gaviotas, con la luna y el sol y con los propios lectores. Son poemas muy aptos para ser recitados en público, por ejemplo, en alguna celebración escolar.
La amenidad, la gracia, la imaginación, la luminosidad se dan la mano en este libro para deleite de sus lectores. La poesía se sigue mostrando como un género imprescindible para potenciar la sensibilidad en los primeros lectores.
El poemario juega con distintos tonos, desde el alegre, hasta el más melancólico, pasando por el cómplice. Hay continuos juegos de palabras y guiños al lector para implicarlo en la lectura de manera muy directa. Las adivinanzas, las seguidillas e, incluso, la canción de cuna se pasean por el libro compartiendo protagonismo con mensajes ecológicos y consejos que inciden en que hay que respetar y cuidar el mar. Eso sí, sin perder en ningún momento ni la gracia ni la chispa poéticas.

1 comentario:

  1. Muchas gracias, Anabel por tus comentarios.
    Es un libro que ilustré con mucho cariño y debe ser verdad que las cosas, cuando se hacen con amor, siempre salen bien...

    ResponderEliminar