viernes, julio 13, 2012

Asunción Carracedo,
León
Amigos de Papel, 2012.


Oto es un monstruo simpático, pero enorme y eso, a veces, da miedo. Por eso se siente solo en la ciudad ya que, aunque las gentes parecen tolerarlo, nadie es su verdadero amigo y Oto necesita un amigo de verdad. Por eso se pone tan contento cuando Oli, otro monstruo, va a visitarlo. Llega desde las Montañas Chispeantes y lo que ve en la ciudad no le gusta. Allí nadie es feliz, ni siquiera los animales del zoo, a los que los amigos visitan.
En “Oto y Oli”, de Asunción Carracedo, se expone la importancia de la amistad y la necesidad de superar cualquier prejuicio porque Oto y Oli, pese a ser muy grandes, tienen el alma candorosa y disfrutan con las pequeñas cosas de la vida. ¿Por qué molestan? O mejor: ¿a quién molestan? Oli no acaba de encajar en ese mundo en que todos van a la suya y decide volverse a su casa, Oto se siente triste, pero lo acepta porque sabe que es lo mejor para Oli. Ahora bien, el simpático monstruo ha dejado un regalo muy especial: ha pintado con sus rotuladores estampadores algunos elementos a los animales del zoo para que se sientan mejor y superen un poco su aburrimiento. Lo bueno del caso es que nadie puede borrar ni las gafas de la jirafa ni los tirantes del oso, por ejemplo.
En “Oto y Oli” se alude también a la magia y a la fantasía y a la capacidad de fabular porque Oli, por ejemplo, le regala a Oto objetos en verdad fascinantes. También comparte con todos los animales unas frutas deliciosas y, en suma, trata de inyectar una bocanada de aire fresco en la vida de su gran amigo Oto.
El cuento va dirigido a los primeros lectores, aunque los niños que aún no saben leer también disfrutarán de las aventuras de estos dos amigos, uno blanco y otro marrón, que son como un café con leche y que se dan unos abrazos enormemente grandes.
Asunción Carracedo emplea una prosa muy directa, da muchos detalles para que el lector entienda su historia y aporta, sobre todo, plasticidad porque recrea no solo el aspecto exterior, sino, lo que es más difícil, las emociones de sus personajes. Su prosa es amplia y diáfana y nos contagia de optimismo y entusiasmo por las pequeñas-grandes cosas de la vida, entre las que se encuentra, por supuesto, la amistad.
El libro se presenta en formato álbum con tapas duras, muy apropiado para sus lectores.
Ésta es la segunda aventura de Oto, la primera “Oto y el hada” (2008), en donde Oto se metía en un problema monumental del que salía gracias al hada. Seguro que los fans del monstruo estarán muy contentos de verlo de nuevo y en compañía de otro monstruo tan encantador como él.
En ambos títulos el encargado de las ilustraciones es Salvador Silva que recrea la grandeza del monstruo no solo por el tamaño, sino, sobre todo, por su interior. Destacan los dos personajes siempre abrazados en un claro contraste cromático: blanco y marrón.
“Oto y Oli” colma un viejo sueño de la leonesa Asunción Carracedo como el de crear un sello editorial propio, Amigos de Papel.

0 comentarios:

Publicar un comentario