domingo, septiembre 30, 2012




Pupi es un personaje que encanta a los más pequeños porque es entrañable. Pupi se equivoca muy a menudo con el vocabulario, aunque se divierte mucho y, gracias a esos equívocos, se crean situaciones divertidísimas. Pero… ¿quién es Pupi? ¿Qué cualidades tiene para resultar tan simpático?
Un buen día, Pupi aterrizó de manera forzosa en el patio del colegio donde estudian las gemelas Bego y Blanca. Procedía del planeta Azulón. Al preguntarle si se había hecho pupa, él creyó que le decían “pupi”, de ahí su nombre. A Pupi le ha gustado tanto la Tierra que se ha quedado en ella, para deleite de todos sus amigos. Vive en casa de Concha, la conserje del colegio, y, con las gemelas y varios niños más se lo pasa genial, aunque siempre tropieza con Coque que es un impertinente consentido.
Con Pupi los pequeños lectores conocerán múltiples peripecias. Aprenderán a ver lo más cotidiano y su propia realidad a través de los ojos del marciano que logra, de esa manera, hacerlo todo más mágico e increíble.
De la mano de su creadora, María Menéndez-Ponte, Pupi ha ido a la playa, ha sido futbolista, ha ido al hospital, ha sabido qué son los fantasmas e, incluso, ha participado, en una de sus últimas aventuras,  en un Halloween más que mágico. Es más, Pupi ha aprendido a cocinar a su manera, ha entendido más o menos  las reglas del juego, se ha enfadado y se ha alegrado, se ha indignado y su nariz se ha puesto muy colorada… y, sobre todo, ha hecho partir de risa a todos con sus ocurrencias sencillamente geniales. Pupi ha enredado en el baño con la espuma, ha tratado de elaborar un super-bizcocho e, incluso, ha sido capaz de valorar el silencio. Pupi también ha celebrado su cumpleaños en la Tierra y ha averiguado qué es una peluquería y mil cosas más. Además, por derecho propio, Pupi ha acuñado en un libro titulado “Pupipedia” aquellos momentos, cosas o situaciones que más le han impactado. Todo aquello que, por decirlo a su manera, es “estufefástico”.
La Pupimanía está entre nosotros y los niños pueden no solo leer sus aventuras, sino jugar con Pupi (“Pupijuego”) o aprender inglés (“Pupi aprende inglés”); es más también pueden colorearlo gracias a un cuaderno editado para ese fin y que se vende con las ceras.
Pupi, no podía faltar,  ha escrito su diario para compartir con sus “omigos” terrestres todo aquello que le fascina y le emociona. Gracias al “Pupiatlas”, por otra parte, los lectores vivirán “trillones de aventuras”.
María Menéndez-Ponte recrea con maestría una situación especial –y algo tópica-, como es la de un marciano en la Tierra, aunque le ha dado unos matices llenos de humor y gracia. Ha sabido incluir lo que, en principio, podía inquietar, en la normalidad de los niños porque Pupi, con todas sus características, acaba siendo un más de la pandilla.
La editorial SM ha apostado fuerte por este pequeño personaje tan lleno de “ternera” como diría él y lo ha arropado, como acabamos de ver, de todo un mundo hecho a su medida.
El universo de Pupi y sus amigos está ilustrado por Javier Andrada. Andrada recoge con frescura y humor todas las peripecias que le suceden a Pupi y las plasma, siguiendo la aventura escrita, de forma muy sugerente para que los niños puedan darle, de manera infalible, una imagen  real y concreta al marciano azul, de cara redonda y nariz roja.
En suma, Pupi es el compañero ideal de los más pequeños. Nadie como Pupi sabe entender su manera de pensar y nadie como él sabe hacerlos reír. Así que no hay mejor manera  para empezar a leer que hacerlo de la mano de Pupi.

Publicado en Pizca de Papel

0 comentarios:

Publicar un comentario