miércoles, julio 31, 2013

El disco del cielo 
María García Esperón
Cuba, Gente Nueva, 2010

María García Esperón siente verdadero interés por el pasado porque cree, y está en lo cierto, que encierra muchas respuestas para entendernos a nosotros mismos. No desdeña el legado de la antigüedad y, en sus obras, se obstina en tender puentes una y otra vez entre el ayer y el hoy, entre las nebulosas que entroncan con los mitos y los afanes del hombre del S. XXI, enredado en otro tipo de historias que lo convierten en un ser indefenso y vulnerable. Mucho más de lo que quisiéremos reconocer.

Ya en El disco del tiempo (2004) nos presentó a los tres jóvenes protagonistas de la historia, Nuria, Philippe y Marco. En aquella ocasión el disco de Festos era el objetivo de la investigación que llevaron a cabo estos tres amigos. Tras seis años, en 2010, en El disco del Cielo se ven implicados en otra peripecia que los llevará a Nebra, en Alemania, en pos de un fragmento del llamado disco de Nebra.

Cabe señalar que el disco de Nebra es una pieza importante en el puzzle gigante de la historia de los discos de la antigüedad que María García Esperón teje con imaginación, emoción y rigor. Este disco fue hallado en el año 1999. Es una placa de bronce, redonda, que podría representar la bóveda celeste. Este detalle fascina a la escritora mexicana y le sirve para relacionarlo con el final de la cultura minoica, que, en la novela se atribuye a la caída de un meteorito.

Dos tiempos se entremezclan en la novela y se unen en algún momento rompiendo la línea temporal. Por un lado, las vivencias de Aléktor, un aprendiz de Dédalo, quien asiste al final de un reinado que parecía eterno, el creado por el legendario rey Minos. A su lado, la bailarina egipcia Nefereset, que juega un papel importante en la narración. Juntos llegan a tierras de Nebra en donde una maga exiliada, Melkis, tiene subyugados a todos sus habitantes con su extraña influencia. Dédalo, mientras, también llega a Nebra y es invitado por Melkis a viajar a Egipto para conocer la misterio del laberinto de la Pirámide Negra. Todo está escrito en el disco, principio y final.

La historia moderna la protagonizan los tres jóvenes en su afán de localizar el fragmento que falta. Esto les lleva a conocer a un profesor que defiende la caída de meteoritos como el final y el origen de muchas civilizaciones. Hay una sociedad secreta que mata para conseguir hacerse con los discos y poder detentar, así, un poder ilimitado.

De México y Francia, hasta Nebra, para evocar Knossos y llegar, al fin, a Egipto, para desvelar un enigma del cual depende, en buena manera, nuestra propia existencia. El disco de Nebra nos llevará, en la próxima entrega, a El disco de Troya.

La narración es rápida, trepidante diríamos. Se mueve entre Festos, en el Siglo XVII a. C. y Alemania en 2004. Misterios, enigmas, secretos, luchas de poder, ritos ancestrales conforman un relato que el lector, joven y adulto, seguirá con mucho interés pues le permitirá reflexionar y, a la vez, entender, en parte, qué es lo que mueve y paraliza al ser humano: la lucha por atrapar el tiempo, por ser inmortal, y la constatación de que somos entes finitos y mortales. Quizá si aceptamos que nuestro paso por la tierra es limitado, aprendamos, de una vez, a respetarnos.

















0 comentarios:

Publicar un comentario