jueves, julio 10, 2014

¿Dónde está mi zapato?,

Tomi Ungerer,

kalandraka, 2014.


Al principio, ¿Dónde está mi zapato? desconcierta un poco a los niños. Apenas hay texto y parece que el protagonista del cuento, un niño que busca su zapato, te tome el pelo. ¿Eso parece?
Tomi Ungerer apuesta por un lector observador y curioso, que no tema a las novedades y que sepa entender más allá de lo escrito. Tomi Ungerer apuesta, ni más ni menos, por un niño. Un niño, un primer lector o quizá pre-lector, tiene la imaginación intacta y la capacidad de sorpresa a punto como para entrar en el juego que le plantea Ungerer.
El libro se publicó hace 50 años, lo cual corrobora que la originalidad y el buen trabajo no tienen fecha de caducidad. por fortuna.
Cada página del libro es un festín para la mirada. El lector o, mejor dicho, el observador, va pasando páginas y descubriendo el famoso zapato perdido en los sitios más inverosímiles (en el pico de unas aves, en los bigotes de un militar, en el hocico de un cerdo, en la chimenea del tren...). El ojo se va adiestrando y va captando matices que, en un primer momento no vio y va aprendiendo el difícil arte de la observación. Los colores empleados son los básicos; rojo, verde, amarillo, negro, marrón, azul...


Tomi Ungerer acude al recurso del camuflaje para decirnos que la vida está llena de grandes aventuras: solo hay que saber mirar a nuestro alrededor y, al final, después de un proceso lúdico y festivo, encontraremos lo que buscamos. ¡Ah!... y en un periquete.
Nos parece excelente la publicación  de Kalandraka de este clásico de la literatura infantil que, como ya se ha dicho, no ha perdido ni un ápice de actualidad.
¿Quién se resiste a buscar el zapato?

0 comentarios:

Publicar un comentario