jueves, mayo 29, 2014






Ana Alonso y Javier Pelegrín,
Oxford, 2014. 

 
En el año 2055, el mundo vive de una manera bastante diferente a la que conocemos hoy. Desaparece la libertad de escoger tu propio destino, desaparece la libertad de expresión y se inicia una extraña dependencia hacia las marcas que son quienes contratan y escogen a su personal. Para entrar a formar parte de una marca prestigiosa, hay que superar exámenes difíciles, aunque, a cambio, lo que se logra es más servidumbre. Sara, una joven, consigue aprobar el examen e inicia el sueño de su madre, quien, desde pequeña, ha renunciado a todo con tal de que su hija se preparara para acceder a Sweet Pink, el universo rosa que cubre el mundo con sus productos de última moda, ropa, complementos y mucho más. Cualquiera se moriría por protagonizar ese sueño, menos Sara.
No todo es fácil en el nuevo mundo, hay muchos secretos y mucha esclavitud, aunque se viva en una jaula dorada. Sara, gracias a una de sus profesoras, logra acceder a distintas contraseñas y, con la ayuda de un ordenador, vulnera todas las barreras y consigue lo impensable: conectar con la realidad paralela y libre. Crea su propio blog “Odio el rosa” y se hace llamar Lynda. A partir de ese momento, conecta con otros blogueros como ella, sobre todo con un tal Dani. Sara sabe que es peligroso, aunque también fascinante y valiente.
Odio el rosa es una novela amplia, de lectura rápida y amena, que nos sumerge en ese mundo de ciencia ficción, donde las apariencias ocultan graves desequilibrios que Sara descubre y, con ese descubrimiento, se termina su vinculación a la gran marca, aunque empieza, toda la aventura que forma el proyecto transmedia “Odio el rosa”.
Ana Alonso y Javier Pelegrín son los autores del libro que ofrece varios atractivos, como acabamos de comentar. La historia conecta rápidamente con el lector, está escrita en primera persona y muestra la evolución psicológica de Sara. Además, los capítulos en los que se divide el relato – 35 más un epílogo- son breves y muy directos. El estilo de los autores es vivaz y enérgico. Los diálogos son importantes en el libro, porque permiten que el propio lector se vaya introduciendo en el relato. Por otra parte, el final queda abierto y nos deja con la intriga, lo cual propicia que se quiera seguir investigando en torno a los misterios que se plantean. Las ilustraciones de Miguel Navia, esquemáticas y realistas, al lado del formato llamativo del libro,  añaden más elementos para recomendar esta lectura.
Tras la lectura tradicional, se puede iniciar una nueva investigación, en la web, gracias a las pistas que también se incluyen en el libro, en la carta de Teresa, un documento importante porque desconcierta al lector y lo sumerge en nuevos retos.
Al lado de Odio el rosa aparece Historia de Dani, que es el amigo bloguero de Sara y un nuevo estímulo para seguir leyendo.
Oxford apuesta por este proyecto innovador que combina el placer de leer, la aventura con distintas propuestas didácticas en caso de que el libro sea objeto de trabajo en el aula.


1 comentario:

  1. si queréis ver los libros, aquí tengo fotos (: http://tiposmagicos.blogspot.com.es/2014/04/odio-el-rosa-historia-de-dani-e.html

    ResponderEliminar