lunes, agosto 13, 2012

Virginie Aladjidi; Emmanuelle Tchoukriel,
Kalandraka, 2012.



Inventario ilustrado de animales es un libro sin edad puesto que la información que contiene puede interesar a niños y a mayores. Kalandraka ha tenido el acierto de publicar este libro en su colección de Ciencias puesto que es un volumen para ser leído y consultado, pero sin necesidad de seguir el orden que marcan las páginas, sino dejándonos llevar por nuestra curiosidad. Es un libro de tapas duras que en está formado por 65 láminas de animales. Su presentación es cuidadísima y, sin duda, hará las delicias, como hemos dicho, de chicos y grandes.
El libro reúne más de cien ejemplares de la fauna mundial, ya sean vertebrados (anfibios, mamíferos, peces, aves, reptiles) o invertebrados. Cada animal ocupa una página, una ficha, y de él se indica su nombre científico y común, una pequeña descripción y una ilustración muy detallada, coloreada con acuarelas.
Inventario de animales no es una muestra exhaustiva, pero sí muy amplia y representativa. Ayuda, por otro lado, a fomentar la conciencia ecológica del lector puesto que muchas de las especies que aparecen están amenazadas (tigre, chimpancé…) o, incluso, en franco peligro de extinción (rinoceronte negro, foca monje…) o, lo que es peor, otras han desaparecido de su hábitat natural, como el órix.
Es un libro que permite, gracias a las hermosas ilustraciones que son, en principio, lo que más impacta al lector, fomentar, como decíamos su espíritu ecológico y hacer que aumente su capacidad de observación y su curiosidad en torno a los animales del mundo y los de su propio entorno.
El libro se puede describir como un catálogo naturalista que sigue fielmente el modelo real. El mérito de quien lo ilustra, Emmanuelle Tchoukriel, es saber captar con ojo certero cada uno de los animales que describe Virginie Aladjidi y ofrecerlo en una lámina propia de un álbum darwiniano, para que el joven lector pueda captar sus matices e, incluso, si se atreve, tratar de reproducirlos.
El volumen se organiza en torno a la clasificación geográfica de los animales y no deja nada al azar. Es, por decirlo así, como si fuera el cuaderno de campo de algún zoólogo del S. XIX o del propio Darwin.
Sin duda Inventario de animales es un libro perfecto para regalo que combina belleza con rigor. No estaría de más que forma parte, al menos, de todas las bibliotecas y tampoco estorbaría en las escuelas de primaria. Es un libro que puede ser un apoyo perfecto tanto para las clases de ciencias como para las de arte.




0 comentarios:

Publicar un comentario